Sanidad tiene en su tejado la recertificación de las competencias profesionales

El funcionamiento del DPC-AP de Semergen ha sido testado ya por más de 400 médicos
Herramientas
Palma de Mallorca
|
19 oct 2018 - 12:58 h
|

Se ha logrado lo que parecía más difícil y complejo, como es poner de acuerdo a todas las sociedades científicas de médicos de Atención Primaria y a la Organización Médica Colegial (OMC) en el diseño de un mapa de competencias del médico de Familia que sea la base a consensuar una herramienta de recertificación de estas competencias profesionales. Ahora falta por conocer el posicionamiento del Ministerio de Sanidad.

“Desconocemos si se está trabajando o avanzando sobre un borrador que se filtró en su momento y que dejaba muchas lagunas por resolver, o el tema está en stand by con los cambios de gobierno”, admite Manuel Jiménez de la Cruz, vicepresidente 3º y responsable del Desarrollo Profesional Continuo de la Junta Directiva Nacional de Semergen. Sin embargo, “Semergen, en colaboración con las demás sociedades científicas de Atención Primaria y la OMC, seguimos trabajando en un mapa de competencias consensuado para el médico de Familia y en pulir nuestra herramienta DPC –AP”.

Ante esta situación, en el 40º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) se pretenden aclarar conceptos, revisar el marco legislativo que enmarca la recertificación en nuestro país, evaluar en qué momento estamos, mostrar cómo se encuentra el proceso de recertificación en los países de nuestro entorno y en América y, por último, exponer las expectativas y la visión de Semergen en el proceso de recertificación de competencias.

Posicionamiento

DesdeSemergen se defiende el papel protagonista que deben desempeñar las sociedades científicas en el proceso de recertificación, “ya que representan la autoritas del conocimiento científico-médico y somos los conocedores de las competencias específicas de cada especialidad médica”, apunta Jiménez de la Cruz. Por tanto, subraya, “no entenderíamos ni aceptaríamos un proceso de recertificación donde quedáramos al margen, ni tampoco lo entenderían los profesionales médicos”.

Semergen considera que la recertificación, al margen del imperativo legal (“que llegará próximamente”, según Jiménez de la Cruz), es indispensable. “Es un deber ético y un compromiso con la sociedad que los médicos mantengamos actualizadas nuestras competencias profesionales”, afirma el vicepresidente 3º de esta sociedad científica.

Aunque se asume la existencia de ciertas reticencias por parte de algunos médicos de Atención Primaria de someterse a un proceso de recertificación de sus competencias profesionales, “es necesario concienciar a nuestros colegas sobre los valores que aporta la recertificación, para que no lo vivan como algo negativo; además, pronto será una obligación y es mejor prepararse con tiempo para esta nueva realidad”, destaca Jiménez de la Cruz.

Igualmente, se admite desde Semergen que crear un proceso de recertificación, que realmente sirva para evaluar las competencias profesionales, es una tarea compleja. De ahí que se considere “absolutamente necesario” que la administración sanitaria, los colegios de médicos y las sociedades científicas avancen juntos y coordinados, “desempeñando cada uno la tarea para la que están mejor preparados”, afirma Manuel Jiménez de la Cruz.

El valor de la recertificación

Desde la Unión Europea existe un mandato expreso para que se lleve a cabo esta recertificación, aunque, por el momento, la directriz europea de competencias profesionales no ha tenido el desarrollo legislativo necesario en nuestro país y falta el desarrollo normativo que clarifique, de manera definitiva, cómo realizar esta tarea.

La recertificación es necesaria, no ya porque venga reflejada en la legislación sanitaria española y europea (LOPS ley 44/2003, Estatuto Marco ley 55/2003 LCC del Sistema Nacional de Salud 6/2003, Directiva europea 2013/55/UE), si no “porque los avances continuos e incesantes en el campo de la Medicina obligan al médico a un esfuerzo permanente de actualización de conocimientos y adquisición de habilidades, para mantener sus competencias profesionales”, asegura Jiménez de la Cruz, quien resalta que “el hecho de mantenerse competente para ejercer la Medicina va más allá de la mera exigencia normativa para convertirse en un compromiso ético con la sociedad”.

Según recalca este experto, “la recertificación, en la medida en que se haga correctamente la evaluación de las competencias profesionales del médico, es un elemento fundamental de calidad y de seguridad en la atención médica”; a su juicio, “es la mejor forma de garantizar de alguna manera que el paciente está recibiendo la mejor atención posible, acorde con los conocimientos actuales y por profesionales competentes en los procesos y técnicas de los que son responsables”.

Una herramienta útil y adaptable

Para facilitar este proceso de evaluación de las competencias del médico de Familia, Semergen lleva años desarrollando y mejorando el DPC-AP, una plataforma que permite evaluar todas las dimensiones de las competencias del médico de Familia y también se puede adaptar a cualquier marco evaluativo al que finalmente se llegue. Esta flexibilidad confiere otras utilidades al programa, como es la evaluación de actividades formativas o la colaboración en la preparación de pruebas objetivas (como una Oferta Pública de Empleo).

Tal y como destaca Francisco Atienza Martín, director técnico del Desarrollo Profesional Continuo de la Junta Directiva Nacional de Semergen, “Semergen posee, en este momento, la única herramienta con capacidad real y probada de realizar la evaluación tanto de las competencias profesionales (recertificación) como actividades de formación y desarrollo profesional”.

Actualmente existe un grupo de trabajo de las tres sociedades médicas de AP que ha llegado a consensos importantes en relación al mapa de competencias, los contenidos de las competencias y las pruebas de evaluación. El DPC-AP de Semergen se ha adaptado a este consenso y tiene una demostrada capacidad evaluativa, habiendo sido testado su funcionamiento por más de 400 médicos. Además, como indica el director técnico del Desarrollo Profesional Continuo de la Junta Directiva Nacional de Semergen, “tiene la posibilidad de evaluar actividades formativas y facilitar el desarrollo profesional de los médicos de AP, así como puede ser una herramienta de ayuda en la preparación de las OPEs de Medicina de Familia”.

En estos momentos se está trabajando en el desarrollo de iniciativas que mejoren y actualicen las competencias en las que el profesional presente más déficits. “Es una realidad que nuestro Programa DPC-Semergen está extendiéndose entre nuestros asociados”, asegura Atienza, quien destaca que “la herramienta que lo soporta es muy versátil, de forma que fácilmente podemos ir adaptándola a distintas modalidades de evaluación de las competencias que finalmente se establezca en el proceso de recertificación”.

Twitter
Suplementos y Especiales