Murcia estudia el uso de biosimilares para tratar la psoriasis

El documento de consenso distingue entre varias líneas de tratamiento según la situación clínica de los pacientes
Herramientas
Madrid
|
15 sep 2017 - 08:00 h
|

El uso eficiente de los medicamentos es una de las prioridades de la Comisión regional de Farmacia y Terapéutica. Este órgano ha entenido el uso de los medicamentos biosimilares como una herramienta para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario. En una segunda reunión mantenida a finales del pasado agosto, este órgano adoptó diversos acuerdos, entre los que se encontraba un análisis de un documento de consenso sobre el uso de terapias biológicas en el tratamiento de la psoriasis, enfermedad crónica que afecta a un dos por ciento de la población.

En un contexto marcado por la irrupción en el mercado de medicamentos biosimilares, los expertos que forman esta comisión han creído necesario la realización de un análisis para medir la eficiencia de los tratamientos biológicos disponibles para el tratamiento de esta patología con la intención de favorecer una correcta utilización de estos recursos y garantizar la equidad en su acceso.

En Europa, los agentes biológicos se administran en la actualidad a pacientes con una psoriasis de moderada a grave, siempre que no hayan respondido o que no toleren otros tratamientos sistémicos, como los fármacos ciclosporina, metotrexato o la fototerapia.

Entre las terapias biológicas disponibles para el abordaje de esta enfermedad, el documento de consenso distingue entre varias líneas de tratamientos según la situación clínica de los pacientes, la eficacia, la seguridad y eficiencia del fármaco.

La directora general de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano, María Teresa Martínez, explicó que se ha alcanzado un acuerdo sobre la inclusión de nuevos fármacos en el Programa de Medicamentos sujetos a Evaluación de Resultados en Salud (MERS), de modo que se contribuya a la sostenibilidad del sistema sanitario y garantice la equidad en su acceso.

Seguridad y eficacia

La resolución aprobada sobre la utilización de anticuerpos monoclonales biosimilares en el Servicio Murciano de Salud establecía “un procedimiento de monitorización sistemática en todos los hospitales públicos de niveles de fármacos y anticuerpos en medicamentos biológicos seleccionados”. El texto ponía el énfasis en que esta monitorización permitiría la optimización de “los tratamientos individuales, la predicción precoz de fracaso terapéutico y la interpretación de resultados en situaciones clínicas concretas”.

El documento aprobado el pasado mayo destacaba los dos anticuerpos monoclonales (mAbs) biosimilares aprobados en España hasta ese momento: infliximab y etanercept. “Para ambos medicamentos se dispone de numerosos ensayos clínicos y estudios de resultados en la práctica clínica real, realizados en miles de pacientes en todas sus indicaciones (reumatológicas, inflamatoria intestinal y dermatológicas). Los resultados aportan una sólida evidencia de que ambos mAbs biosimilares son comparables a los de referencia en términos de eficacia, seguridad e inmunogenicidad”, según consta en el documento.

Para sostener este posicionamiento, la resolución hace referencia al documento elaborado por la Comisión Europea y la Agencia Europea del Medicamento, “en línea con el documento de la Comisión Regional de Farmacia y Terapéutica de la Región de Murcia (CRFTRM) y que destaca, entre otras cuestiones, la eficacia y seguridad de estos productos. Desde la aprobación del primer biosimilar en 2006 hasta abril de 2017, la EMA ha autorizado 25 biosimilares”. En este contexto el documento de Murcia concluye que la evidencia acumulada en los diez últimos años en la práctica clínica muestra que los biosimilares aprobados, “se pueden utilizar de forma segura y efectiva en todas sus indicaciones autorizadas, al igual que cualquier otro medicamento biológico”.

De manera paralela advierte de que no se han identificado en los sistemas de monitorización, “ninguna diferencia relevante en cuanto a la naturaleza, severidad o frecuencia de efectos adversos entre biosimilares y los productos de referencia”.

Twitter
Suplementos y Especiales