martes, 22 octubre 2019

  • 1 Fefac
  • 1
    Oriol Maspons Barcelona Por si el problema de los retrasos en el pago de la factura farmacéutica por parte de la Consejería de Salud de Cataluña a las oficinas de farmacia no fuese suficiente, las relaciones entre los responsables sanitarios catalanes y los boticarios de esta comunidad autónoma se vieron nuevamente empañadas tras el documento elaborado por la Dirección de Farmacia de la Región Sanitaria de Barcelona, “Incidencias en la dispensación de medicamentos y productos sanitarios”, distribuido en los centros de salud, en el que se pide a los pacientes que denuncien posibles irregularidades en las dispensaciones en oficinas de farmacias. Un documento que ha enfadado a los farmacéuticos catalanes, cuya patronal, Fefac, ya han pedido a la directora de este departamento, Corinne Zara, explicaciones por las sospechas enfocadas hacia las boticas. El documento puesto a disposición de los pacientes, que es una especie de hoja de reclamaciones, tiene como objetivo denunciar estas posibles irregularidades acaecidas a la hora de dispensar a través del sistema de receta electrónica. Una hoja de reclamaciones que, tal y como denuncian los farmacéuticos, pone en el punto de mira a las oficinas de farmacia, ya que entre las incidencias que precisa para que sean reseñadas por el paciente figura “la insistencia de la oficina de farmacia para que el paciente recoja todos los envases disponibles” u otra como “información errónea de la oficina de farmacia al paciente con respecto a los datos de recogida”. Sobre esta última incidencia el documento pone como ejemplo el decirle al usuario que se debe llevar todos los envases porque, si no, caducarán”. A este respecto, la patronal catalana de oficinas de farmacia mostró su desacuerdo por la inclusión en el documento de estas dos incidencias, y recordó que “la oficina de farmacia se limita a dispensar lo que consta en el plan de medicación, a partir de los datos que introduce el médico con el sistema de receta electrónica, relativas a dosificación, posología y duración del tratamiento”. Por ello, asegura que el hecho de que, por ejemplo, consten en el sistema más envases de los necesarios “responde, o bien a un error a la hora de prescribir electrónicamente, o bien a un incumplimiento del tratamiento por parte del paciente”. Sobre este particular, Fefac insiste en que la responsabilidad profesional del farmacéutico le lleva a detectar estos casos “y dar solución derivando al paciente a su médico”. Por otro lado, Fefac pide conocer los motivos que han originado este documento y los objetivos y finalidades del mismo, así como el marco bajo el cual se desarrolla esta actuación y los agentes sanitarios implicados. Del mismo modo, la patronal pidió a Zara que les informe sobre el uso que se hará de las notificaciones realizadas, así como que les comunique el tipo de acciones encaminadas para corregir estas incidencias. Preocupación Además de pedir explicaciones a la directora general de Región Sanitaria de Barcelona, la patronal catalana remitió una comunicación a sus asociados en la que les explicaba la medida puesta en marcha por este departamento y en la que mostraba su desacuerdo con una iniciativa “que pone en duda el buen proceder del farmacéutico”. En este sentido, Fefac, considera la postura del departamento de Zara inadecuada por tratarse de un momento en el que el sector “vive una situación bastante delicada, marcada por recortes e impagos, se cuestione la profesionalidad y credibilidad del boticario ante la sociedad”.
  • 1
    Juan Nieto Madrid
    El colectivo se queja de que el Ejecutivo ha legislado a golpe de RDL, y ponen como ejemplo los últimos tres aprobados en poco más de un año.
  • 2
    En el centro de la imagen, el presidente del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña, Jordi Dalmases, y el presidente de la patronal Fefac, Josep Esteve, durante la presentación de la campaña “La farmacia enciende la luz de alarma”.
    i. gonzález Barcelona Los farmacéuticos catalanes han alzado la voz tras el nuevo retraso en el cobro de sus facturas y ante la falta de solución global de financiación que no implique garantías personales. A través de la campaña “La farmacia enciende la luz de alarma”, el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña y la patronal Fefac alertan a los usuarios de la “situación extrema” que, por este motivo, viven las boticas y que, de prolongarse, repercutirá en el servicio farmacéutico. “Es posible que ahora el ciudadano no encuentre en su farmacia el medicamento que busca, porque el stock se ha reducido”, afirmó el presidente de Fefac, Josep Esteve, durante la presentación de la iniciativa. Por este motivo, el presidente de los farmacéuticos catalanes, Jordi de Dalmases, pidió disculpas “si el servicio ve mermada la excelencia a la que estaba acostumbrada la población”. Y es que, recordó que la distribución también sufre las consecuencias de los retrasos. De hecho, según datos recogidos por Fefac, 988 farmacias han devuelto o aplazado los pagos a las principales distribuidoras catalanas. En total, el importe de las facturas impagadas o aplazadas asciende a 41.776.370 euros. “Prevemos un empeoramiento de la situación, porque de momento no hemos podido solucionar el problema de impagos ni con la Generalitat ni con los bancos, aunque seguimos buscando un acuerdo”, aseguró De Dalmases. Hasta el momento, la demora en el cobro de las recetas, sumada a los recortes de los últimos años, también ha dejado a 260 boticas catalanas con viabilidad económica comprometida (VEC) y a 40 en concurso de acreedores. Además, ha supuesto la pérdida de mil puestos de trabajo. A ello habrá que sumar el impacto negativo que tendrá sobre la economía de las oficinas de farmacia las últimas medidas de contención del gasto, una repercusión que De Dalmases cifró en un cinco por ciento. En señal de protesta por todo ello, la luz de la cruz de las farmacias permanecerá encendida día y noche. Evitar el aval individual Por otro lado, los representantes de los farmacéuticos catalanes no cesan en su empeño de encontrar una opción global de financiación que no implique avalar individualmente, tal y como ocurre con la actual solución “puente” acordada con el BBVA. Las negociaciones con las entidades financieras no han dado todavía el resultado esperado, por lo que la única buena noticia que ha tenido últimamente el colectivo es que el pasado 4 de noviembre el CatSalut abonó la factura de agosto. No obstante, los farmacéuticos catalanes reclamarán por vía administrativa y de manera colectiva los intereses de demora, para lo cual se citará a los farmacéuticos para firmar ante notario su consentimiento. Según De Dalmases “las farmacias se gastarán nueve millones de euros anuales en intereses para garantizar los medicamentos para que a ningún ciudadano le falte su medicación”.
    El Consejo catalán y Fefac presentan una campaña de sensibilización al usuario ante los retrasos de cobro.
  • 3
    Image
    O. MASPONS Barcelona La situación por la que atraviesa la farmacia catalana, tras el retraso en el pago de la factura farmacéutica por parte de la Generalitat y la imposibilidad de encontrar financiación para paliar los efectos de esta situación ha provocado que los farmacéuticos catalanes empiecen a pasar de las palabras a los hechos. Así, el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña y la patronal catalana de oficinas de farmacia Fefac, acordaron iniciar una campaña de sensibilización para dar a conocer al ciudadano el deterioro económico del sector bajo el lema: “La farmacia enciende la luz de alarma”. A este respecto, los farmacéuticos precisaron que se trata de una reacción a “una política de recortes reiterados del precio del medicamento y del margen, que en estos últimos meses se ha visto agravada por el retraso en el pago de la factura”. Así, desde el 8 de noviembre las boticas catalanas contarán con cartelería y folletos informativos, además de una página web, en los que se explica al usuario que las farmacias son pequeños establecimientos que no pueden asumir retrasos en el pago porque deben pagar a proveedores y empleados, y que la primera consecuencia será el desabastecimiento. Asimismo, se incidirá sobre la aportación sanitaria y económica de la farmacia, y que el modelo de farmacia está en peligro. De igual forma, ambas instituciones manifestaron que, a pesar de respetar cualquier otra iniciativa de protesta por la situación por la que atraviesan las boticas catalanas, el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña y Fefac manifestaron que únicamente darán apoyo a campañas consensuadas. Concentración Sobre este particular, la Plataforma Farma volvió a hacer un llamamiento a los boticarios para que se sumen a la concentración de protesta convocada para el 17 de noviembre en la plaza de Sant Jaume de 14.00 a 17.00 horas. Desde esta plataforma justifican la convocatoria por la situación a la que ha llegado el colectivo y, según indican, la “sensación de impotencia e indefensión”.
  • 4
    i. f./ i. g. Madrid Sin solución y sin alternativas. Los farmacéuticos de Castilla-La Mancha y Cataluña continuaron la semana pasada sin resolver la situación de impago y retraso que sufren por parte de sus administraciones regionales. En el caso de los primeros, después de la negativa de los bancos a participar en el convenio para financiar los 350 millones de euros de las facturas hasta diciembre (ver EG núm. 538), algunos colegios de farmacéuticos ya han consultado con diferentes bufetes de abogados para determinar cómo afrontar la situación. El COF de Guadalajara, que no votó el convenio en asamblea, decidió ir a los tribunales, y en Ciudad Real, donde tampoco se votó, se baraja esta opción, aunque aún no hay nada concretado. Y es que, mientras que para el COF de Toledo, según su vicepresidenta Ana Rodríguez, la negativa reiterada de los bancos a participar en el consorcio supone un “no definitivo”, en otros colegios como Ciudad Real o Albacete, se muestran algo más optimistas. No obstante, tanto en Guadalajara, como en Toledo como en Ciudad Real coinciden en señalar que se reclamarán los intereses de demora, fijados en la Ley de Morosidad en un 8,25 por ciento. Sobre todo, los del mes de mayo, que ya se ha cobrado al completo. “Era un convenio que intentaba conseguir financiación para todos, donde la solvencia la otorgaba la factura farmacéutica y recogía un calendario de pagos, pero se va a seguir negociando para conseguir regularizar los pagos y que el calendario se mantenga, independientemente de las acciones judiciales que se vayan a realizar por los colegios”, recordó Rodríguez. Tampoco se descarta la opción de suspender el concierto una vez transcurridos de forma oficial los cuatro meses de impagos. Por su parte, en Cataluña, la reunión entre la corporación farmacéutica y los departamentos de Economía y Salud de la Generalitat se saldó sin alcanzar los objetivos marcados, que pasaban por una solución colectiva de financiación y la firma de un acuerdo de estabilidad que contemplara la programación de los pagos de la factura hasta 2013. En cambio, sí se reafirmó que las recetas de noviembre y diciembre se cobrarán el 5 de febrero y el 5 de marzo, respectivamente. Además, las partes se emplazaron a buscar un acuerdo de estabilidad a partir de enero de 2012 y Economía manifestó el objetivo de regularizar los cobros “lo más pronto posible”. Mientras, se acordó mantener de manera conjunta una ronda de reuniones con los bancos para buscar financiación sin tener que dar garantías individuales. Según fuentes presentes en el encuentro consultadas por EG, ya se busca una nueva entidad bancaria para encontrar una solución global frente a la “solución puente” acordada con el BBVA. Por su parte, la patronal Fefac y el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña mantuvieron el pasado 28 de noviembre una reunión conjunta en la que valoraron las acciones a emprender a partir de ahora, que pasarían por una campaña de comunicación al usuario. Navarra, Baleares y La Rioja En otras comunidades, como Navarra, las negociaciones para evitar el retraso del pago de la última factura del año continúan. Aunque, como indicaron desde el colegio navarro, a los encuentros hasta ahora solo han acudido los técnicos de la consejería, y se echa en falta la presencia de la consejera, Marta Vera. El colegio intenta negociar también que, en caso de retrasarse el pago de la factura, al menos la administración regional otorgue alguna contrapartida. Así, tal y como confirmaron desde el colegio, los farmacéuticos no están dispuestos a asumir los gastos de la e-receta si, además, se retrasa el pago, y así se lo han comunicado al gobierno foral (ver EG núm. 537). El retraso, además, acarreará implicaciones económicas para el boticario, como la penalización fiscal de cara a la realización de la declaración de la renta de 2012, ya que contarán con el cobro de un mes más. Por su parte, la Consejería de Salud balear espera resolver los problemas de financiación con los bancos antes del 10 de noviembre para poder abonar la parte restante de la factura de junio, tras incumplir su compromiso de no aumentar la deuda, que el pasado 20 de octubre ascendía a 62 millones de euros. Quienes tampoco cumplieron su palabra de acortar los plazos de los retrasos fue el Servicio Riojano de Salud. Los boticarios riojanos esperan cobrar el 10 de noviembre la factura correspondiente a septiembre, que debían haberles abonado el 20 de octubre. El colegio sigue a la espera de reunirse con la administración regional para buscar una solución a esta situación.
  • 5
    i. g. Barcelona La Consejería de Salud de Cataluña ha reaccionado al malestar manifestado por el colectivo de farmacéuticos ante el documento “Incidencias en la dispensación de medicamentos y productos sanitarios”, elaborado por la Dirección de Farmacia de la Región Sanitaria de Barcelona. Los boticarios consideraban que este texto, que fue distribuido en los centros de salud para que los pacientes denunciasen posibles irregularidades en las dispensaciones, ponía en duda el buen proceder de las oficinas de farmacia. Las explicaciones a esta polémica llegaron la semana pasada de forma presencial y a través de una misiva. En concreto, la directora de Farmacia de la Región Sanitaria de Barcelona, Corinne Zara, dirigió al colectivo una carta, a la que ha tenido acceso EG, en la que se explicaban los motivos que originaron el citado documento. Respondía así a la petición de los farmacéuticos que exigían conocer los objetivos y finalidades del mismo. Según este departamento, la elaboración del texto respondió a la voluntad de recoger, “de forma homogénea y lo más completa posible”, una información que sirviera para detectar errores relacionados con los medicamentos y productos sanitarios. Hasta ahora, dichas comunicaciones por parte de médicos y pacientes se recibía en la propia Dirección de Farmacia, pero, según alegan, “de forma poco clara e incompleta”. A este respecto, la misiva deja claro que el punto de mira no estaba puesto solo en la dispensación, sino que el documento tenía por finalidad identificar puntos de mejora, además de en este proceso, en el de prescripción y en el de receta electrónica. “Teniendo en cuenta que el acto de prescripción termina en una dispensación, se trabaja este segundo proceso como punto clave”, explica. En concreto, entre las incidencias que precisaba la hoja de reclamaciones a disposición de los pacientes se encontraban “la insistencia de la oficina de farmacia para que el paciente recoja todos los envases disponibles” o “la información errónea de a oficina de farmacia al paciente con respecto a la recogida de datos”. Por otra parte, la carta con la que se pretende poner fin a esta polémica recoge el anuncio de que se estudia otro canal para canalizar las comunicaciones de los casos, que actualmente se valoran en las reuniones de la Comisión de Prestaciones Farmacéuticas de la Región Sanitaria y, en caso de considerarse pertinente, se derivan posteriormente a las instancias adecuadas. Todo ello con el objetivo de ser más eficientes. En este punto, la misiva hace un guiño al colectivo farmacéutico, al que asegura que pedirá sus aportaciones sobre este nuevo circuito. Documento consensuado Pero, además de esta misiva, los farmacéuticos tuvieron la oportunidad de mantener una entrevista con el propio Antoni Gilabert, gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias del Servicio Catalán de Salud. En este encuentro, en el que trataron de reconducir la situación, se acordó redefinir el documento pero, en este caso, contarán con el consenso de la patronal Fefac y el Consejo Catalán de Farmacéuticos. De este modo, quedaría cerrado este capítulo que podía empañar las relaciones entre los responsables sanitarios catalanes y los farmacéuticos, en un momento en el que las partes tienen otro asunto entre manos: la búsqueda de soluciones para afrontar el retraso en el pago de la factura farmacéutica que afecta a las oficinas de farmacia de esta comunidad.
  • 6
    El pasado 20 de octubre, la Vocalía Nacional de Óptica y Acústica del Consejo General de Farmacéuticos organizó la Jornada Profesional de Óptica y Audiología 2011.
    i. gonzález Madrid Los farmacéuticos apuestan por llevar el concepto de profesional “sanitario” más allá del medicamento como garantía de futuro. Cada vez, la sociedad demanda servicios más especializados y el boticario, por su formación, puede dar respuesta a algunos de ellos. Así lo reflejó el lema de la jornada profesional de Óptica y Audiología, organizada por Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos: “Farmacia de futuro = Farmacia de servicios”. La vicesecretaria del COF de Sevilla, María Isabel de Andrés, recogió esta idea durante su intervención, en la cual sostuvo que “hoy en día es fundamental tener un distintivo dentro de la farmacia y un cliente que no sea la Administración”. Precisamente, el margen comercial de estos servicios fue uno de los motivos esgrimidos en su defensa. Así, De Andrés cifró entre un tres y un nueve por ciento la facturación que supone la óptica dentro de la farmacia. Además, resaltó su mayor flexibilidad comercial a la hora de hacer ofertas respecto a otros productos de la botica. Pero, más allá de los argumentos económicos, la vicesecretaria de los boticarios sevillanos consideró que “el farmacéutico debe dejar de ser el profesional de la enfermedad para convertirse en el profesional de la salud”. “Somos ópticos y farmacéuticos, ese es nuestro valor añadido”, afirmó Josep Esteve, presidente de Fefac y de Farmaoptics, entidad que agrupa a unos 600 asociados con diferentes tipologías de farmacia. A ese respecto, se abrió un debate sobre cuáles son las mejores opciones para poner en marcha estos servicios. En general, los ponentes apostaron por tener una óptica independiente o bien por dotarla de una identidad propia dentro de la misma farmacia y, en tal caso, que sea atendida por un personal diferenciado. Por su parte, la vocal de Óptica del COF de Cáceres, Catalina Bueno, se centró en el campo de la audioprótesis, “una labor asistencial que cada día está más demandada”. A pesar de los requerimientos mínimos en titulación e instalaciones que implica esta sección, Bueno aseguró que es “una inversión que compensa”. A los ojos de los ponentes no escaparon, sin embargo, los problemas a los que se enfrenta la farmacia a la hora de impulsar estos servicios. En este sentido, se citó la competencia con las grandes cadenas, el hecho de que el cliente perciba menos surtido respecto a estas o la falta de subvenciones por parte de las administraciones. Por ello, la vocal de Óptica del COF de Madrid, Margarita Carrillo, puso sobre la mesa la opción de asociarse a una gran cadena, pero que garantice al farmacéutico su independencia profesional. Al otro lado de la balanza, los ponentes destacaron la credibilidad y la cercanía como fortalezas de la oficina de farmacia respecto a otros establecimientos. “Con la correspondiente formación, el farmacéutico puede ser partícipe de servicios de valor añadido que se ofrecen a los pacientes desde las farmacias”, señaló la vocal nacional de Óptica y Acústica, María Teresa Román, durante la presentación de la jornada. Por ello, la secretaria general del Consejo General de Farmacéuticos, Ana Aliaga, quiso poner en valor la actuación del boticario en el terreno de la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud ocular y óptica.
  • 7
    Iria González Madrid Los impagos a las farmacias se acumulan en varias comunidades y, por el momento, las soluciones no llegan. Las negociaciones a tres bandas entre farmacéuticos, administraciones y entidades bancarias todavía no han dado los frutos esperados. Así, los farmacéuticos catalanes esperan salir con una “solución global” de la reunión que tienen previsto mantener el 24 de octubre las consejerías de Sanidad y Economía, el Consejo Catalán de Colegio Oficiales de Farmacéuticos y la patronal Fefac, una mesa de trabajo que ha sido designada por el propio presidente catalán, Artur Mas. Mientras, la opción que se les presenta a los boticarios de Barcelona, Gerona y Lérida es recurrir a la solución “puente” acordada con el BBVA (ver EG núm. 537), algo que ya han hecho “bastantes farmacias con graves problemas de tesorería”, según fuentes consultadas por EG. Por su parte, Tarragona tiene un acuerdo con La Caixa. Pero el objetivo final es alcanzar una solución a la que puedan acogerse todos los boticarios catalanes sin avalar con su propio patrimonio, para lo cual “se necesita el apoyo de la Generalitat”, señalaron desde el COF de Barcelona. Por otra parte, la Consejería de Salud balear, que se comprometió a no aumentar la deuda, abonó la semana pasada solo la tercera parte de la factura de junio, por lo que la deuda ascendió a 62 millones de euros. Los boticarios esperan cobrar el resto de junio antes de final de mes, aunque no están seguros de que el gobierno regional pueda a cumplir su palabra. Calma tensa en Andalucía Además, los impagos amenazan con afectar a Andalucía, donde la administración regional ha reconocido tener dificultades financieras para pagar en noviembre y diciembre las recetas correspondientes a septiembre y octubre. Por ello, representantes de la Consejería de Economía y Hacienda ya se reunieron con el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cacof) para buscar soluciones con las entidades financieras, un encuentro en el que participó la Consejería de Salud. “Puede haber problemas, pero los tenemos solucionados”, afirmó el presidente del Cacof, Manuel Arenas. En concreto, la solución en la que se trabaja pasaría por préstamos individuales avalados por la administración, que asumiría también los intereses. “Hay buenas intenciones, pero poco dinero”, aseguró el presidente del COF de Málaga, Javier Tudela, que, aunque “cauto”, es optimista.
Síguenos en Redes Sociales
e-planning ad
Descargas en PDF
Descargar en PDF
Suplementos y Especiales
Twitter