Abiraterona reduce un 40% la mortalidad en cáncer de próstata metastásico

El LXXXII Congreso Nacional de Urología ha presentado datos de los estudios Latitude y Stampede
Herramientas
Madrid
|
09 jun 2017 - 14:03 h
|

El LXXXII Congreso Nacional de Urología ha sido el primer evento científico europeo en el que se han presentado los resultados de los estudios Latitude y Stampede, que constatan que el uso del acetato de abiraterona (comercializado como Zytiga por Janssen) en pacientes con cáncer de próstata en fase metastásica de alto riesgo, es capaz de reducir el riesgo de muerte un 40 por ciento.

La ingesta de este fármaco por vía oral, que ya se emplea en fases más avanzadas de la enfermedad y ha demostrado buena tolerancia y efectos adversos manejables, supone un freno de casi 3 años la progresión de la enfermedad.

Según afirmó el vocal de actividades científicas de la Asociación Española de Urología (AEU), Bernardino Miñana, los resultados de abiroterona “van a suponer un cambio radical en el tratamiento de los pacientes con cáncer de próstata avanzado y supone progresar en el empeño de conseguir cronificar una enfermedad tan frecuente”.

La oncología urológica ha gozado de gran protagonismo en este encuentro celebrado entre el 7 y el 10 de junio en Sevilla ya que en él se ha hablado de la prevalencia que tienen los tumores de próstata, vejiga y riñón están entre los más prevalentes y los “importantes avances” que están experimentando en los últimos años, de acuerdo a la AEU.

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente hombres, especialmente en aquellos mayores de 50 años, y su incidencia se equipara al cáncer de mama en mujeres. Según el último registro de la AEU de 2010, se diagnostican en España unos 25.000 nuevos casos.

El encuentro de los urólogos españoles también ha tratado los últimos avances en el conocimiento de sus bases moleculares, que determinan la agresividad de los tumores, y debatió “el papel creciente” de la resonancia magnética y de la terapia focal en el manejo del cáncer limitado a la próstata con una ponencia del profesor Hashim Ahmed del Imperial College NHS Trust de Londres.

El papel de la robótica e inmunoterapia

Este congreso también abordó el espacio que debe ocupar la cirugía robótica, que “indudablemente está llamada a ser el futuro de todo abordaje quirúrgico”, detalló la AEU. Respecto a cáncer de vejiga, se habló de la optimización de los tratamientos en la enfermedad local y novedades en la enfermedad avanzada con el empleo de la inmunoterapia.

En las tres jornadas se recordó que las claves de futuro de la oncología urológica se dirigen “hacia un diagnóstico más precoz y preciso, que permita una caracterización molecular de la agresividad de la enfermedad” y que además se enfoque en la medicina personalizada para “buscar la mayor supervivencia con la mejor calidad de vida posible”.

Respecto a la urología funcional, femenina y urodinámica, los expertos analizaron temas “controvertidos” como la cirugía del prolapso de órganos pélvicos en mujeres y su asociación con la incontinencia urinaria.

Según la AEU, existen “diferentes corrientes” sobre el tipo de cirugía a realizar, el uso de mallas o la reconstrucción de los defectos anatómicos con tejido nativo de la paciente y por eso se debatió acerca de “la necesidad e indicaciones de realizar cirugía de la incontinencia simultánea a la cirugía del prolapso” .

El congreso también ha abordado la persistencia de clínica urinaria antes y después de la cirugía de la próstata y su relación con el “Síndrome de Vejiga Hiperactiva”, un problema que los urólogos consideran un “problema de salud pública de primera magnitud” por cómo afecta la calidad de vida de los pacientes que lo sufren.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales