Analizan las causas de mortalidad por cáncer de mama o CP el primer mes tras QT

Herramientas
|
31 ago 2016 - 12:00 h
|

La revista ‘The Lancet Oncology’ ha publicado una exhaustiva revisión de datos de mortalidad por cáncer de mama o pulmón durante los 30 primeros días después del tratamiento con quimioterapia (QT) sistémica, por vía oral o intravenosa, con el objetivo de mejorar la atención de estos pacientes e identificar a quienes necesiten recursos adicionales.

En el trabajo, realizado a partir de los datos de todos los pacientes tratados por ambos tumores durante 2014 en el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), se tuvieron en cuenta diferentes factores que pudieran afectar a dicha mortalidad como la edad o el bienestar general del paciente.

“La elección del paciente es un factor importante en las decisiones sobre el tratamiento y los factores que hemos identificado pueden ser claves para que los médicos tomen mejores decisiones”, ha reconocido David Dodwell, del Instituto de Oncología del St. James Hospital de Leeds (Reino Unido) y coautor del estudio.

En total incluyeron información de 28.364 mujeres con cáncer de mama y 15.045 hombres y mujeres con cáncer de pulmón que recibieron al menos un ciclo de quimioterapia en la sanidad pública británica. La mortalidad en el primer mes fue del 8,47 por ciento en los tumores pulmonares (1.274 pacientes) y de un 2,47 por ciento en cáncer de mama (700 pacientes).

El uso de este tratamiento ha aumentado sustancialmente en los últimos 30 años y se utiliza bien para mejorar la supervivencia a largo plazo, en monoterapia o en combinación con cirugía o radioterapia, o con fines paliativos para mejorar la calidad de vida de los pacientes con tumores incurables tratando que el tumor crezca más lentamente y suponga un mayor alivio de los síntomas.

Tras analizar los características de cada paciente vieron como la mortalidad fue mayor en quienes el tratamiento fue paliativo (10 por ciento en pulmón, 7,48 por ciento en mama), en comparación con quienes recibieron un tratamiento curativo (2,88 por ciento en pulmón y 0,26 por ciento en mama).

Asimismo, también vieron que la mortalidad en el primer mes fue mayor en quienes recibían su primer ciclo, fuera curativo o paliativo, en comparación con quienes ya habían recibido alguno previo.

Por otro lado, vieron que la mortalidad también fue mayor en ambos tumores en aquellos pacientes de más edad cuando la finalidad del tratamiento era curativa pero, en cambio, iba disminuyendo con la edad en los tratamientos paliativos, lo que podría deberse a que los pacientes más jóvenes suelen tener tumores más agresivos.

La mortalidad también fue mayor en aquellos que presentaban un peor estado de salud general, según los autores porque esto haría que su organismo estuviera peor preparado para soportar los efectos adversos propios de la quimioterapia y, por tanto, se debería revisar su uso en este subgrupo.

“Una simple reducción de la dosis e incluso evitar este tratamiento por completo en algunos casos permitiría evitar algunos casos de mortalidad a corto plazo relacionados con este tratamiento y así maximizar sus beneficios”, ha reconocido Dodwell.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales