Andalucía tiene una incidencia de VIH superior a España y a la UE

Datos presentados en el XVIII Congreso Nacional Seisida
Herramientas
Madrid
|
22 mar 2017 - 14:00 h
|

De los 3.428 nuevos casos de VIH que se notificaron en España en 2016, 650 corresponden a Andalucía, lo que supone una incidencia de 7,74 casos por 100.000 habitantes, ligeramente superior al resto de España y algo más a la de la Unión Europea, según los datos presentados en el XVIII Congreso Nacional sobre el Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) organizado en Sevilla por la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (Seisida)

En España unas 130.000 personas tienen VIH, el 50 por ciento de los nuevos casos se produce en personas menores de 25 años y casi un tercio corresponde a personas de entre 25 y 29 años, unas cifras “alarmantes” a juicio de la presidenta de Seisida “ya que el 92 por ciento de la población española afirma tener información sobre cómo protegerse frente al VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS)”.

En cuanto al virus de la hepatitis C, su prevalencia varía entre las regiones, de 1,6 a 2,6%, lo que significa que puede haber entre 480.000 y 760.000 personas infectadas con el VHC en nuestro país.

Según los últimos estudios de prevalencia realizados en España, el número de personas con infección por el VHC activa es del 0,3 por ciento de la población general, y se estima que entre un 50 y un 75 por ciento de dicha población no está todavía diagnosticada.

El problema se agrava cuando ambas infecciones coexisten porque, señala el Director del Plan Andaluz, frente al VIH/Sida y otras ITS, Fernando Lozano, ambas infecciones tienen muchos aspectos comunes como el número de personas que viven con ellas sin saberlo, que está alrededor de un 25 por ciento.

Por su parte, Galindo explicó que “durante muchos años la infección por VIH y VHC han ido juntas, empeorando el pronóstico vital de los pacientes pero ahora existen terapias que nos permiten curar la infección por VHC, y de tratamientos seguros y eficaces que nos han permitido convertir el VIH en una enfermedad crónica, aunque, en este caso, todavía no hemos logrado la curación”.

La presidenta de Seisida destacó en este escenario “se empieza a hablar de la posibilidad de curación-erradicación de ambas epidemias, aunque ese horizonte todavía se vislumbra lejano y va a ser un camino difícil”.

Twitter
Suplementos y Especiales