#LINFOMAHODGKIN

La combinación de quimioterapia convencional y brentuximab vedotina alcanza la primera línea

Anna Sureda, jefe del Servicio de Hematología Clínica en el ICO L’Hospitalet
Temas relacionados:
Herramientas
Env. esp. a Chicago
|
07 jun 2019 - 13:17 h
|

Durante la última edición de ASCO, los avances en linfoma de Hodgkin han llegado con datos del ensayo Echelon-1 de evaluación de brentuximab vedotina (BV), comercializado por Takeda como Adcetris, como tratamiento de primera línea en pacientes con linfoma de Hodgkin en estadio III y IV recién diagnosticado.

La jefa del Servicio de Hematología Clínica en el ICO L’Hospitalet, Anna Sureda, explica que se trata del primer ensayo prospectivo aleatorizado que plantea la introducción de un nuevo fármaco dirigido junto con quimioterapia (QT) convencional en pacientes con linfoma de Hodgkin de nuevo diagnóstico y en estadios avanzados. “El estudio de la población global demuestra que en aquellos pacientes que fueron tratados con seis ciclos de la nueva combinación que es Adcetris y adriamicina, vinblastina y dacarbazina (AVD), la supervivencia libre de progresión modificada es significativamente superior que aquellos pacientes que fueron aleatorizados a la rama de tratamiento convencional que son seis ciclos de AVD”, apunta la hematóloga.

Esta ventaja en términos de supervivencia libre de progresión modificada ha permitido que la FDA apruebe esta nueva estrategia terapéutica —la combinación de BV y AVD— como nueva terapia estándar o como terapia estándar alternativa en aquellos pacientes con linfoma de Hodgkin que se diagnostican en estadios avanzados.

Aparte, Sureda explica que la introducción de esta nueva combinación terapéutica permite cambiar el perfil de toxicidad del esquema convencional con ABVD, es decir, AVD y bleomicina.

Precisamente, el principal problema de este tratamiento era la toxicidad hormonal, debida básicamente a la administración de bleomicina.

La suspensión de bleomicina del tratamiento de primera línea ha supuesto que con la nueva estrategia la toxicidad pulmonar sea cero.

“Esta terapia ha supuesto una mejora en las expectativas terapéuticas de los pacientes diagnosticados en estadios avanzados y algo muy importante, además de ser el primer ejemplo en pacientes con linfoma de Hodgkin de novo que demuestra la posibilidad de combinar nuevos fármacos con quimioterapia convencional en la primera línea terapéutica”, repasa la hematóloga.

Hay que recordar que el linfoma de Hodgkin es una enfermedad neoplásica con índices de curación elevados gracias a los tratamientos en primera línea.

No obstante, existe un porcentaje de pacientes que no responden a los tratamientos convencionales y se convierten en pacientes quimiorefractarios y un grupo que recae tras haber superado la enfermedad.

Todos ellos son, por tanto, candidatos a recibir un trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos pero incluso así, la curación no está asegurada.

Con todo, la FDA ha aprobado la combinación de Adcetrics como nuevo estándar de tratamiento en estos pacientes. En Europa, como explica Sureda, esta aprobación de la Agencia Europea del Medicamento se centra en pacientes que debutan en estadio IV.

“La supervivencia libre de progresión modificada es superior con esta terapia”

Twitter
Suplementos y Especiales