Cero mortalidad en cirugía con laparoscopia por cáncer de páncreas

De 32 pacientes intervenidos con esta técnica no invasiva, no se ha registrado ninguna muerte.
Herramientas
Madrid
|
17 dic 2018 - 11:57 h
|

Cirujanos del Hospital del Mar de Barcelona han demostrado que la vía no invasiva de la laparoscopia es “la mejor alternativa quirúrgica” para tratar el cáncer de páncreas, ya que reduce la mortalidad a cero, frente al 6 por ciento registrado en el conjunto de Catalunya. Además, las complicaciones postoperatorias bajan a la mitad y el ingreso hospitalario es de 3,5 días menos.

El Servicio de Cirugía General ha realizado el primer estudio en el mundo que demuestra las ventajas de extirpar la cabeza del páncreas (duodenopancreatectomía cefálica) por laparoscopia en lugar de la cirugía abierta tradicional, y ha sido publicado en ‘Annals of Surgery’, tras presentarlo en los congresos de la European Surgical Association y la American Pancreas Club.

Los médicos han demostrado que los beneficios del abordaje por laparoscopia, ya comprobados en otras técnicas --como menos dolor y complicaciones postoperatorias, sobre todo infecciones, y una recuperación más rápida-- “también se pueden conseguir en una cirugía tan compleja como la duodenopancreatectomía cefálica”, ha explicado el cirujano Ignasi Poves en un comunicado del hospital este lunes.

El estudio ha comparado a 32 pacientes intervenidos utilizando la técnica por laparoscopia con 29 por vía abierta, y han comprobado esta reducción de complicaciones, mortalidad e ingreso: la media de estancia en el hospital en estas operaciones en Catalunya (unas 250 anuales) es de 19 días, que pasan a 13 con laparoscopia.

El 10 por ciento de segundas intervenciones, se reduce al 3 por ciento. Además, la cirugía abierta registra un mortalidad del 6 por ciento, mientras que entre los operados por laparoscopia no se ha registrado ninguna muerte.

Poves ha detallado que la operación “consiste en extirpar la cabeza del páncreas en bloque con el duodeno, la vía biliar, la vesícula biliar y, a veces una parte del estómago”, y se usa para tratar el cáncer de páncreas, así como tumores en las vías biliares y el duodeno, entre otras.

“Es una de las técnicas quirúrgicas más complejas de las que se hacen en el aparato digestivo, y está asociada a una elevada tasa de complicaciones y estancia postoperatoria larga”, y normalmente se hace por vía abierta, ante la dificultad de hacerlo por laparoscópia, señala Poves.

Un estudio más que corrobora los resultados

A la vez, los cirujanos generales del centro también han participado en un segundo estudio colaborativo europeo que ha demostrado que este tipo de abordaje es igual de seguro que el abierto, gracias al análisis de casi 1.500 casos, y también se ha publicado ‘Annals of Surgery’.

El hospital barcelonés es uno de los pocos centros europeos especializado en hacer esta operación con laparoscopia, y es pionero nacional en este campo, mientras que se ha convertido en centro de referencia. Es el único que ofrece esta técnica a los pacientes como primera opción.

“Uno de los problemas principales es cómo hacerlo para entrenar cirujanos para hacer esta técnica con seguridad”, ha observado Poves.

La vía laparoscópica permite realizar intervenciones combinadas con diversos órganos, ya sea el páncreas y riñón, hígado y colon, y plantear intervenciones a pacientes más complejos, con más problemáticas o de más edad, pero esta cirugía es más compleja en el aparato digestivo por la localización y por las relaciones con vasos sanguíneos vitales.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales