Combatir la inflamación reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

Herramientas
Barcelona
|
28 ago 2017 - 10:00 h
|

Uno de los estudios que se esperaban con mayor interés en el Congreso de Cardiología ha cumplido las expectativas. El inhibidor de la IL-1β canakinumab (Ilaris, de Novartis), reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y riesgo de cáncer de pulmón por la reducción de la inflamación, de acuerdo con los últimos resultados del ensayo CANTOS, que se acaban de publicar en The New England Journal of Medicine.

En este estudio se incluyeron 10.061 pacientes que previamente habían tenido un ataque al corazón y presentaban niveles persistentes y elevados de proteína C reactiva de alta sensibilidad (hsCRP), un marcador de inflamación. El trabajo tenía como objetivo comprobar si la reducción de la inflamación en estos pacientes reduce el riesgo de otro evento cardiovascular. El fármaco probado fue canakinumab, un anticuerpo monoclonal humano que neutraliza la señalización de la interleucina-1β, suprimiendo así la inflamación. Se utiliza para tratar enfermedades hereditarias poco frecuentes asociadas con la sobreproducción de IL-1β. Todos los pacientes recibieron un tratamiento estándar agresivo. En el estudio, randomizado, los pacientes recibían 50, 150 o 300 mg de canakinumab, o un placebo, administrado por vía subcutánea una vez cada tres meses. El seguimiento se prolongó durante cuatro años. El criterio de valoración primario fue la primera ocurrencia de infarto de miocardio no fatal, accidente cerebrovascular no fatal o muerte cardiovascular.

Los resultados indican que canakinumab en dosis de 150 o 300 mg redujo el riesgo de un evento cardiovascular en un 15 por ciento y un 14 por ciento, respectivamente. No se observaron cambios en los niveles de colesterol. La reducción de los niveles de proteína C reactiva de alta sensibilidad (hsCRP) fue del 39 por ciento.

Una de las derivadas más interesantes del estudio es que en los pacientes del grupo de 300 mg se redujo en un 51 por ciento el riesgo de muerte por cualquier tipo de cáncer y en un 67 por ciento la incidencia del cáncer de pulmón.

Como concluyó Paul Ridker, director of the Center for Cardiovascular Disease Prevention at Brigham and Women’s Hospital, Boston, US, “estos datos indican que la inhibición de la inflamación, en ausencia de reducción de lípidos, puede mejorar los resultados aterotrombóticos e incidir en la progresión de algunos tipos de cáncer”.

Twitter
Suplementos y Especiales