Confirmado un biomarcador para adelantar el diagnóstico de la insuficiencia cardiaca

Herramientas
Barcelona
|
21 ago 2017 - 12:00 h
|

La Sociedad Española de Cardiología (SEC), a través de su Agencia de Investigación, ha puesto en marcha el “Estudio de mejora de la estrategia diagnóstica y asistencial al paciente con insuficiencia cardiaca de novo en atención primaria” con el objetivo de valorar el papel de los péptidos natriuréticos, en concreto del NT-proBNP, en el diagnóstico de la IC. La principal utilidad del NT-proBNP es su alto valor predictivo negativo, que permite descartar la presencia de IC y reducir la necesidad de ecocardiogramas u otras pruebas para hacer el diagnóstico de IC. “La posibilidad de disponer de una prueba sencilla que pueda aportar certeza diagnóstica, rapidez de obtención y ser un filtro para el acceso a otras exploraciones más caras y complejas debe considerarse un avance sustancial”, apunta el estudio, en el que se analizaron a 200 pacientes en la fase inicial y 96 en la fase post implante del NT-proBNP.

“Este biomarcador permite mejorar la capacidad de resolución del médico de atención primaria. En un paciente con disnea o edemas y un NT-proBNP normal puede descartarse la presencia de IC y, por tanto, evitar derivaciones innecesarias al cardiólogo u otras pruebas diagnósticas de alto coste directos o indirectos”, explica Gómez Doblas, coordinador del estudio.

Los resultados de la investigación, que se llevó a cabo en 15 centros de atención primaria españoles, han demostrado que el 60 por ciento de las derivaciones del médico de familia al cardiólogo por esta causa son evitables. De la muestra del estudio, tan sólo el 40 por ciento de los pacientes con sospecha inicial de IC fueron derivados al especialista. Por otro lado, el diagnóstico de confirmación de IC por parte del cardiólogo de los pacientes derivados desde atención primaria se incrementó del 31 al 44 por ciento.

“En la práctica clínica, estos resultados tienen un gran valor. En primer lugar porque el médico de atención primaria gana en autonomía y en capacidades de gestión de sus pacientes, y en segundo lugar porque se reduce la sobrecarga asistencial sobre las consultas de cardiología”, puntualiza Gómez Doblas.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales