Desgranando la ingeniería académica de la nueva generación de terapia celular

Herramientas
Madrid
|
05 abr 2019 - 14:08 h
|

¿Qué papel juega la terapia celular? ¿Y dentro de esta, las células CAR-T? ¿Cómo avanza España en este sentido? Cuestiones que están a la orden del día en el mundo sanitario y que, en los últimos tiempos está trascendiendo a la primera plana informativa.

Hace unos días, la ONT organizó la jornada ‘El trasplante de progenitores hematopoyéticos en España: nuevos retos, nuevas soluciones’.

Dos hematólogos aportaron su visión ante esta realidad terapéutica que está avanzando a grandes pasos.

José María Moraleda, coordinador de la Red Española de Terapia Celular del Instituto Carlos III (Red TerCel), habló de lo que está suponiendo la terapia celular.

“La inmunoterapia celular está revolucionando el enfoque terapéutico del cáncer”. Lo que, a su juicio, es una oportunidad para la ciencia. El trasplante de progenitores hematopoyéticos es una plataforma ideal para investigar el poderío de las células inmunoefectoras. “El aumento de la capacidad tecnológica, permite prever un futuro esperanzador para la terapia celular con un avance equilibrado entre la enfermedad de injerto contra receptor y el Efecto injerto contra leucemia”.

En este sentido, considera que los hematólogos tienen un papel crítico en el desarrollo de estas terapias merced a su preparación clínica-biológica.

Los CAR-T académicos

Dentro de este mundo, la terapia CAR-T es la que últimamente se está llevando todo el protagonismo. El debate sobre si CAR-T académico o industrial sigue en la mesa. Como explicó Álvaro Urbano-Ispizua, director de Hematología y Oncología del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del Grupo Español CAR, el componente académico es importante para todos. A su juicio debe ir en paralelo a las iniciativas industriales, ya que son “complementarias”.

El ejemplo lo puso con la experiencia del Hospital Clínic de Barcelona con el CAR-T que tienen en marcha para la leucemia linfoblástica aguda. Una opción nueva para estos pacientes, ya que de momento no existe otra opción ‘comercial’ para los pacientes. “Disponer de un CAR-T diferente al comercial es bueno porque hay más oportunidades para los pacientes”, relató Urbano-Ispizua.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales