El aumento de la esperanza de vida de los pacientes VIH exige un nuevo abordaje

El diagnóstico precoz de las comorbilidades y evitar fármacos con toxicidades, principales estrategias
Herramientas
Madrid
|
16 nov 2018 - 12:59 h
|

Las comorbilidades asociadas al aumento de la esperanza de vida de los pacientes con VIH centran últimamente la atención de médicos y expertos.

El tratamiento antirretroviral (TAR) ha conseguido mejorar el pronóstico de estas personas. Sin embargo, la aparición de comorbilidades y efectos adversos a los que se le une la polimedicación exige una nueva estrategia por parte del Sistema Nacional de Salud.

En este sentido, la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal y Gilead han elaborado un documento consensuado con 30 expertos a nivel nacional sobre la situación actual de los pacientes VIH, la importancia de las comorbilidades y las mejores opciones para prevenirlas y tratarlas.

La inflamación crónica provocada por la presencia del virus favorece la afectación multiorgánica, la aparición de tumores y el envejecimiento prematuro de los pacientes, así como el incremento de riesgo cardiovascular, la osteopenia, esteoporisis, nefropatía...

“Hoy en día, en España y otros países occidentales, los pacientes con VIH se hacen mayores, tienen más esperanza de vida, y tienen una mayor prevalencia de enfermedades asociados que la población general. Esto obliga a considerar la infección por VIH desde una perspectiva diferente teniendo en cuenta su evolución crónica, la mayor supervivencia, y la mayor exposición a comorbilidades”, explica a GM Rafael Rubio, médico de la Unidad de Infección VIH del Servicio de Medicina Interna del Hospital 12 de Octubre y uno de los coordinadores del documento.

Según afirman los expertos, el modelo asistencial en la consulta sigue siendo válido en la mayor parte de las situaciones. Aún así, “los pacientes necesitan vigilancia de la toxicidad de su tratamiento y abordar las complicaciones que surgen debido a la edad. Ahí se debe tener más participación de atención primaria y otros especialistas” detalla Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Caja y coordinador también del documento. “En un futuro próximo tendremos que ir hacia modelos en los que se integren los tres modelos de atención teniendo en el centro al especialista en enfermedades infecciosas y muy presente el papel importante que juega AP y el resto de especialistas en el cuidado de estos pacientes. Esta es la evolución que debe llevar el sistema sanitario”, añade.

La prevención, diagnóstico precoz y adherencia al tratamiento son los principales obstáculos a los que se enfrenta el envejecimiento saludable del VIH. “Los retos pasan por la prevención de las de las comorbilidades y evitar fármacos con toxicidades. El siguiente reto es la polimedicación. Hay que intentar que los medicamentos sean fáciles de tomar y con pocas toxicidades, así como el diagnóstico precoz de algunos tumores también es importante”, puntualiza Rubio

Estilo de vida

Otras de las conclusiones del documento es cómo influye el estilo de vida en el aumento de estas comorbilidades. “Son los factores más importantes. Estos pacientes sufren más comorbilidades, aparte de porque el VIH lo condiciona, tienen más factores de riesgo: fuman más y algunos son usuarios de drogas”, subraya Moreno.

Sin embargo, el especialista del 12 de Octubre puntualiza que “estos factores son potencialmente controlables. Llevar una vida y alimentación saludable y tener actividad física son fundamentales para prevenir alguna de estas comorbilidades”.

De hecho, el control de los factores de riesgo modificables como es el caso del tabaco fue tratado en el Congreso de Gesida. “Hay estudios de cohorte que han dado a conocer que los pacientes de VIH controlados pierden más años de vida por el tabaco que por la propia infección VIH. La tasa de mortalidad de fumadores fue 1,94 veces más alta. Hay que priorizar las intervenciones para evitar el consumo del tabaco”, añadió Rubio.

<p>El aumento de la esperanza de vida de los pacientes VIH exige un nuevo abordaje</p>
Santiago Moreno, del Hospital Universitario Ramón y Cajal.
Twitter
Suplementos y Especiales