El deterioro óseo de un astronauta es similar al de una persona sedentaria

300 especialistas en enfermedades óseas descubren en Granada las últimas novedades en investigación mundial.
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
12 nov 2018 - 13:29 h
|

El estudio de la salud ósea de los astronautas en el Espacio está siendo clave en la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos para enfermedades relacionadas con los huesos como la osteoporosis y las fracturas por fragilidad, tal como se ha concluido en el simposio ‘A universe of new understanding’ -que ha contado con la colaboración de UCB y Amgen- en el que ha participado Smith Johnston, oficial médico y cirujano de vuelo de la NASA celebrado esta tarde en el marco del XXIII Congreso de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM).

Según Johnston, vivir en el entorno de microgravedad del espacio significa “estar flotando el 92 por ciento del tiempo, dado que solo el 8 por ciento del tiempo se practica un ejercicio intenso y se experimentan fuerzas gravitacionales”. Esto supone, asegura, un “desgaste óseo y muscular importante, un envejecimiento acelerado de los huesos, que pierden su función de ‘sujetar’ al resto del cuerpo”. Pese al ejercicio intensivo realizado por algunos de los astronautas y cosmonautas de la NASA, “la pérdida de densidad ósea sigue siendo muy significativa y es importante frenarla”.

Aunque la situación de los astronautas parezca muy alejada de nuestra realidad, la ‘gravedad 0’ que se vive en el espacio es un buen ejemplo de lo que ocurre en el tejido óseo de una persona sedentaria que no realiza ningún ejercicio físico. De hecho, se ha observado que los astronautas en estas condiciones tienen una pérdida de la Densidad Mineral Ósea (DMO) de hasta 10 veces superior a la pérdida esperable en función de su estado de salud y su edad. Unos datos alarmantes si los extrapolamos a la población sedentaria terrestre.

La causa de que los astronautas tengan esas pérdidas de tejido óseo en el espacio se centra en la falta de formación ósea y los efectos que la microgravedad provoca en la propia remodelación de los huesos. “A pesar de que estos efectos se tratan de mitigar con ejercicio intenso, y medidas nutricionales y farmacológicas, los huesos de los astronautas tardan en recuperarse de estos efectos entre 6 meses y tres años”.

En este escenario, este cirujano experto en el estudio de los huesos de los astronautas reseña que es importante contar con el compromiso de la comunidad científica para prevenir aún más la pérdida ósea en el espacio y traducir este conocimiento a las investigaciones que se están realizando para el tratamiento de enfermedades relacionadas con la salud ósea en la Tierra.

Con lo que ahora sabemos, tenemos que actuar de manera rápida y enérgica, en especial en la población general con Densidad Mineral Ósea baja, para conseguir proteger sus huesos de posibles complicaciones como las fracturas por fragilidad.

330.000 fracturas cada año

En 2017, en España, se produjeron, 330.000 fracturas (más de 8,9 millones de fracturas en todo el mundo), lo que significa una fractura cada tres segundos, de las que solo el 40 por ciento de los pacientes consiguen recuperar la calidad de vida que tenía antes de la fractura. Esto limita su autonomía e independencia. De hecho, se calcula que una mujer que ha sufrido una fractura tiene cinco veces más probabilidades de sufrir otra a lo largo del siguiente año.

Con estas perspectivas y los resultados de los estudios presentados por Johnston, durante el simposio se ha abordado la necesidad de tratar la osteoporosis subyacente tras una fractura con el fin de reducir el riesgo de otras adicionales, así como los elevados costes económicos y sociales asociados a las fracturas por fragilidad. Se calcula que estos problemas óseos, además del coste en calidad de vida que suponen para el paciente, conllevan un coste sanitario de 4.200 millones de euros anuales en nuestro país.

<p>El deterioro óseo de un astronauta es similar al de una persona sedentaria</p>
Junta Directiva SEIOMM.

A la búsqueda de una política sanitaria firme para combatir la osteoporosis

En el marco del Congreso, el presidente de SEIOMM, Josep Blanch, ha demandado la adopción de “políticas sanitarias integrales y decididas” para hacer frente al impacto socio-sanitario de la osteoporosis, una enfermedad que para Blanch “alcanza niveles de una epidemia global”. En Granada se ha recordado que la osteoporosis causa más de 8,9 millones de fracturas cada año en todo el mundo, lo que significa una fractura cada tres segundos. Pese a su “elevadísima prevalencia” (3 millones de personas la sufren en España), esta enfermedad ósea está “infradiagnosticada”, según el presidente de SEIOMM: “Y además, aún hay mucho que avanzar en la prevención secundaria, es decir, en la prevención de la segunda fractura, pues muchas veces se achaca la primera rotura a la edad avanzada de quienes la sufren”. Para la vicepresidenta de SEIOMM, María Jesús Moro, es importante que los médicos sepan “que con el tratamiento adecuado y en base a los avances científicos que actualmente se implementan, es posible prevenir muchas de esas segundas fracturas, no solo en pacientes mayores con rotura de cadera, también en pacientes más jóvenes”.

Twitter
Suplementos y Especiales