El salto de la innovación a la primera línea, más cerca en linfoma de Hodgkin

Madrid
|
13 sep 2019 - 12:28 h
|

El linfoma de Hodgkin (LH) es, según los hematólogos, un modelo paradigmático al haber sido el primer cáncer curado gracias al empleo de la quimioterapia tradicional y contar con una de las mayores tasas de curación.

En los últimos tiempos, las opciones terapéuticas frente a esta enfermedad han crecido. Conscientes de estos avances, el Grupo Español de Linfomas y Trasplante Autólogo de Médula Ósea (Getalmo) de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia han actualizado su Guía de Práctica Clínica para el Tratamiento de Pacientes con LH.

Como explicó la coordinadora de la Guía, Carmen Martínez Muñoz, el porcentaje de curación de estos pacientes es superior al 80 por ciento, aunque el seguimiento es de por vida, ya que el riesgo de fallecer por el desarrollo de segundos tumores o eventos cardiovasculares es alto. “En los últimos años se han incorporado fármacos nuevos que juegan un papel fundamental en segunda línea de tratamiento”, dijo, cuando los esquemas tradicionales —quimioterapia— no ha funcionado.

Actualmente, de hecho, la investigación se está centrando en adelantar estas innovaciones a la primera línea, ya que “potencialmente podría funcionar”. Esta es la línea de investigación principal en este tipo de cáncer. Hasta que se siga avanzando, Martínez señaló que los tratamientos con quimioterapia y radioterapia se van adaptando en función de la respuesta al tratamiento de los pacientes.

Con este escenario, los hematólogos han querido dar un paso más y pedir a la administración agilizar el acceso de las innovaciones en nuestro país. Del mismo modo, el presidente electo de la SEHH, Ramón García Sanz, pidió mejorar el acceso a las estrategias de diagnóstico nuevas, como la secuenciación de nueva generación y el PET-TC.

La fertilidad

Una de las novedades que presenta esta guía es el capítulo sobre fertilidad. Uno de los factores con mayor influencia en la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad en edad reproductiva es la capacidad para tener hijos. Tanto la radioterapia como la quimioterapia pueden tener efectos temporales o permanentes en los pacientes. Este aspecto “tiene especial relevancia en un grupo de pacientes compuesto mayoritariamente por adolescentes y adultos jóvenes”, explicó la experta.

La fórmula para abordar a estos pacientes es bajo una visión multidisciplinar —hematólogos, ginecólogos, endocrinólogos, unidades de reproducción asistida, psicólogos, urólogos— para detectar y tratar posibles síntomas de hipogonadismo, así como de consejo profesional en caso de desear descendencia.

<p>El salto de la innovación a la primera línea, más cerca en linfoma de Hodgkin</p>
e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales