“En oncología todavía no se ha jubilado la primera generación MIR”

ÁLVARO RODRÍGUEZ LESCURE Presidente de SEOM
Herramientas
Madrid
|
29 nov 2019 - 13:07 h
|

El nuevo presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Álvaro Rodríguez Lescure, aborda con GM los retos más inminentes a los que se enfrenta la oncología médica en los próximos años.

Pregunta. ¿Cuáles van a ser los retos que quiere superar SEOM en 2020?

Respuesta. Uno de nuestros proyectos es hacer una evaluación de las plantillas de oncología de nuestro país en función del número de profesionales especializados que se generan vía MIR y la previsión del número de las jubilaciones que se van a producir en los próximos años. En oncología, a diferencia muchas otras especialidades, apenas han ocurrido jubilaciones. En otras hay una tasa previsible anual pero en la nuestra todavía no se ha jubilado la primera generación MIR. También queremos actualizar, recopilar y promover una Ley de Mecenazgo para dar apoyo a la investigación académica que está huérfana de financiación.

P. En el informe que presentaron hace unas semanas denunciaban la falta de implementación y financiación de biomarcadores. ¿Cuál sería el panorama ideal?

R. Queremos poner encima de la mesa una cartera de biomarcadores para el Sistema Nacional de Salud (SNS). Los biomarcadores en el ámbito de la medicina personalizada de precisión son fundamentales y actualmente no está determinado quien lo financia, quien lo hace ni como los hace. Es imprescindible que se desarrollen de forma dinámica, se evalúen, se revalúen y se promuevan por el SNS.

P. Con toda la innovación que viene ¿Cómo se puede encajar el puzle para garantizar el acceso y la equidad?

R. Tenemos un proceso muy trasversal de evaluación de acceso y equidad en cuestiones básicas de atención de oncología, que no son solo los fármacos. Es un trabajo multidisciplinar en el que queremos trabajar con otras sociedades científicas para garantizar el acceso a otras prestaciones de tratamiento que son necesarias como es la atención psicología, la rehabilitación, la fisioterapia, el acceso a cirugías de referencia, radioterapia de excelencia etc.

Hay muchos cuellos de botella en el acceso a la innovación. Uno de ellos es la negociación del precio reembolso entre la compañía y la administración. Ese tiempo se prolonga demasiado. Pero una vez se tiene el precio reembolso resulta que en cada ámbito, o bien autonómico o de departamento de salud, establece unas condiciones en como se administra. Por lo tanto estamos en un segundo tiempo que a veces es muy rápido y otras veces se puede prolongar mucho tiempo. Eso es lo que genera la inequidad. El fármaco siempre llega pero en unas comunidades llega antes y en otros más tarde. Nosotros apelamos que haya un mecanismo más homogéneo.

P. Los expertos insisten en reenfocar las estrategias que hay en cáncer y priorizar. ¿Qué considera que hay que priorizar en oncología?

R. Hay que priorizar muchos temas básicos como son la equidad de la atención, los biomarcados o la a medicina personalizada de precisión. El cambio en la oncología es brutal y es necesario adaptar el sistema a esta nueva medicina. Hay que incorporar nuevas herramientas de diagnóstico a la práctica habitual y hay que decidir a quien vamos a hacer la secuenciación masiva, quien lo va a hacer, por qué para qué... A veces la velocidad de la medicina va mucho más rápido que el sistema por lo que hay que incorporar nuevas disciplinas como la bioinformática, el big data y la evaluación de resultados. Es muy importante incorporar otro tipo de profesionales como son los bioinformático y matemáticos.

P. Durante ESMO, los expertos insistieron en cambiar el modelo actual de financiación de la innovación. ¿El pago por resultado es una solución?

R. Indudablemente ninguna de las innovaciones que están por llegar van a ser ‘baratas’. Lógicamente el pago por resultados es una opción muy razonada y razonable. Tiene que haber un compromiso de todas las partes que están implicadas y no un pago ciego como estábamos haciendo. También tenemos que aplicar criterios más sólidos y establecer el beneficio real de la innovación farmacéutica. Añadiría que en esto tiene que implicarse también la sociedad. Hay que plantear un contrato social ya que los pacientes y la sociedad tienen que ser parte activa a la hora de decidir qué hay que pagar. Qué estamos dispuestos a pagar por ganarle cierta cantidad de tiempo a una enfermedad, por cada mes ganado o por cada año ganado.

<p>“En oncología todavía no se ha jubilado la primera generación MIR”</p>

LAS FRASES

Queremos poner encima de la mesa una cartera de biomarcadores para el SNS”

Hay que incorporar nuevas disciplinas como el ‘big data’ o la bioinformática”

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales