En pacientes diabéticos es muy frecuente la disfunción eréctil

El riesgo de desarrollar cáncer de colon es entre un 20% y un 40% mayor
Herramientas
Madrid
|
05 ene 2017 - 11:15 h
|

Otro de los temas que se abordaron durante el encuentro es el impacto que tiene esta patología en los pacientes con diabetes.

En este sentido, Ignacio Moncada, del Hospital Sanitas La Zarzuela, destaca que la diabetes es un factor de riesgo cardiovascular de primer orden. “Provoca problemas de llenado del pene de sangre porque estropea las arterias que irrigan el pene de sangre, pero no solo eso, sino que también produce neuropatía diabética, por lo que se produce una alteración de los nervios, etc.”, asevera, al tiempo que comenta que estos son pacientes en los que la DE es “muy frecuente”.

Igualmente, Juan Ignacio Martínez, del Puerta de Hierro-Majadahonda, insiste en que los pacientes deben tener presente el mensaje de que cuanto mejor cuiden su diabetes y controlen sus niveles de azúcar, la hemoglobina glicosilada (HbA1c), etc., más tiempo tardarán en desarrollar un problema y alargarán su etapa de vida sexual activa más tiempo.

Tanto los pacientes con diabetes, como los que no sufren esta patología presentan niveles bajos de óxido nítrico tras la intervención y muchos no responden a los tratamientos farmacológicos. En estos casos, el riesgo de infecciones es “discretamente más elevado” en los pacientes con diabetes.

Para el presidente de la Asociación de pacientes de diabetes de Ciudad Real (Fedicam), Domingo Camacho, las principales consecuencias psicológicas que ocasiona la DE en los pacientes con diabetes y en sus parejas son la ansiedad, el miedo o la depresión. Asimismo, comenta que estos pacientes tienen entre un 20 y un 40 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer de colon y, también, más complicaciones.

Falta de experiencia

A los expertos les llama la atención que siendo un tratamiento “excepcionalmente eficaz y bueno” que cuenta con el aval de numerosas publicaciones científicas, en nuestro país se implante un número tan limitado de prótesis.

“Las restricciones económicas son una barrera importante”, reconoce Moncada, quien advierte de que en muchos hospitales de la red pública este procedimiento no está cubierto y en aquellos centros en donde sí se contempla, el número se limita a entre ocho y 15 al año, lo que queda muy por debajo de las necesidades existentes.

“En España, a diferencia de Estados Unidos, de 100 pacientes potenciales que podrían recibir un implante, solo dos o tres lo reciben mientras que en el país norteamericano la cifra aumenta un 15 o 20 por ciento”, expone el jefe del Servicio, quien reconoce que en Europa la cifra es “bastante similar” y que resulta curioso que pese a la “buena fama” que tienen los urólogos españoles, la práctica esté tan limitada.

Martínez resume por qué, en su opinión, no se realizan más prótesis de pene. Por un lado, destaca que la falta de experiencia de muchos médicos hace que no faciliten información “adecuada” a los pacientes y no expliquen que esta opción es “buena y efectiva”. El segundo aspecto tiene que ver con los miedos del paciente. “Estos pueden ser resueltos por alguien con experiencia, por lo que se recurre, en ocasiones, a la figura del paciente experto, ya que puede ayudar a despejar ciertas dudas”, menciona. Finalmente, el tercer punto tiene que ver con las restricciones económicas que se dan en determinados ambientes.

“Aunque no es un tratamiento caro en comparación con otros dispositivos médicos que se usan rutinariamente, sí puede tener un alto coste inicial, que se va compensando a lo largo del tiempo. La mayoría de los pacientes a los que se les implanta una prótesis de pene, no vuelven a la consulta”, mantiene Martínez quien puntualiza que salvo que años después la prótesis tenga un fallo mecánico —menos de un 10 por ciento a los cinco años— el paciente no regresa porque su nivel de satisfacción es “muy alto”.

De entre las principales consecuencias psicológicas de la DE destaca el miedo, la ansiedad o la depresión

No es un tratamiento caro en comparación con otros dispositivos médicos que se utilizan habitualmente

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales