El perfil del ADN puede ser clave para mejorar el tratamiento

Temas relacionados:
Herramientas
|
28 sep 2019 - 15:51 h
|

El perfil del ADN revela nuevas opciones de tratamiento para pacientes con cáncer cuya enfermedad se ha diseminado en el momento en que se diagnostica y no se encuentra en el origen del tumor primario, lo que se conoce como carcinoma primario desconocido (CUP, por sus siglas en inglés). La investigación reportada en el Congreso de la ESMO 2019 mostró que aproximadamente uno de cada tres pacientes con CUP puede no ser tratado adecuadamente con quimioterapia estándar, pero puede ser candidato para un tratamiento dirigido o inmunoterapia compatible basado en cambios del ADN tumoral. “El tratamiento estándar para CUP no ha cambiado en décadas, por lo tanto, si podemos cambiar el resultado para uno de cada tres pacientes con mutaciones dirigidas identificadas por perfiles de ADN, eso podría tener un impacto importante en la terapia CUP“, señaló el profesor JeffreyRoss, Upstate Medical University, Syracuse, EE. UU. Estos tumores afectan a aproximadamente uno de cada 15 pacientes con cáncer.

El tratamiento que suelen recibir estos pacientes suele ser el estándar o cuidados paliativos para aliviar los síntomas derivados de la propagación de su tumor. Sin embargo, solo uno de cada 10 pacientes sobrevive durante un año.

Ross indica que el desconocimiento del origen del tumor hace que tanto clínicos como pacientes se resignen y asuman que no se puede hacer nada. “Necesitamos cambiar esa actitud y alentar a los médicos a buscar y tratar a los impulsores de la enfermedad de cada paciente como se muestra en el perfil de ADN “, instó Ross.

Un análisis de 303 muestras de tejido CUP recolectadas en 2018, reportadas en el Congreso de la ESMO 2019, utilizó tecnología de precisión para buscar cambios en el ADN y reveló que el 32% podría haberse dirigido a los últimos medicamentos. La misma tecnología se está utilizando ahora en el ensayo prospectivo en curso CUPISCO. Este aleatoriza a los pacientes con CUP a un tratamiento dirigido individualizado o inmunoterapia basada en alternancias genéticas en su tumor, o a quimioterapia estándar basada en platino. Se esperan resultados iniciales en los próximos años. La necesidad de una mayor comprensión de la biología del tumor CUP y una gama más amplia de terapias dirigidas se ve reforzada por los resultados del ensayo GEFCAPI 04, también informado en el Congreso de ESMO 2019.

Este último ensayo comenzó en 2012, y utilizó tecnología de expresión génica para identificar la fuente del tumor primario más probable en pacientes con CUP. Sin embargo, el mejor tratamiento dirigido disponible y otros tratamientos adaptados a los tumores primarios no lograron mejorar la progresión de la enfermedad o la supervivencia en comparación con la quimioterapia estándar basada en platino. “Los resultados de GEFCAPI 04 son decepcionantes, pero muchos de los pacientes tenían cáncer pancreático, biliar y de otro tipo que son extremadamente difíciles de tratar y para los cuales no hay tratamientos específicos. En un pequeño número de pacientes que sospechaban que los cánceres primarios no respondían a la quimioterapia empírica, las pruebas moleculares permitieron el uso de un agente dirigido o una quimioterapia o inmunoterapia mejor adaptada. Pero probablemente no hubo suficiente para hacer una diferencia en los resultados generales del estudio “, dijo el primer autor del estudio, ProfKarim Fizazi, Instituto Gustave Roussy, Universidad de Paris Sud, Villejuif, Francia”. El experto inisiste en que son necesarias mejores pruebas, especialmente para los peores tipos de cáncer, que no solo identifican la identidad del tumor primario de cada paciente, sino también la biología detallada de su cáncer y los objetivos potenciales para el tratamiento. “Además, necesitamos mejores armas para atacar esos objetivos. No es suficiente saber cuáles son los objetivos, necesitamos poder hacer algo al respecto “, concluyó Fizazi. Por su parte, Harpreet Wasan, del Hospital Hammersmith, Imperial College de Londres, subrayó la importancia de comprender la biología fundamental de la CUP, y no solo el origen del tumor primario.

“Clasificar CUP en base a una prueba que apunta a su sitio de origen no es suficiente para mejorar los resultados del paciente. Estos son tumores que se comportan de manera mucho más agresiva y se propagan mucho antes que un tumor típico que se diagnostica con un sitio primario claro. Por lo tanto, necesitamos una mejor comprensión de la biología que impulsa la CUP en los sitios donde se encuentra en lugar de donde comenzó, para que podamos elegir la terapia dirigida más relevante“, destacó Wasan. ”Ahora sabemos que un tercio de los pacientes con CUP podría recibir un tratamiento personalizado que ya está disponible. Todavía no sabemos si este enfoque mejora sus resultados, por ello, es tan importante el ensayo CUPISCO”. Para los oncólogos, destaca, todavía hay un valor significativo en las pruebas rápidas para localizar el origen con enfoques modernos en pacientes con sospecha de CUP, en caso de que se haya omitido un tumor primario, especialmente en hospitales generales donde no se dispone de pruebas más complejas. “El diagnóstico es muy importante desde la perspectiva del paciente, ya que aquellos con CUP se encuentran entre los más vulnerables. Sin embargo, para el futuro, a medida que la creación de perfiles de ADN esté disponible y aumente la gama de terapias dirigidas, podemos esperar una perspectiva más positiva para los pacientes con CUP”, agregó.

Twitter
Suplementos y Especiales