Identifican un nuevo biomarcador sanguíneo en cáncer de próstata avanzado que abre el camino a la terapia personalizada

Herramientas
Madrid
|
27 abr 2017 - 14:00 h
|

Investigadores españoles han identificado un nuevo biomarcador sanguíneo en pacientes con cáncer de próstata avanzado que podría permitir en el futuro orientar el tratamiento de los pacientes y abre el camino a la terapia personalizada.

El trabajo ha sido realizado por un equipo de oncólogos e investigadores españoles, liderado por responsable de los tumores genitourinarios del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Enrique Grande y por el oncólogo del Hospital Universitario Morales Meseguer de Murcia, Enrique González-Billalabeitia, en colaboración con el laboratorio de Gerhardt Attard en el Institute of Cancer Research de Londres.

Los resultados de este trabajo, promovido por el Grupo Español de Tratamiento de Tumores Urológicos (Sogug) y en el que han participado 16 hospitales españoles, se han publicado este jueves en la revista ‘Annals of Oncology’, órgano de expresión de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO).

El estudio, realizado con enzalutamida en pacientes con CPRCm, tiene como objetivo averiguar de una manera prospectiva la validez de biomarcadores que ayuden a elegir a los pacientes para que se beneficien en mayor medida del tratamiento con uno u otro fármaco.

“Concluimos que la sobreexpresión o ganancia en el número de copias del receptor androgénico puede predecir si los pacientes con CPRCm son sensibles o resistentes al tratamiento con enzalutamida”, explicaGrande, quien destaca que, “con un simple análisis de sangre, podremos seleccionar a los pacientes que van a tener más posibilidades de responder al tratamiento con enzalutamida. De esta forma, evitaremos dar un tratamiento no exento de efectos adversos a aquellos pacientes en los que se prevean más resistencias”.

En la misma línea, el González-Billalabeitia explica que el estudio es un “pequeño paso” que supone “un gran avance” en un área donde no hay biomarcadores disponibles. “Aunque necesita ser estudiado en profundidad, se trata de un biomarcador sencillo que se obtiene de una muestra de sangre periférica de los pacientes y que, en un futuro, puede suponer una mejor identificación de los pacientes que se pueden beneficiar del tratamiento con enzalutamida”, señala.

En opinión de ambos expertos, este tipo de investigaciones colaborativas en las que participan diferentes países demuestran el compromiso de España en general, y de SOGUG, en particular, por asociarse y buscar nuevos avances en cáncer de próstata como es en este caso biomarcadores que ayuden a seleccionar mejor a los pacientes y a optimizar desde un punto de vista clínico y económico el gasto farmacéutico.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales