La colangioscopia digital permite diagnóstico y tratamiento en el acto

Es uno de los avances tecnológicos en el estudio y tratamiento de vías biliares y pancreáticas
Herramientas
Madrid
|
24 nov 2017 - 15:05 h
|

La colangioscopia digital es uno de los avances en el tratamiento de las vías biliares y pancréaticas que se han presentado en el marco de la XXXIX Jornada Nacional de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva. Una convocatoria que ha reunido en Toledo a más de 700 especialistas para hablar de las técnicas más novedosas y tratar de buscar soluciones a los problemas más comunes a los que se enfrentan cada día.

Isaac Raijman, miembro de la Digestives Associates de Houston, explicó los pormenores de esta técnica que han incorporado en España varios hospitales de Valladolid, Barcelona, Valencia y Madrid, que participan en diversos estudios en marcha.

Métodos tradicionales

“Hasta ahora el estudio de las vías biliares y del páncreas se ha basado bien en inyectar contrastes a través de la vía biliar o del conducto pancreático para identificar las vías; por imágenes no invasivas, como la tomografía o resonancia magnética; o por ultrasonido endoscópico”, asegura Raijman a GM. En cualquier caso, indica que “ninguno de estos estudios tiene la capacidad de ver el detalle de la piel de la vía biliar o la piel del páncreas, con la posibilidad de fallar el diagnóstico, y tampoco permiten tratar lesiones que encontramos”.

En su opinión, la capacidad de poder ver dentro de la vía biliar con el colangioscopio es muy significativa, porque aparte de que se pueden observar lesiones muy pequeñas, pueden también “tratar, tomar tejido para biopsias, dirigir el tratamiento o encontrar lesiones que no se ha visto que puedan evitar la posibilidad de hacer una cirugía mayor cuando no sería recomendable, etc.”.

Otra ventaja es la posibilidad de realizar un diagnóstico temprano de cáncer de vía biliar o páncreas. “En personas con riesgo de desarrollar cáncer, hacemos estos estudios y podemos encontrar lesiones que auguran una cirugía para que el paciente se salve”, puntualiza. “Es lo más avanzado que hay hasta ahora”, indica.

Biopsia óptica

Además, los especialistas emplean técnicas en las que es posible ver el tejido con el detalle de un microscopio. “Podemos ver detalles imperceptibles a simple vista y sin necesidad de adquirir tejido. Es lo que llamamos biopsia óptica”, apunta.

Sobre este técnica, Raijman indica que hay varios estudios en marcha para determinar qué pacientes se pueden beneficiar de un diagnóstico más certero y cómo ver lesiones que de otro modo no se podrían detectar. El experto añade que también hay un gran progreso en la forma en la que se puede aplicar el láser o la litotricia electrohidráulica para los pacientes que presentan cálculos biliares o pancreáticos.

Reducir procedimientos

Los resultados que han tenido hasta ahora son “muy positivos” y Raijman confía en poder presentarlos en próximos congresos. La nueva técnica reduce el número de procedimientos que hay que realizar al paciente, otra de sus ventajas destacadas. “Estamos tratando de cambiar el algoritmo de tratamiento de muchos pacientes. Hay veces que se hace el estudio rutinario y no tiene una buena capacidad de diagnóstico. Muchas veces esos pacientes tienen que hacer uno o dos procedimientos más para hacer el diagnóstico o el tratamiento”, explica.

Su objetivo es tratar de inculcar la idea de que en ciertos tipos de pacientes lo mejor es estar preparados desde el principio para realizar este tipo de intervenciones, y ofrecer en un solo procedimiento un diagnóstico acertado y el tratamiento más completo, evitando gastos y procedimientos.

Twitter
Suplementos y Especiales