“La decisión sobre el tratamiento corresponde a médico y paciente”

José Luis Andréu Presidente de la Sociedad Española de Reumatología
Herramientas
Madrid
|
04 may 2018 - 12:59 h
|

En algunas especialidades como la reumatología, los fármacos biológicos transformaron la realidad de los pacientes con el cambio de siglo. La pérdida de patente de buena parte de estos fármacos innovadores y la expansión de los biosimilares ha dibujado un nuevo escenario para pacientes y especialistas. José Luis Andréu, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER) repasa el posicionamiento sobre este tema de la sociedad científica. En unas semanas, el todavía presidente cederá el testigo al frente de la SER a Juan J. Gómez-Reino Carnota que es, entre otros cargos, investigador de la Fundación Ramón Domínguez en el Servicio de Reumatología, del Hospital Clínico de Santiago.

Pregunta. La Sociedad Española de Reumatología cuenta con un nuevo documento de posicionamiento sobre el uso de biosimilares, ¿cuáles son las principales novedades?

Respuesta. No hay demasiadas con respecto al primer posicionamiento. Entonces ya decíamos que dábamos la bienvenida a los agentes biológicos biosimilares porque iban a contribuir a mejorar la eficiencia del sistema sanitario, y eso nos interesa a todos. Enfatizábamos también sobre la idea de que esto no podía servir de excusa para que los pacientes fueran tratados por fármacos fuera del binomio médico-paciente.

La principal idea fuerza de este documento es que qué diana bloquear y con qué fármaco es algo que tienen que decidir el reumatólogo y su paciente. Si luego hay para este fármaco un agente biosimilar, fenomenal. Se tomará la decisión que sea mejor para el sistema.

Si el biosimilar es más económico que el agente biológico originario no vemos ningún problema en usarlo.

P. ¿Qué les preocupa entonces?

R. Estamos muy en contra de la sustitución masiva, sistemática, que decide una Comisión de Sanidad o una Comisión de Farmacia. Pensamos que esa no es la forma que brinda mayor seguridad y eficacia en el tratamiento de los pacientes con enfermedades reumáticas.

P. Una sustitución que, en la práctica, les consta que a veces se realiza sin contar con el paciente ni con el médico...

R. Cuando el fármaco se administra por vía intravenosa muchas veces el paciente no sabe ni siquiera que se ha producido ese cambio. En el resto de los agentes que son subcutáneos le van a dar otro medicamento y va a saberlo. En el otro caso no, el paciente llega al hospital de día, le ponen el agente que haya decidido la Comisión de Farmacia o la Consejería de Sanidad correspondiente y no se da cuenta de que está sufriendo una sustitución automática no ajustada a su caso individual.

P. ¿Qué matices hay que tener en cuenta?

R. En primer lugar, yo creo que son agentes con un perfil y eficacia muy favorables que hay que trabajar con mucho cuidado y experiencia clínica, con lo cual la decisión debe ser tomada por el médico y su paciente.

En segundo lugar, la legislación española prohibe expresamente que un farmacéutico cambie un agente biológico por otro, ni por cualquier otro agente. La prescripción se hace por marca.

P. En este documento, además, cuentan con el apoyo de un buen número de asociaciones de pacientes.

R. Ya lo teníamos, es un apoyo natural porque siempre en esto vamos de la mano de las asociaciones de pacientes. Los principales interesados en que sea el binomio médico-paciente en que sea así es el paciente, porque es su salud, y el especialista, porque es su responsabilidad.

P. ¿Qué han aportado los biosimilares en reumatología?

R. Conceptualmente nada, económicamente hace más eficiente nuestra actuación. En el paciente novo que no ha recibido ningún fármaco y se le va a poner un agente biológico y resulta que el biosimilar es más económico, lo razonable es emplear un biosimilar.

P. En esta especialidad hay una larga trayectoria en el uso de medicamentos biológicos, ¿qué ha supuesto?

R. Desde el año 2000. Ha significado que muchos pacientes que con los agentes químicos que utilizábamos no podían hacer una vida normal ahora no están curados, pero pueden hacerla.

P. ¿Qué peso tienen los agentes biológicos en el conjunto de pacientes de los reumatólogos?

P. Aproximadamente el 30 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide, artritis psoriásica o espondilitis anquilosante reciben algún tipo de terapia biológica.

P. ¿A día de hoy, qué tipo de fármacos son clave para esta especialidad?

R. En artritis reumatoide, los agentes antiTNF, los agentes anti-linfocitos B y los agentes anti interleucina 6. Hay un abanico muy amplio. Y ahora se han añadido agentes no biológicos, pequeñas moléculas con dianas prefijadas, que son los inhibidores de yak quinasas que, por lo que hemos visto en los ensayos de desarrollo, son agentes tan eficaces como los biológicos pero se administran por vía oral.

Twitter
Suplementos y Especiales