La epigenética se alza como una esperanza linfomas

Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
09 mar 2018 - 12:21 h
|

Las alteraciones epigenéticas se encuentran entre los biomarcadores que pueden llegar a tener un mayor impacto clínico en el campo de la oncohematología. Así se refleja en los datos presentados en el TAT International Congress que ha tenido lugar en París. En el encuentro se presentaron varios ensayos clínicos en fase I con inhibidores de BET e inhibidores de EZH2.

En cuanto a los primeros, Anastasios Stathis, jefe de la Unidad de Desarrollo de Nuevas Terapias del Instituto de Oncología del Sur de Suiza, asegura que han mostrado cierta actividad en leucemia, linfoma y carcinoma NUT. En este sentido, ya hay estudios que avanzan hacia donde va el futuro, mostrando actividad en el linfoma difuso de células B, con este tipo de inhibidores, como los ensayos con birabresib. Lo mismo ocurre con el carcinoma NUT. Los hallazgos preclínicos con inhibidores BET en este tumor pueden traducirse en actividad para estos pacientes.

Desde entonces, se han estudiado múltiples inhibidores de BET en ensayos clínicos y los resultados preliminares confirman que pueden ser eficaces. Aunque, como explica el experto, no está claro cuál puede ser el impacto clínico real de este tratamiento.

Hasta ahora, los tratamientos aprobados para el linfoma en los últimos cinco años tenían tasas de respuesta (en los ensayos iniciales) superiores al 30 por ciento, pero la actividad con inhibidores de BET es inferior al 30 por ciento. “La esperanza es identificar a los pacientes que se beneficiarían más y probar los inhibidores BET en combinación con otros tratamientos”, señala Stathis.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales