La longitud del telómero inducido se relaciona con la expresión del cancer

La Fundación Fernández-Cruz premia el trabajo de la directora del CNIO, María Blasco
Herramientas
Madrid
|
22 sep 2017 - 13:30 h
|

“La longitud del telómero inducido se relaciona con la expresión del cáncer. La células del cáncer son inmortales así que o las tenemos que copiar o ella (María Blasco) nos dirá que hacer”.

Con estas palabras, Arturo Fernández-Cruz, presidente del Comité Científico de FundaMed, ha presentado el trabajo de María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y jefa de laboratorio de Telómeros y Telomerasa, quien ha recibido el Premio XXXVI Lección Memorial Fernández-Cruz en reconocimiento a los avances que ha realizado en el alargamiento de la esperanza de vida.

María Blasco ha explicado durante su conferencia ‘Telómeros; nuevas dianas terapéuticas para cáncer y envejecimiento’ que “cáncer y envejecimiento” son dos procesos relacionados.

“En mi grupo de investigación estábamos muy interesados en saber porque cuando somos jóvenes no tenemos enfermedades y cuando envejecemos empieza a aparecer el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares...”, destaca la directora del CNIO.

Todas estas enfermedades tienen un síntoma en común “que es el proceso de envejecimiento” como consecuencia del “acortamiento de los telómeros”, añade la investigadora.

Inducir la Telomerasa

Según explica Blasco “hay mecanismos moleculares sobre los que podemos intervenir que tendrían que ser capaces de mantenernos durante más tiempo libres de enfermedad” y retrasar, por tanto, “no solo una sino varias patologías a la vez”.

“Los telómeros se acortan como consecuencia del proceso de división celular. Obviamente la naturaleza tiene un antídoto que se llama telomerasa”, continúa. En el CNIO trabajan para acelerarla e introducir “vectores asociados a la telomerasa para compensar las deficiencias de los adultos”. Además, gracias a los vectores que se están realizando, la telomerasa se introduce en el genoma, sin “darle ventaja al cáncer”, enfermedad que produce telomerasa.

En conclusión, “si retrasamos el acortamiento de los telómeros retrasamos la patología”, resalta la invesigadora.

Según Fernández-Cruz “cada vez conocemos mejor cómo los telómeros definen el riesgo de padecer cáncer y envejecimiento. Son en realidad nuestros guardianes para defendernos de una respuesta genética compleja que da lugar a la expresión de las enfermedades”. Ahora sabemos “que inducir la telomerasa hace posible la inmortalidad”, continúa el presidente de la Fundación. “Nosotros tenemos las herramientas para borrar la basura que se produce en nuestro ADN y permite que se originen las enfermedades. Solo falta aplicarlo en nuestra medicina”.

La investigadora ha recogido el galardón de manos del consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos y el presidente de la Fundación, Arturo Fernández-Cruz.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales