La reducción de la grasa corporal ayudaría a más de tres millones y medio de diabéticos a controlar su enfermedad

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, PronoKal Group insiste en modificar el abordaje de los pacientes diabéticos al perseguir la pérdida de grasa, y no de peso corporal global.
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
14 nov 2018 - 12:35 h
|

Más de tres millones y medio de españoles podrían controlar su diabetes si realizaran una pérdida de peso específicamente dirigida a reducir su grasa corporal. Este es el mensaje que PronoKal Group, empresa dedicada a la mejora de la salud y especializada en tratamientos de pérdida peso, lanza a través de su campaña de concienciación social “Pierde lo que realmente importa”, con motivo del Día Mundial de la Diabetes.

Esta campaña socio-sanitaria, dirigida a la población en general y a los médicos en particular, ha hecho llegar en los últimos meses a un centenar de médicos de toda España que tratan a pacientes con sobrepeso y obesidad (Endocrinos, médicos de Atención Primaria, Estéticos...) un bloque de 2kg de “grasa humana”. Se trata de una simulación efectista y muy realista, pero que persigue que médicos y pacientes tomen conciencia de ese órgano que es la grasa, de cómo puede influir en la salud de las personas y de la importancia de promover específicamente su pérdida, preservando la masa muscular. Ahora, en este marco tan señalado, la compañía da un paso más para resaltar que realizar ese cambio de paradigma permitiría ayudar a reducir las cifras de pacientes con diabetes tipo 2.

<p>La reducción de la grasa corporal ayudaría a más de tres millones y medio de diabéticos a controlar su enfermedad</p>

¿Por qué hay que buscar la pérdida de grasa?

En los últimos 30 años, multitud de investigaciones han permitido demostrar que la grasa corporal, especialmente la situada en el abdomen, funciona como un órgano endocrino, que puede ser responsable de la aparición de enfermedades cardiometabólicas (como la diabetes tipo 2), de la gestión del apetito o incluso de la aparición de algunos tipos de cánceres. Por lo que elegir un tratamiento que específicamente aborde la obesidad desde esa perspectiva, puede ser muy efectivo.

Precisamente, los resultados de un estudio publicado que comparaba la efectividad de tres métodos de pérdida de peso, (una dieta cetogénica baja en grasa, una dieta hipocalórica convencional y la cirugía bariátrica), respaldan la necesidad de ese cambio en el tratamiento de la obesidad y el beneficio que esto puede comportar específicamente a pacientes con resistencia a la insulina. El estudio muestra que la dieta cetogénica baja en grasas es el tratamiento que presenta grandes ventajas en relación con las otras dos metodologías de pérdida de peso. Concretamente, ésta demuestra una mejora en los valores analíticos del índice HOMA, un índice médico para predecir el riesgo de progresión del paciente a padecer una diabetes tipo 2. Según este estudio, la dieta cetogénica no solo ofrece una reducción significativa de peso a expensas mayoritariamente de grasa, sino que es el tratamiento que mejor y más rápidamente disminuye la resistencia a la insulina (-3,5 DC vs -1,9 DH y -1,3 CB), para alcanzar unas cifras normalizadas (HOMA < 2).

De hecho, otra investigación clínica que comparaba la eficacia de una dieta cetogénica baja en grasas específica para pacientes con diabetes tipo 2 o prediabetes en comparación con una dieta hipocalórica convencional (estudio DiaproKal), mostró que la dieta cetogénica consigue reducir casi el doble los niveles de la HbA1c que el grupo de dieta hipocalórica (0,88% vs 0,46%) y que el 46,2% de los pacientes consigue normalizar su azúcar en sangre (<100 mg/dl), un porcentaje 3 veces superior al que consiguió normalizarla siguiendo una dieta hipocalórica tradicional.

Asimismo, datos de otra reciente investigación española, publicada en este caso en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (JCEM), respaldan también este cambio de tendencia. El estudio muestra cómo los tratamientos multidisciplinares de pérdida de peso de PronoKal Group (que incluyen actividad física, un pauta dietética cetogénica baja en grasa con seguimiento en todo momento por el médico y la dietista-coach), hacen perder peso a expensas de grasa y además preservan la masa muscular: de los pacientes en estudio, por cada 20 kg de peso perdidos de media, 18,2 kg son de grasa. Es decir, el tratamiento consigue que más del 90 por ciento del peso que pierde el paciente sea de masa grasa específicamente. Y lo que es más importante aún, muestra una mayor especificidad por la grasa visceral, pues los pacientes en estudio lograron una pérdida del 56 por ciento de la grasa visceral inicial.

Twitter
Suplementos y Especiales