La SER se vuelca en proyectos para profundizar en autoinmunes sistémicas

El tratamiento del síndrome de Sjögren podría pasar por combinar fármacos contra distintas dianas
Herramientas
Barcelona
|
24 feb 2017 - 15:00 h
|

Se están realizando ensayos clínicos con inhibidores de las proteínas-cinasas para el tratamiento del lupus

La SER prevé extender a nivel nacional el registro retrospectivo de miositis idiopáticas de Madrid

La Sociedad Española de Reumatología (SER) apuesta fuerte por sus diferentes proyectos para conocer mejor la realidad de los pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS). Así ha quedado de manifiesto durante el primer día del 5º Simposio de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas, celebrado en A Coruña y que ha reunido a aproximadamente 300 reumatólogos de toda España, es decir, uno de cada cuatro de los 1.200 especialistas del país.

En este sentido, José Luis Andréu, presidente de la SER, ha destacado el proyecto RelesSER, que tiene como objetivo principal caracterizar a los pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) de España. Este registro, como señaló Andreu, “es el más grande que se ha realizado nunca a nivel mundial, ya que incluye a más de 4.000 pacientes que se están evaluando de forma prospectiva”. Este proyecto permite obtener una “foto fija” de los pacientes desde que se incluyen en el mismo para luego observar cómo evolucionan. “Estamos caracterizando cómo afecta el lupus al riñón y cuáles son los factores de riesgo para sufrir insuficiencia renal o sepsis graves, así como la influencia de las comorbilidades cardiovasculares —ha comentado Andréu—. Estamos viendo que los factores de mal pronóstico son que se produzca afectación en el riñón, en el sistema nervioso central y en otros órganos mayores”.

En cuanto a los nuevos fármacos que pueden llegar para combatir el lupus, Joaquim Polido Pereira, del Servicio de Reumatología del Hospital de Santa Maria de Lisboa, Portugal, señaló que los ensayos clínicos con rituximab (comercializado por Roche como MabThera) están dando “resultados positivos en algunos trabajos pero negativos en otros”. Como recordó Andréu, recientemente ha llegado belimumab (Benlysta, de GSK) para el tratamiento de esta patología. “Y, en los casos de pacientes más refractarios, que no han respondido a inmunosupresores químicos, tenemos la posibilidad de emplear rituximab fuera de ficha técnica”. Este experto también explicó que se están realizando estudios con inhibidores de las proteínas-cinasas en esta patología.

Síndrome de Sjögren

Otro de los registros en marcha de la SER está enfocado en Sjögren. La coordinadora de este registro, Mónica Fernández Castro, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Infanta Sofía, detalló que no hay un tratamiento específico para esta enfermedad, “que afecta a las glándulas exocrinas, sobre todo lagrimales y salivales, y produce en muchos casos un síndrome seco”. Además, esta enfermedad puede acabar afectando a cualquier órgano.

El registro de la SER incluye a 437 pacientes con síndrome primario de 33 centros de todo el país. “La mayoría de los pacientes son mujeres de más de 50 años con síndrome seco y serológicamente positivas”, explicó Fernández. Entre los síntomas más frecuentes, destacan la afectación articular (30 por ciento), la fatiga (20 por ciento) y la afectación de órgano mayor (5 por ciento).

La dificultad para desarrollar terapias específicas contra este síndrome es que su fisiopatología es muy compleja. Ahora se está ensayando con rituximab, belimumab, tocilizumab, abatacept (Orencia, de BMS) y tocilizumab (RoActemra, de Roche), que está dirigido contra la interleucina-6 (IL-6), entre otras moléculas. “Aunque el futuro del tratamiento podría pasar por la combinación de fármacos que se dirijan contra distintas dianas”, señaló esta experta.

Miositis idiopáticas

En cuanto al registro retrospectivo de miositis idiopáticas de la Comunidad de Madrid (Remicam), Laura Nuño Nuño, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario La Paz, comentó “que incluye 478 pacientes y ahora queremos extenderlo a nivel nacional y hacer también un registro prospectivo”. Entre los principales datos de Remicam, Nuño comentó “que se ha observado una mortalidad del 28 por ciento, debida, sobre todo, a infecciones y cáncer”. Además, los pacientes que presentan otra EAS tienen peor pronóstico.

Twitter
Suplementos y Especiales