La terapia citotóxica habitual es necesaria y permanece presente

La nueva clasificación de tumores del SNC propuesta por la OMS, a debate
Herramientas
Madrid
|
07 oct 2016 - 15:00 h
|

“Con toda probabilidad la inmunoterapia se tendrá que combinar con terapias convencionales, porque probablemente esto fortalezca la capacidad de acción de muchos medicamentos”. Así lo aseguró el jefe del Servicio de Anatomía Patológica del MD Anderson Madrid, Juan Fernando García, en el marco del encuentro científico ‘Avances en el Diagnóstico de la patología molecular en la Era de la Terapia Personalizada en Cáncer’.

Tras la publicación de resultados positivos de fármacos como nivolumab (Opdivo, de BMS) para cáncer de pulmón no microcítico de histología escamosa (CPNM) localmente avanzado o metastásico y melanoma avanzado (irresecable o metastásico); o pembrolizumab (Keytruda, de MSD) también para CPNM localmente avanzado o metastásico; la inmunooncología va adquiriendo cada vez más protagonismo.

No obstante, y aunque existen numerosas investigaciones en marcha para seguir descubriendo hasta dónde se puede acceder con la inmunoterapia, las terapias convencionales seguirán presentes en el abordaje del cáncer, tal y como reiteraron los expertos durante el encuentro.

“La terapia citotóxica convencional va a seguir estando y siendo necesaria”, en la práctica clínica diaria, destacó García, además de señalar que confía en que próximamente se puedan tener datos que permitan corroborar la eficacia de esta para el tratamiento del cáncer de páncreas. “Una patología para la cual los especialistas no contamos con terapias eficaces”, lamentó García.

Conocer más y mejor los tumores

Otro de los aspectos abordados durante la reunión fue la nueva clasificación de tumores del Sistema Nervioso Central (SNC), que por primera vez se ha realizado atendiendo no solo a su histología, sino también a parámetros moleculares.

“En los últimos años, se ha avanzado en la comprensión de los mecanismos moleculares de estos tumores y se han podido conocer marcadores muy relevantes que nos permiten subclasificar algunos tumores”, explicó García, que hizo referencia a dicha clasificación propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ejemplo que dio el facultativo fue el del glioblastoma. La identificación de algunos mecanismos de esta enfermedad, como las mutaciones en IDH1 e IDH2, permiten subdividir a los pacientes “en dos categorías diagnósticas “muy diferenciadas y que van a necesitar dos abordajes de tratamiento y seguimiento muy diferentes”, apostilló.

“Ahora podemos empezar a entender por qué unos pacientes con glioblastoma viven meses y otros, en cambio, viven años y ofrecer terapias más personalizadas”, agregó, al tiempo que destacó que en la actual clasificación se han añadido nuevas neoplasias recientemente identificadas y se han suprimido otras entidades que ya no tienen importancia diagnóstica y/o biológica.

En línea con García, Joseph Khory, Division of Pathology/Lab Medicine de MD Anderson Houston, apuntó que “solo se puede alcanzar el tratamiento correcto, con el diagnóstico correcto”.

“Cuanto más avanzamos en el conocimiento del cáncer, más cuenta nos damos de que no existe una única vía para solucionarlo”, sino que hay multiples aproximaciones que deben ser analizadas desde múltiples perspectivas, indicó el patólogo. Además, al tiempo que habló de las terapias dirigidas y las opciones citotóxicas, señaló que la inmunoterapia es una de las opciones “más prometedoras, pero no el único modelo” para salvar todos los obstáculos que se presenten en oncología.

Al hablar de inmunoterapia se hace referencia a la detección de marcadores, las células tumorales y también al microambiente tumoral.

Para García, es fundamental entender que los tumores no son una estructura rígida, sino plástica y compuesta por muchos elementos —los vasos, las células inmunitarias, el estroma, el colágeno, etc.— y todo actúa de “una forma dinámica y cambiante y a la vez modificable por la terapia”.

Finalmente, Joxel García, Executive Director of the Cancer Prevention and Control, MD Anderson Cancer Center de Houston, hizo hincapié en la democratización de la data. “Compartir el conocimiento que se adquiere con todos los miembros de MD Anderson facilitará y agilizará cualquier descubrimiento que se pueda producir en diferentes campos de la oncología”, resaltó.

Twitter
Suplementos y Especiales