Más cerca de una estrategia terapéutica para pacientes con CPRC no metastásico

Hasta ahora no había opciones terapéuticas en el cáncer de próstata resistente a catastración no metastásico
Herramientas
Madrid
|
16 feb 2018 - 14:17 h
|

El Simposio de Cáncer Genitourinarios (ASCO GU 2018), que tuvo lugar la semana pasada en San Francisco, despejó lagunas en algunos tipos de tumores como el cáncer de próstata resistente a la catastración (CPRC) no metastásico (M0) para los que hasta ahora no había opciones terapéuticas.

Una de las novedades de este encuentro fueron los resultados del ensayo en fase 3 Spartan, que revelan que apalutamida reduce significativamente el riesgo de metástasis o de muerte en un 72 por ciento, y mejora la mediana de la supervivencia libre de metástasis.

Como ha explicado a GM el jefe del Servicio de Urología del Hospital de Jerez, Álvaro Juárez, los resultados de este inhibidor del receptor androgénico de última generación son fundamentales en un contexto en el que no existe tratamiento para los pacientes con cáncer de próstata resistente a catastración no metastásico.

“Los resultados de Spartan ha demostrado que los pacientes permanezcan en el estadio M0, durante una media de 40 meses. Una barbaridad si tenemos en cuenta que se encuentran en la etapa final del cáncer de próstata”, señala, al tiempo que indica que el grupo con placebo del ensayo tardaban en desarrollar metástasis alrededor de 15 meses.

Tras la aparición de metástasis ya hay opciones terapéuticas, desde el 2013, que han demostrado eficacia en parar la progresión. A juicio de Juárez es el inicio de la cronificación del cáncer de próstata. “No lo vamos a curar pero lo vamos a cronificar”, subrayó.

Hasta ahora, los pacientes sin metástasis tenían que esperar a desarrollarla para recibir el tratamiento. Como asegura Juárez, en el cáncer de próstata quien marca la enfermedad es la metástasis, por lo que evitar su desarrollo durante 40 meses de media es “importantísimo”. A partir de la metástasis, la salud del paciente, y su pronóstico cambian de manera drástica,

Con apalutamida, molécula desarrollada por Janssen, el nivel de PSA también baja de manera considerable, por lo que “psicológicamente para el paciente es un factor fundamental”.

Por otra parte, el ensayo clínico también ha demostrado que la calidad de vida de los pacientes que estaban con el tratamiento activo, no empeoraban en relación con el grupo de placebo.

Además, Juárez ha sido el máximo reclutador a nivel nacional y el segundo reclutador a nivel mundial del estudio, el que han colaborado 332 centros de 26 países de Norteamérica, Europa, Asia-Pacífico y Australia. Precisamente, de Jérez han participado 17 pacientes.

Con todo, los datos de Spartan se han utilizado como base para presentar una solicitud de autorización de comercialización para apalutamida a la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Sinergias entre estatinas y abiraterona

Por otra parte, durante el Congreso se presentó un análisis sobre el uso de estatinas y abiraterona (comercializada por Janssen como Zytiga).

En la actualidad, ya se está investigando sobre si estos medicamentos para la hipercolesterolemia mejoran la supervivencia en determinados cánceres.

Guillermo de Velasco, oncólogo médico del Hospital 12 de Octubre, ha analizado post-hoc todos los datos en base a los estudios pivotales disponibles (COU-AA-301 y COU-AA-302) de registro con Zytiga tanto en prequimioterapia como en postquimioterapia en CPRC.

Como indica De Velasco, a través de una propuesta que se hizo al Proyecto YODA de la Universidad de Yale, y gracias a la cesión de los datos por parte de la compañía, se ha podido investigar las resistencias de las estatinas y el cáncer de pulmón en los ensayos clínicos con Zytiga. “Hay datos que muestran que la estatina puede tener un efecto protector en muchas enfermedades y la evidencia en cáncer de próstata es creciente”, apunta. En este sentido, hay modelos preclínicos que hablan de la capacidad antitumoral por múltiples mecanismos básicos. La ventaja de este análisis, como aclara De Velasco, es que ha sido en base a ensayos clínicos en los que toda la información está perfectamente recogida.

Lo que los investigadores han detectado es que pacientes tratados con abiraterona y estatinas tienen mejor supervivencia. A partir de ahora habrá que seguir investigando para ver “si existen sinergias entre estos dos fármacos, y si es un efecto que ocurre en todos los pacientes con CPRC”. A falta de seguir replicando estudios, el oncólogo remarca que este análisis no da pie a decir que se le de una estatina a un paciente con cáncer de próstata tratado con Zytiga. “Este estudio demuestra que aquellos pacientes que están con abiraterona y con estatinas viven más”, remarca.

Twitter
Suplementos y Especiales