Más cerca de una vacuna para los virus respiratorios más graves en niños

Anualmente 34 millones de niños sufren una infección grave por el VRS y unos 5-8 millones por el MNV
Herramientas
Madrid
|
02 mar 2018 - 12:15 h
|

El virus respiratorio sincitial (VRS) y el metaneumovirus (MNV) humano son dos virus muy parecidos tanto clínicamente como biológicamente, que están agrupados en la misma familia de virus, la familia Pneumoviridae. Ambos virus (sobre todo el VRS) son la causa principal a nivel mundial de la mayoría de las infecciones respiratorias graves (principalmente bronquiolitis y neumonías), que ocurren preferentemente en los meses de invierno, en niños menores de cinco años y sobre todo en los dos primeros años de vida.

Trabajos recientes indican que anualmente 34 millones de niños sufren una infección grave por el VRS y unos 5-8 millones por el MNV. Aproximadamente un 10 por ciento de esas infecciones requieren hospitalización y son causa de hasta 200.000 muertes al año, sobre todo en países en vías de desarrollo.

Las reinfecciones en adultos son frecuentes, aunque menos graves, pero recientemente se ha puesto de manifiesto la gravedad de las infecciones por el VRS y el MNV en ancianos y en adultos inmunocomprometidos, principalmente receptores de trasplantes de órganos o de médula ósea.

Recientemente se ha publicado un nuevo estudio supone un avance substancial para la consecución de una vacuna única que proteja frente a ambos virus. El trabajo “Chimeric Pneumoviridae fusion proteins as immunogens to induce cross-neutralizing antibody responses” se publica en la revista EMBO Molecular Medicine.

En el laboratorio de Referencia e Investigación en Virus Respiratorios del Centro Nacional de Microbiología y del Ciber de Enfermedades Respiratorias se han obtenido proteínas F quiméricas que tienen parte de la proteína del VRS y parte de la proteína del MNV. Cuando se inoculan esas proteínas quiméricas a ratones de laboratorio se induce la producción de anticuerpos que protegen frente a los dos virus, abriendo la posibilidad de desarrollar una vacuna “universal” frente a esos dos importantes patógenos humanos.

Estos trabajos derivan de años de estudio en los que se ha podido resolver la estructura atómica de la proteína F de los virus VRS y MNV y en los que el laboratorio dirigido por José A. Melero ha tenido un papel significativo, junto con los laboratorios de Barney Graham y Peter Kwong (National Institutes of Health, Bethesda, USA) y Jason McLellan (Geisel Medical School, Dartmouth, Hanover, USA). El conocimiento detallado de la estructura de esas proteínas ha permitido llevar a cabo lo que se ha venido en llamar “diseño de vacunas basadas en estructuras”. Es decir, a partir de las estructuras de las proteínas, se cambia mediante ingeniería genética las propiedades de las mismas para mejorar sus propiedades inmunogénicas. Este mismo tipo de aproximación se está llevando también a cabo actualmente para conseguir vacunas “universales” frente al virus de la gripe o frente al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), por citar algunos ejemplos, para protejer frente a un amplio número de variantes de esos virus.

Twitter
Suplementos y Especiales