No existe evidencia científica sobre el impacto de edulcorantes en la microbiota

Herramientas
Madrid
|
21 jul 2017 - 15:09 h
|

En los últimos meses el debate sobre la utilización de edulcorantes en lugar de azúcares refinados se ha puesto en duda. Diversas informaciones recientes aparecidas en medios de comunicación habían advertido de que podrían producir cambios nocivos en la microbiota.

“Es algo que se encuentra en estudio todavía y no podemos decir que los edulcorantes pueden resultar perjudiciales para la salud. De momento hay que ver qué cantidad de edulcorante podría resultar nociva y qué tipo concreto. Hay una gran cantidad de edulcorantes y no todos son iguales. De momento no hay estudios que determinen hasta qué punto son importantes o no para la microbiota”, advirtió Ascensión Marcos, presidenta de la Sociedad Internacional de Inmunonutrición (ISIN por sus siglas en inglés) y profesora e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en una entrevista durante décimo aniversario del Simposio Internacional en Inmunonutrición.

La experta subrayó que aún queda mucho camino por recorrer. “La microbiota es una rama nueva dentro de la investigación y de ningún modo se puede decir que hay algo en particular que esté generando un beneficio o un perjuicior”.

Marcos lamentó que se esté “elucubrando demasiado”. Esta situación ha provocado un considerable volumen de desinformación.

El principal problema que encuentran los investigadores para avanzar en este campo es la falta de recursos económicos y financiación “no solo por parte de las administraciones, sino también por parte de la industria”. Pero la investigación en este campo entraña una serie de dificultades añadidas. “Además en principio es muy complicado saber cómo un ingrediente en particular puede tener un efecto determinado. Hay que elegir a personas sometidas a una dieta similar y analizar sus hábitos de vida, actividad física, calidad y cantidad de sueño, estrés... Son muchos factores determinantes de estilo de vida que están incidiendo en el estudio de biomarcadores para saber el efecto de un ingrediente concreto, en este caso de edulcorantes, en el metabolismo, no solo en la microbiota. Tenemos los medios, pero carecemos de medios económicos”, indica.

En este momento “tenemos varios estudios abiertos en adolescentes y niños con sobrepeso y obesidad, también en adolescentes con síndrome de Down y si su sobrepeso puede ser nocivo y estamos estudiando en adultos y otro más sobre microbiota. Hemos visto cómo distintas cantidades de alcohol pueden variar la composición de la microbiota”, concluye.

Twitter
Suplementos y Especiales