Nueva técnica para detectar la zona de cicatriz postinfarto

Mayor exactitud con el mapeo de impedancia eléctrica con electrocatéter intracardiaco
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
02 mar 2018 - 12:14 h
|

Un grupo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (Cibercv) han descrito una nueva técnica para identificar zonas de cicatriz en pacientes con infarto de miocardio mediante mapeo endocardio de la impedancia eléctrica tisular.

“Es una técnica que consiste en medir la resistencia eléctrica de los tejidos con el mismo catéter que se utiliza para tratar las arritmias. Este sistema permite localizar las zonas de infarto y de fibrosis con mayor fidelidad”, resume a GM, Juan María Cinca Cuscollola, director del grupo de este trabajo en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

El mapeo de la impedancia eléctrica con electrocatéter intracardiaco permite detectar zonas de fibrosis postinfarto con mayor exactitud que la técnica actual de medida del voltaje de los electrogramas locales.

En un estudio preclínico realizado en un modelo porcino de infarto de miocardio crónico se evidencia que este procedimiento, teóricamente, no está influenciado por cambios en la secuencia de activación cardíaca.

“En la práctica clínica cuando se hace un mapeo de los pacientes con arritmias, si en un momento dado cambia su ritmo, hay que repetir todo el mapeo. En cambio, con el sistema que nosotros hacemos al medir la resistencia eléctrica esto no cambia y es independiente de si el enfermo está en un ritmo normal o en una taquicardia. Da mucha mayor seguridad a la hora de elegir el lugar para aplicar la corriente”, explica el investigador.

En investigaciones previas revelaron que esta impedancia es menor en la cicatriz del infarto que en el miocardio normal, y esta circunstancia permite el reconocimiento de la región necrótica.

“Esta investigación viene de un trabajo que tenemos con la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y llevamos más de 25 años trabajando en esta línea. Hemos descrito como es el infarto de miocardio en relación a la resistencia eléctrica y de qué forma se puede identificar”, continúa el especialista.

“Todo el trabajo que hemos hecho estos años ahora lo podemos aplicar al catéter y cuando el catéter está en contacto dentro del corazón podemos ver si está tocando tejido normal o si está tocando zonas de fibrosis”, añade el experto.

La nueva técnica podría empezar a ponerse en práctica en los hospitales a finales de año.

“Hemos construido ya un sistema para aplicación clínica, así que el prototipo ya lo tenemos construido y también tenemos el permiso del Comité de Ética para hacer este estudio en humanos. Será como un ensayo clínico pero en un reducido numero de pacientes. Yo creo que en un par de meses lo podremos iniciar”, destaca el investigador.

Este estudio del Cibercv es el primero de sus características en analizar la capacidad de reconocer áreas de cicatriz de infarto utilizando un enfoque basado en la medición del catéter de la impedancia eléctrica, una propiedad del corazón que está influida por las características estructurales intrínsecas del tejido.

“Para el futuro, aunque esto no lo hemos desarrollado, este trabajo también podría servir para detectar zonas de fibrosis anormales en la aurícula tras un infarto auricular. Pero esto tiene que ser para los próximos años. Ahora digamos que el trabajo que hemos publicado se refiere al ventrículo”, subraya Juan María Cinca.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales