Ocrelizumab reduce en un 25% la progresión de la enfermedad en EMPP

La CE acaba de aprobar el nuevo fármaco para pacientes con esclerósis múltiple primaria progresiva
Herramientas
Madrid
|
19 ene 2018 - 12:49 h
|

Hace unos días que la Comisión Europea (CE) autorizaba ocrelizumab (comercializado por Roche como Ocrevus).

Una buena noticia para los pacientes afectados con formas activas de esclerosis múltiple en brotes definida por sus características clínicas o a través de imagen; y para los pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva (EMPP) temprana. “Va a ser el primer tratamiento que hay para la EMPP y eso es muy importante porque antes lo único que le dábamos era esperanzas”, explica a GM Celia Oreja, jefa de Sección de Neurología y responsable de la Unidad de EM del Hospital Clínico San Carlos.

“Los resultados del ensayo en primaria progresiva han demostrado que se reduce la progresión de la enfermedad, en un 25 por ciento y esto es muy importante porque a un paciente que se le reduce la progresión de la discapacidad contribuye a que no tenga problemas de la marcha, con lo cual mejora su calidad de vida, su capacidad de seguir trabajando y aumentan sus posibilidades de poder seguir caminando”, añade la neuróloga.

Ocrelizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado diseñado para actuar selectivamente sobre los linfocitos B CD20-positivos.

“En cuanto al segundo factor importante es que es el primer fármaco cuyo mecanismo de acción es sobre las células B. Hasta ahora todos los medicamentos que eran para esclerosis múltiple actuaban sobre las células T y sobre las células T y B pero no había ningún medicamento que actuara sobre las células B”, continúa Celia Oreja.

Los estudios preclínicos han señalado que ocrelizumab se une a las proteínas de las células CD20 presentes en determinadas células B, pero no en las células madre ni en las plasmáticas, y por tanto se podrían preservar funciones importantes del sistema inmune.

“Hace unos años se vio que las células B juegan un papel muy importante en lo que se llama la patogenia de la esclerosis múltiple en el desarrollo de la enfermedad y este va a ser el primer tratamiento que va a tener justo un efecto sobre las células B. Va a tener un mecanismo de acción muy distinto a lo que teníamos y por lo menos en el estudio se ha visto que los resultados eran muy buenos y con menos efectos secundarios”, puntualiza.

Los efectos secundarios más comunes asociados en todos los estudios de Fase III fueron reacciones en el lugar de la infusión e infecciones del tracto respiratorio superior, que fueron en su mayoría leves o moderadas.

Ocrelizumab se administra por infusión intravenosa cada seis meses; la primera dosis, en dos infusiones de 300 mg administradas con dos semanas de diferencia, y las posteriores, en una única infusión de 600 mg.

Con lo cual los pacientes “acuden al hospital solo dos veces al año y esto también aumenta la comodidad de los pacientes para que puedan combinar mejor su vida”, añade la especialista.

Ocrelizumab acaba de ser aprobado en Europa y se espera que se empiece a comercializar en Alemania en breves. En España aún tiene que pasar Agencia Española de Medicamentos.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales