Trasplantes incompatibles para aumentar el número de donantes

El Hospital Gregorio Marañón ha realizado el primer trasplante cardiaco infantil ABO incompantible
Herramientas
Madrid
|
26 ene 2018 - 13:35 h
|

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha realizado el primer trasplante cardiaco infantil AB0 incompatible que se ha llevado a cabo en España, haciendo posible que un bebé reciba un corazón de un donante con un grupo sanguíneo distinto al del receptor.

El éxito de esta intervención va a permitir incrementar en número de donantes en España. “Nosotros somos un centro dónde realizamos trasplante cardiaco infantil pero lo que nos ha movido a dar este salto son los problemas que hay para los menores que necesitan un corazón. La Organización Nacional de Trasplantes es la que mayor tasa de donantes tiene de todo el mundo pero para los bebés no hay. Por lo que necesitábamos abrir programas que nos permitan buscar otros donantes”, cuenta a GACETA MÉDICA, Manuela Camino, jefa de la Unidad de Trasplante Cardiaco Infantil. “La cantidad de donantes anuales de menos de un año era de cuatro al año”, añade.

Gracias a la implantación de un Programa de Trasplante AB0 Incompatible ahora es posible realizar un trasplante de corazón en un bebé valiéndose de que los niños nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo (isohemaglutininas) y se mantienen en niveles bajos hasta los 15 meses.

“Para implantar un corazón hace falta que tengan un peso adecuado para que quepa en el tórax y que exista compatibilidad de grupo entre el corazón del donante y el grupo sanguíneo del receptor”, continúa la especialista. “Pero en los bebés no es posible porque ellos tienen una peculiaridad, y es que no han empezado a formar los anticuerpos. Este intervalo de tiempo que tenemos hasta los 15 meses de edad nos permite que el requisito de compatibilidad no sea necesario. Pero para poner esto en marcha hace falta toda una estrategia en quirófano” y ahí es donde entran los profesionales del Banco de Sangre.

“Lo que hacemos es medir esas defensas y la incompatibilidad para asegurarnos, antes de dejar el órgano incompatible, de que no va a existir ninguna posibilidad de rechazo. Esa medición se hace con una técnica concreta de laboratorio y se trasmiten los resultados al quirófano directamente”, subraya a GM, el jefe del servicio de Transfusión del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Javier Anguita. “En caso de que hubiera esos anticuerpos lo que hacemos es comunicarlo a los perfusionistas y ellos procederían con un circuito extracorpóreo para retirar esas defensas que están en el cuerpo del receptor”, añade.

Formación y entrenamiento

Esta intervención “ha supuesto un tiempo de formación y un entrenamiento por parte de nuestro equipo de perfusión infantil para que la técnica se pueda realizar en un tiempo tan corto como 7-8 minutos”, puntualiza Camino.

“Nosotros hemos formado a más de 300 profesionales en cuanto al conocimiento de este equipo de trasplantes por la peculiaridad que supone la administración de los productos sanguíneos: plasma y plaquetas de un grupo libre de anticuerpos contra un grupo sanguíneo”.

Dentro de este numeroso grupo de sanitarios se encuentran los profesionales, tanto médicos como de personal de enfermería, del Área del Corazón Infantil y los servicios de Neonatología, Anestesia, UCI Pediátrica y Banco de Sangre.

El trasplante se ha realizado a una niña de cinco meses con una cardiopatía congénita severa que evoluciona favorablemente. Con cinco kilos de peso surgió una oferta de donación, con lo que se activó el protocolo de trasplante AB0 Incompatible con todo el equipo de trasplante cardíaco, además del Servicio de Transfusión.

El equipo de Cirugía Cardiaca Infantil que dirige Juan Miguel Gil Jaurena trasplantó con éxito el corazón el día 9 de enero.

Los profesionales consiguieron la implantación con un tiempo de isquemia, corazón parado, de 230 minutos (menos de 4 horas), lo que permitió que el corazón implantado tuviese una función excelente. Actualmente, el bebé se encuentra bien, ingresado en la UCI Pediátrica, evolucionado favorablemente y con una muy buena función cardiaca.

Los niños nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo y se mantienen bajos hasta los 15 meses

El trasplante se ha realizado

a una niña de cinco meses

con una cardiopatía congénita severa

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales