Tratamientos poco agresivos durante un tiempo prolongado en LCCT CD30+

Brentuximab vedotina en pacientes que expresan este marcador proporciona una respuesta duradera
Herramientas
Madrid
|
27 abr 2018 - 12:43 h
|

Uno de los últimos avances en patología linfoide cutánea llega de la mano del desarrollo de brentuximab vedotina. A principios de año el Comité de Medicamentos para Uso Humano de la Agencia Europea del Medicamento emitía una opinión positiva sobre la ampliación de la autorización de comercialización de este fármaco, desarrollado por Takeda, y recomendaba su aprobación para el tratamiento de pacientes adultos con llinfoma cutáneo de células T (LCCT) que hayan recibido previamente al menos un tratamiento sistémico. BV combina un anticuerpo y un fármaco que actúa sobre los CD30+, que se expresan en alrededor de la mitad de pacientes con esta patología.

La aportación de esta terapia ha sido uno de los avances analizados en el último curso sobre patología linfoide cutánea, celebrado recientemente en la Fundación Jiménez Díaz.

Pablo Luis Ortiz Romero, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid y Catedrático de Dermatología de la Universidad Complutense de Madrid, asegura que, como mínimo, su llegada supondrá, de entrada “una opción más de tratamiento para pacientes que tienen un linfoma que compromete la vida del paciente y que llega un momento en el que no se cuenta opciones de tratamiento, ya que tiene una evolución lenta”. Ortiz subraya entre sus ventajas que en pacientes que expresen en superficie el marcador CD30 es altamente eficaz, y tienen una respuesta muy duradera, por lo que resulta un tratamiento muy atractivo para este tipo de pacientes. “Tiene una gran eficacia, una toxicidad bastante aceptable y además una eficacia más duradera en el ensayo clínico fundamental que los comparadores”, subraya el dermatólogo, que añade que todos los especialistas que se dedican a ello están “deseando tenerlo disponible en la clínica”.

Al menos un tratamiento sistémico

El experto matiza que la indicación es que estos pacientes hayan recibido al menos un tratamiento sistémico, una condición que cumplen gran parte de los pacientes, ya que la mayoría de los que presentan micosis fungoide en cuanto empiezan a tener fases más avanzadas, comienzan a ser tratados con tratamientos sistémicos, incluso en fases precoces que no responden a primeras líneas de tratamientos dirigidos a la piel. “Es fácil que estos pacientes hayan tenido ya hasta cuatro líneas de tratamiento antes de necesitarlo”, añade.

El especialista asegura que aunque todavía queda mucho trabajo por delante, la situación de estos enfermos ha cambiado sustancialmente en los últimos años. “Cuando empecé —recuerda Ortiz— no teníamos mucho que ofrecer al paciente, apenas interferón y quimioterapia, y hoy sabemos que la quimioterapia en estos pacientes responde muy bien al principio, se limpian, pero en meses vuelve a brotar y es completamente inmanejable”.

“En todo este tiempo, —concluye — hemos aprendido que lo mejor es mantener tratamientos poco agresivos durante un tiempo prolongado, que mantengan pocas lesiones en la piel. En esta línea, consideramos que brentuximab vedotina puede aportar muchas cosas”.

Twitter
Suplementos y Especiales