Ultrasonidos para eliminar el cáncer de próstata

Al no haber incisión quirúrgica el paciente no necesita ser hospitalizado para la intervención
Herramientas
Madrid
|
17 nov 2017 - 13:18 h
|

Uno de cada siete hombres será diagnosticado con un cáncer de próstata a lo largo de su vida, según indican las estadísticas de la Asociación Europea de Urología (EAU).

A pesar de que la cirugía radical para extirpar la próstata es el tratamiento más recomendado para cánceres localizados, este tiene un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes relacionados con la incontinencia urinaria y la sexualidad.

Para prevenir estas posibles secuelas, la nueva técnica de ultrasonidos focalizados por vía transuretralde (ResoFus) permite eliminar el cáncer de próstata sin dañar ni los nervios ni el tejido sano de alrededor, logrando así un menor impacto en la función eréctil y urinaria y, en consecuencia, un menor impacto psicológico.

“El tratamiento del cáncer de próstata mediante cirugía convencional falla en dos puntos que suponen graves consecuencias para la calidad de vida del hombre: la incontinencia urinaria y la disfunción eréctil. Ahora, con ResoFus es posible preservar los nervios de la región, y por consiguiente permite que el paciente tenga un mayor dominio de sus funciones sexual y urinaria después del tratamiento”, explica Marc Serrallach, urólogo del centro Médico ResoFus Alomar de Barcelona.

El 81 por ciento de los pacientes padece disfunción eréctil después de someterse a la cirugía convencional.

Por otro lado, el 16 por ciento de los pacientes sometidos a cirugía convencional presenta síntomas leves de incontinencia urinaria, un 34 por ciento moderados y el 35 por ciento severos, según un estudio publicado en el Journal of Social and Clinical Psychology.

Algunos hombres viven la incontinencia como una humillación, con angustia ante la posibilidad de mancharse o de oler y un gran temor a tener que usar una sonda o pañales”, explica Serrallach.

Otra de las ventajas de este tratamiento es su carácter ambulatorio, dado que no es necesario realizar ninguna incisión que implique revisiones post-operatorias. Los ultrasonidos de alta frecuencia son dirigidos mediante un dispositivo introducido a través del conducto urinario bajo anestesia local.

Al no haber incisión quirúrgica, y gracias a su precisión nanométrica, no hay necesidad de hospitalización y los pacientes recuperan rápidamente su calidad de vida desde el mismo día del tratamiento

La baja agresividad del método de ultrasonidos lo convierte en un tratamiento también apto para pacientes de entre 70 y 80 años, para los que la cirugía convencional ya no es una opción y hasta ahora sus únicas alternativas eran la radioterapia o la vigilancia.

El segundo más frecuente

Según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), el cáncer de próstata es el segundo más frecuente entre los hombres, con aproximadamente 899.000 nuevos casos al año en el mundo.

Aproximadamente un 65,5 por ciento de los pacientes que sufren esta patología en España sobreviven más de cinco años.

Se trata de una supervivencia global, sin tener en cuenta edad, tipo histológico o fase de la enfermedad.

La supervivencia ha mejorado en la última década (48 por ciento para casos diagnosticados entre 1980 y 1985, y 65,5 por ciento para los diagnosticados entre 1990 y 1994), y se espera que esta tendencia continúe.

Twitter
Suplementos y Especiales