Un estudio apunta que dieta y ejercicio no reducen el riesgo de diabetes gestacional

Herramientas
Madrid
|
11 jul 2019 - 13:25 h
|

La idea de que minimizar el aumento de peso en mujeres embarazadas obesas ayuda a evitar la diabetes gestacional carece de aval científico. Es una de las conclusiones de un reciente estudio realizado por la División de Endocrinología y Metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena. De hecho, los autores sugieren que incluso podría ser perjudicial para la madre y el feto la restricción de la ingesta de carbohidratos durante el embarazo. Los resultados se han publicado recientemente en la revista Diabetes Care.

La diabetes gestacional es una forma de diabetes que se manifiesta durante el embarazo y, en la mayoría de los casos, desaparece nuevamente, al menos temporalmente, inmediatamente después del nacimiento. Uno de los principales factores de riesgo es la obesidad en la futura madre. El aumento de peso recomendado relacionado con el embarazo para las mujeres obesas es de 5 a 9 kilos, pero muchas mujeres superan con creces estas recomendaciones.

Con el fin de explorar las posibilidades e indicadores para evitar la diabetes gestacional en mujeres obesas, se evaluaron las diferentes intervenciones nutricionales en el estilo de vida, un proyecto que implicó a 436 mujeres. El estudio fue desarrollado liderado por la endocrinóloga Alexandra Kautzky-Willer.

El proyecto consistió en entrenar a un grupo de mujeres embarazadas obesas para cambiar su dieta y cumplir con cinco medidas de estilo de vida: reducir la ingesta de refrescos, reducir la ingesta de carbohidratos y grasas de absorción rápida y aumentar la ingesta de proteínas y fibra dietética. El grupo de control no hizo cambios en sus hábitos alimenticios ni realizó ejercicio físico, mientras un segundo grupo de mujeres hizo actividad física regular y recibió el consejo correspondiente.

Aunque el aumento de peso de las mujeres que siguieron el consejo dietético fue menor, también mostraron niveles más altos de glucosa en sangre en ayunas y un nivel más alto de sustancias en la sangre como resultado del aumento de la descomposición de la grasa, como los ácidos grasos y las cetonas. Esto también se correlacionó con la reducción de la ingesta de carbohidratos.

También se encontraron niveles más altos de ácidos grasos libres en la sangre de los bebés recién nacidos. No se encontraron cambios en estos marcadores metabólicos en los otros grupos.

Sin embargo, según el estudio, el aumento del ejercicio físico fue tan poco exitoso para prevenir la diabetes gestacional como la suplementación con vitamina D.

En resumen, se puede concluir que las intervenciones nutricionales tienen una influencia significativa sobre el metabolismo materno infantil. Sin embargo, la ventaja de un menor aumento de peso al restringir los carbohidratos en mujeres embarazadas obesas al mismo tiempo se traduce en un aumento de la descomposición de la grasa y la liberación asociada de ácidos grasos libres en la sangre de la madre y el bebé.

Las consecuencias de esto aún no están claras y deben investigarse más a fondo. Sobre este trabajo, Kautzky-Willer subraya que “la diabetes gestacional es el principal factor de riesgo para la diabetes tipo II en las mujeres después del parto y también aumenta el riesgo del niño a través de la programación fetal. El desarrollo de medidas preventivas tanto durante como después del embarazo es un objetivo importante en la lucha para combatir la epidemia de diabetes. Podría ser que las dietas bajas en carbohidratos no sean ideales para mujeres embarazadas “.

El endocrinólogo y coautor del estudio, Jürgen Harreiter, agrega que “la evidencia de un aumento de peso ideal durante el embarazo todavía no es definitiva, especialmente en el caso de las mujeres obesas, y requiere más estudios”.

Twitter
Suplementos y Especiales