Un nuevo anticuerpo monoclonal consigue resultados prometedores en fases iniciales del alzhéimer

Herramientas
|
01 sep 2016 - 12:00 h
|

Científicos de la Universidad de Zurich (UZH), en Suiza, han desarrollado un novedoso anticuerpo monoclonal capaz de desencadenar una reducción significativa de las placas de beta-amiloide en pacientes con enfermedad de Alzheimer en una fase inicial, según datos publicados en la revista ‘Nature’.

La acumulación de estas proteínas en el cerebro son un signo clásico de esta enfermedad y contribuyen a la degeneración progresiva de las células cerebrales que sufren los pacientes.

Y según han demostrado los investigadores en un primer ensayo clínico con 165 pacientes, después de un año de tratamiento con el compuesto aducanumab se consigue ralentizar el deterioro cognitivo de forma significativa.

Aunque el origen del alzhéimer todavía se desconoce, se sabe que la enfermedad comienza con la acumulación progresiva de placas de beta-amiloide en el cerebro entre 10 y 15 años antes de que comiencen a aparecer los primero síntomas clínicos, como la pérdida de memoria.

Según han constatado los investigadores, este anticuerpo monoclonal desarrollado se une selectivamente a las placas amiloides del cerebro y permite que las células microgliales las eliminen. De hecho, después de un año de tratamiento se consiguió la limpieza casi completa de las placas presentes en los cerebros de los participantes.

Además, en el estudio vieron que la reducción de la placa amiloide cerebral dependía de la duración del tratamiento y la dosificación empleada, de modo que en quienes se utilizó una dosis más alta apenas podían detectarse placas.

Avances en el tratamiento

“Los resultados de este ensayo clínico nos hacen ser optimistas ya que parece que puede suponer un gran paso adelante en el tratamiento del alzhéimer, ha reconocido Roger Nitsch, del Instituto de Medicina Regenerativa de la UZH.

En el estudio se aislaron las células del sistema inmune cuyos anticuerpos son capaces de identificar las placas pero no la proteína precursora de su formación. Asimismo, observaron que el compuesto presentaba un buen perfil de seguridad que podía atribuirse a su capacidad específica para unirse con el fragmento de la proteína beta-amiloide que está mal doblado.

Además, y aunque no era el objetivo inicial de esta fase de la investigación, el uso de unos cuestionarios estandarizados permitió evaluar las capacidades cognitivas de los participantes y observar una mejoría en los síntomas clínicos.

Algunos de los participantes presentaron anomalías en la formación de placas identificadas mediante resonancia magnética que en algunos casos se acompañó de un dolor temporal de cabeza, de leve a moderado.

Ante los efectos prometedores el fármaco continúa su desarrollo clínico para probar su eficacia y seguridad en un mayor grupo de pacientes de diferentes países.

Tras un año de tratamiento se consiguió la limpieza casi completa de las placas presentes en los cerebros de los participantes.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales