Monográfico/ El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo es centro de referencia nacional para el tratamiento de la lesión medular

Abordar la recuperación del paciente parapléjico de forma integral y con unos mejores resultados

Son muchos los pacientes que salen caminando del centro, que trabaja especialmente la rehabilitación física de quienes ingresan

El reto fundamental al que se enfrenta la investigación es conseguir que los axones y el tejido sean capaces de regenerar

Herramientas
|
31 may 2013 - 16:00 h
|

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, inaugurado en 1974, es el centro público de referencia a nivel nacional para el tratamiento de la lesión medular.

Francisco Marí, su director, explicó a GACETA MÉDICA que se trata de un hospital monográfico en lesión medular, en el que se atiende a los pacientes con este tipo de problemas una vez pasada la fase aguda, además, proceden de toda España e, incluso, de algún país extranjero. El hecho de ser referencia nacional implica que el Hospital de Parapléjicos de Toledo concentra el mayor número de ingresos por este tipo de patologías, motivo por el cual todos sus servicios están muy dirigidos y enfocados a ellas, lo que permite que el centro pueda abordar la enfermedades de manera más integral y con unos resultados más satisfactorios.

Como institución, el hospital aspira a ser un ‘Centro de Excelencia’ liderando en España y a nivel internacional la atención, investigación y formación continuada en este tipo de patologías. Con este objetivo y el de mejorar la atención, Marí comentó que hay una mejora de su infraestructura “muy evidente” que entrará en funcionamiento en 2013: la ampliación del hospital. El avance será especialmente en confort, no tanto en tecnologías porque no hay una mejora en aparataje.

En cuanto a los motivos más habituales de lesión medular, apuntó a que en la última estadística publicada sobre el tema se recogía que cerca del 47 por ciento de los ingresos son por causa traumática, y dentro de la causa traumática, sorprende que ya menos de la mitad sean por accidentes de tráfico, ahora son más frecuentes los accidentes domésticos u otro tipo de incidente. Además, los sucesos traumáticos se han visto superados por las patologías degenerativas.

En este sentido, el jefe de Servicio de Rehabilitación, Antonio Sánchez Ramos, añadió que en 2005, que fue un año en el que se produjeron muchos accidentes de tráfico, hubo unos 7.000 muertos en carretera, mientras que el año pasado fueron menos de 1.200, por lo que en pocos años “ha bajado el porcentaje de forma impresionante”. Unido al descenso de accidentes, también el número de lesiones medulares de ese origen disminuyó, al igual que los accidentes laborales, que eran muy numerosos, por lo que ha cambiado el perfil del paciente.

El incremento mayor ha sido el de lesiones de causa médica, que son vasculares, problemas tumorales, por intervenciones quirúrgicas, o bien otros procesos expansivos, que pueden dañar la médula.

Ingresos

Cuando el paciente ingresa por un traumatismo, lo hace en un hospital de agudos y, una vez tenga un diagnóstico de las características de la lesión, se ponen en contacto con el centro de referencia nacional. Para ello, pueden pasar desde unos días hasta algún mes, en función del daño que haya sufrido, fundamentalmente respiratorio, ya que deben estar antes estabilizados. Al llegar al Hospital de Parapléjicos, Sánchez Ramos explica que le realiza un diagnóstico muy conciso, y establece cuál es la magnitud del daño, las características de la lesión y el nivel —si es o no completa—. Generalmente, si son traumáticos, se valora cuánto tiempo lleva, en qué situación está la fractura vertebral, que es la que normalmente condiciona el daño de la médula, y que esa fractura esté fija, ya que tiene que estar consolidada para poder comenzar con la rehabilitación.

El paciente, en función de la lesión, es ingresado en la UVI, entra a una unidad de medicina interna de aparato respiratorio, o es enviado a las plantas de hospitalización de rehabilitación, ya sea a la infantojuvenil o a la de adultos —que son la mayoría de las que tiene este centro—. Si el paciente no tiene ningún problema respiratorio, a veces está 24 horas en la UVI para evaluar su situación y después pasa a la planta, momento en el cual los especialistas comienzan con un tratamiento global rehabilitador que incluye muchos aspectos: todos los que se derivan del daño de una lesión medular. Se entiende que es un síndrome porque se produce una parálisis del movimiento, una parálisis o alteración de la sensibilidad, una alteración de los esfínteres, es decir, una alteración del sistema nervioso vegetativo además de la que se produce en el sistema nervioso motor. A este respecto, el director del hospital añadió que los pacientes siempre tienen de referencia a un médico rehabilitador, que es quien los recibe al ingreso y el responsable de toda la estancia del paciente e incluso del alta. El resto de profesionales colaboran como sus consultores, por lo que se trabaja con el lesionado medular básicamente en su rehabilitación física, pero también en terapias para que la persona pueda reintegrarse en la sociedad en las mejores condiciones posibles.

El objetivo final de este hospital, según aseveró el jefe de Servicio de Rehabilitación, es conseguir la máxima independencia y autonomía en función del tipo de lesión, porque no siempre pueden aplicarse los mismos criterios. Las lesiones se diferencian por su extensión —completas o incompletas—, y por el nivel de la lesión —cuanto más arriba, más músculos tiene afectados,: si está por encima de las cervicales se afectan las tetraplejias, si está a nivel dorsal, las paraplejias—.

El objetivo del tratamiento es, primero, consolidar la fractura, evitar las complicaciones, que son digestivas, pulmonares, urinarias, de la piel, al tiempo que deben irse controlando todas estas funciones ya que estarán alteradas. Durante la fase aguda se pretende evitar problemas añadidos, mantener y potenciar la musculatura o la lesión que quede de forma residual. A partir de ese punto, se van dando pasos fundamentalmente dirigidos a que el paciente consiga la mayor autonomía, independencia e integración dentro de lo que su tipo de lesión le permita.

Las técnicas actuales utilizadas para conseguir la mejor recuperación posible son la terapia ocupacional, un método tradicional que sigue siendo imprescindible, la potenciación de toda la musculatura y estimulación de todos aquellos residuos neuronales que tenga el paciente a través de técnicas de electroestimulación para, o bien mejorar la calidad del músculo para cuando haya una regeneración , o bien para que en una lesión incompleta, el nervio o el músculo se potencien más. También cuentan con una Unidad de Reeducación Automática, que incluye el lokomat, que es un aparato que simula muy bien el tipo de marcha habitual y se aplica fundamentalmente en lesiones medulares incompletas. Otras de las unidades son las de foniatría para pacientes con daño cerebral que acarree problemas de glución y fonación o las de investigación de ayudas técnicas, es decir, de biomecánica, que valora desde los criterios y parámetros de la marcha de los pacientes que en un momento determinado pueden salir andando, “que son muchos”, hasta potenciar el esfuerzo que pueden realizar al llevar una silla de ruedas, además de medir de forma objetiva todos los logros que vaya consiguiendo el enfermo. La Unidad de Recuperación Sexual y Reproductiva es para Sánchez Ramos muy importante, ya que muchos pacientes siguen pasando por unidades de tratamiento en las que no reciben ni información, ni tratamiento, para las alteraciones que se producen en la respuesta sexual: disfunción eréctil o problemas de erección, disfunción eyaculatoria y alteración de la fertilidad.

Investigación

Desde el punto de vista de la investigación traslacional, el centro cuenta con doce grupos de investigación básica y ocho de investigación clínica. El coordinador de Investigación del hospital, Eduardo Molina, relató que los estudios están muy dirigidos a generar conocimiento sobre la fisiología y la patología de la lesión medular, pero no solamente problemas específicos de médula espinal sino también otros neurológicos que pueden producir paraplejia. “Los grandes ejes son neuroinflamación, neuroprotección y neuroreparación”, afirmó para añadir que también están interesados en la plasticidad tras una lesión medular o cerebral. Y es que, cuando hay una lesión completa de médula, es esencial pensar que al interrumpirse la conexión de transmisión de la información desde la periferia hasta el cerebro y viceversa, hay cambios plásticos en el mismo que, además, se producen muy rápido después de la lesión, por lo que uno de los grupos trabaja en ello y “ha generado unos resultados muy interesantes publicados en la revista de la academia de ciencias de Estados Unidos”. Otro de los grandes ejes es la neuroprotección, ya que no hay fármacos actualmente cuando hay una lesión traumática o cuando se está produciendo una lesión quirúrgica, para proteger el tejido si hay un proceso de hipoxia del riego sanguíneo, por lo que se está buscando alguno que sea aplicable. Además, se interesan en los procesos inflamatorios que se producen después de la lesión: protección, inflamación y reparación endógena a partir de células madre introducidas o endógenas del propio organismo.

La investigación dedicada a la protección es “la que da resultados más rápido”, ya que se ha podido demostrar que hay una serie de moléculas que tienen importantes efectos protectores en modelos experimentales de lesión medular y otras que inhiben la muerte cerebral, que también se están testando en la actualidad.

Hay otro grupo que está creando biomateriales demostrando que ese material es capaz de mantener y de promover el crecimiento celular e introduciéndolo luego en las zonas de lesión.

El avance cuantitativo en los últimos años sobre investigación en lesión medular “es impresionante”, afirmó Molina. “Hace diez años había muy pocos grupos en el mundo que trataban lesión medular, ahora hay muchos trabajando en Estados Unidos y en Europa, por lo que en dos o tres años tenemos que ver resultados”, recalcó.

A su juicio, no debe olvidarse la terapia relacionada con trasplantes celulares. Para él, lo más prometedor son las células mesenquimales derivadas de célula ósea porque son promotores de crecimiento, ya que secretan infinidad de factores tróficos que favorecen el recrecimiento de los axones que estaban cortados literalmente.

El reto fundamental al que se enfrentan ahora es ser capaces de evitar que aumente el daño que se produce tras una lesión y, una vez que está establecido ese daño, manipular el entorno para que se produzca regeneración: conseguir que los axones y el tejido sean capaces de regenerar.

Los pacientes siempre tienen de referencia a un médico rehabilitador que los recibe al ingreso

La investigación dedicada a la protección es la que da resultados más rápidamente

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo es un centro emisor de mensajes integradores y sensibilizadores de la sociedad en relación con las personas con discapacidad. En coordinación con su Fundación para la Investigación y la Integración, se desarrollan iniciativas destinadas a promover el empleo y facilitar la plena integración social, laboral y familiar de sus beneficiarios a través de la creación del Centro Especial de Empleo Fuhnpaiin Empleo S.L., ofrecer formación en nuevas tecnologías a las personas con lesión medular, promover la accesibilidad, el ocio inclusivo y el turismo para todos, potenciar el deporte adaptado a través del Club Deportivo La Peraleda y el Club de Baloncesto La Peraleda, impulsar la comunicación y la cultura de la discapacidad.

Además, destacan los contenidos preventivos de la lesión medular, atendiendo a sus causas etiológicas y la promoción de conocimiento de aspectos sociales de la lesión medular.

Asimismo, el Gabinete de Estudios de la Lesión Medular (Gesleme) realiza estudios sobre la lesión medular desde sus perspectivas sociales, económicas, psicológicas, educativas, tecnológicas y preventivas siguiendo una rigurosa metodología científica.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales