Andrade, medicina del deporte y consenso de Asesa

Herramientas
|
26 abr 2013 - 16:00 h
|

Ahora que estamos en tiempos de enfermedades raras hay que poner acento en el esfuerzo de Pfizer, que dirige Elvira Sanz, en esa patología que ya tiene tratamiento, como es el caso de la Enfermedad de Andrade. Enfermedad que puede denominarse también Polineuropatía Amiloide Familiar, Polineuropatia Amiloide Transtiretina y síndrome de Wohlwill-Andrade. Se produce por una mutación del gen de la transtiretina (TTR) que da lugar a la producción de proteínas TTR inestables que se acumulan en forma de fibrillas amiloides. Estas fibrillas amiloidóticas pueden depositarse en las terminaciones nerviosas, así como en una serie de órganos vitales como el corazón o los riñones, lo que afecta a su funcionamiento normal.

En estos días, expertos gallegos y portugueses, reunidos en encuentro organizado por Pfizer, han asegurado que desarrollar un registro normalizado de pacientes con la enfermedad de Andrade contribuiría, “con toda seguridad”, a un seguimiento “más sistematizado y protocolizado” y permitiría valorar los resultados terapéuticos de manera “más exacta y fidedigna”.

“La gran experiencia portuguesa en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de la esta enfermedad por su alta prevalencia en este país ofrece a los profesionales gallegos la oportunidad de conocer y discutir de forma activa y directa diferentes aspectos prácticos para su abordaje multidisciplinar en Galicia”, ha explicado la Directora del Instituto de Investigación Biomédica de Vigo y moderadora, Carmen Navarro.

Sea bienvenido ese concepto que da felicidad a las empresas, en este caso a Pfizer, que culmina con este tipo de productos el hacer algo por los demás y entregarse en terapéuticas de mucha investigación y poco rendimiento económico, pues en otros ámbitos clínicos que afectan a gran número de población pueden compensar su cuenta de resultados. Debería el Ministerio favorecer a aquellas industrias que trabajan para unos pocos pacientes en el ámbito de las enfermedades raras y compensarles con registros adecuados en precio y condición en otras áreas.

Vaya mi homenaje personal a Mario Corino da Costa Andrade (1906-2005), ese neurólogo portugués nacido en Moura que además de trabajar con Barré y con Dejerine fue capaz de darse cuenta en el Hospital General Santo Antonio de Oporto sobre la presencia de cuadros neurológicos caracterizados por neuropatía periférica aún no clasificada. En la autopsia de uno de sus pacientes practicada en 1942, Andrade observó la presencia de depósitos amiloides en varios tejidos anatómicos. Esto le llevó a clasificar y definir una nueva polineuropatía amiloide familiar que se presentaba prevalentemente no sólo en regiones pesqueras del norte de Portugal sino también en otros países como Japón y Suecia.

Y de Portugal nos vamos a Pamplona. Allí se ha llegado en el marco del XVI Congreso Nacional de ASESA a un consenso sobre Disfunción Eréctil (DE) rubricado por trece sociedades científicas que avalan el nuevo documento.

La DE es un problema que afecta, de acuerdo al estudio Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina (EDEM), al 12 por ciento de los hombres entre 25 y 70 años y al 26 por ciento entre los 40 y los 70 años. No obstante, muchos de los pacientes con este problema son todavía reacios a consultar al médico ya sea por temor, vergüenza o por la creencia de que la DE es normal en la edad avanzada. De hecho, en la actualidad, y de acuerdo a distintos estudios, solo el 20-40 por ciento de los hombres afectados hablan de ello con su médico.

Esta problemática es lo que ha llevado a estas sociedades, lideradas por la Asociación Española de Andrología (ASESA), a editar y difundir este documento con el fin de orientar e informar a los profesionales sanitarios en el abordaje de la DE. “La importancia del consenso radica en que los distintos especialistas tengamos un conocimiento actualizado de lo que la DE significa en términos de salud y hagamos todo lo posible por optimizar tanto su diagnóstico como su tratamiento”, ha aclarado el doctor Antonio Martín Morales, Director del Instituto de Urología de Málaga y uno de los coordinadores del consenso.

Por otra parte, mi amigo el doctor José Luis Martínez Romero pronuncia en la Real Academia de Medicina una ponencia sobre ‘Avances en Traumatología del Deporte’. Dijo que como rasgo principal de esta disciplina médica se puede concretar que “el deportista se cura en movimiento”. Y matizó, como muy bien dice el Profesor Guillén, “no todo lo nuevo es bueno, pero todo lo que triunfa hoy alguna vez fue nuevo”. Seguro.

La IV Jornada Interhospitalaria del Departamento de Obstetricia y Ginecología que dirige el profesor Luis Ortiz Quintana ha culminado con éxito esta aportación del conocimiento más vanguardista de la relación entre reproducción, genética y cáncer heredofamiliar. Díaz-Recasens, Orera, Santaolaya, Pellicer, Scott, Iglesias, Pérez Millán, Callejo, Lizárraga, Calvo, Martín y Xercavins dieron buena cuenta de sus trabajos a la concurrencia. Inauguró el Director General de Hospitales de la CC. Madrid, Antonio Burgueño. Un éxito más del Gregorio Marañón que mantiene en el conjunto de sus departamentos el más alto nivel científico.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales