Brentuximab vedotina mejora la SLP en pacientes con linfoma de Hodgkin y riesgo alto de enfermedad residual tras TAPH

Temas relacionados:
Herramientas
|
13 jul 2015 - 15:00 h
|

Un nuevo subanálisis del ensayo clínico en fase III Aethera, de evaluación de la eficacia de brentuximab vedotina en el tratamiento de pacientes con linfoma de Hodgkin refractario primario y riesgo alto de presentar enfermedad residual después de un trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos (TAPH), incluyendo aquellos que no presentaron una respuesta completa después de recibir el tratamiento de primera línea, ha ofrecido resultados positivos.

En concreto, tal y como se presentó durante el pasado 13º Congreso Anual de la Conferencia Internacional sobre Linfoma (ICML) celebrado en Lugano, Suiza, los resultados demostraron que los pacientes con linfoma de Hodgkin refractario primario tratados con brentuximab vedotina presentaron una mejora significativa de la supervicvencia libre de progresión (SLP) a los dos años en comparación con los pacientes que recibieron placebo [60 por ciento frente al 42 por ciento, respectivamente; hazard ratio (HR)=0.55; n=196].

Los resultados del análisis incial de este fármaco, comercializado como Adcetris por Takeda, se presentaron en el último Congreso Anual de la Sociedad Americana de Hematología (ASH), en diciembre de 2014, y ya demostraron un mejoría estadísticamente significativa de la SLP en pacientes con linfoma de Hodgkin, en comparación con placebo. Brentuximab vedotina es un anticuerpo conjugado con un fármaco que actúa sobre los CD30, los cuales se expresan en el linfoma de Hodgkin clásico y en el linfoma anaplásico de células grandes (LACG), un tipo de linfoma de los linfocitos T. Actualmente, el fármaco no está aprobado para el uso en pacientes en el entorno de tratamiento del estudio AETHERA.

El ensayo fase III Aethera se diseñó para evaluar la eficacia de brentuximab vedotina en monoterapia para prolongar la SLP después de un TAPH en pacientes con linfoma de Hodgkin que tenían por lo menos un factor de riesgo de progresión de la enfermedad. El criterio de valoración principal fue la SLP y los criterios de valoración secundarios fueron la supervivencia global (SG), la seguridad y la tolerabilidad. Para poder participar en el ensayo los pacientes tenían que cumplir alguno de los criterios siguientes: antecedentes de linfoma de Hodgkin refractario, haber recaído en el año siguiente a haber recibido quimioterapia de primera línea o haber tenido enfermedad extranodal en el momento de la recaída antes del TAPH. Estos factores se asocian sistemáticamente a un mal pronóstico post-trasplante. Los pacientes recibieron el fármaco o placebo una vez cada tres semanas durante un máximo de un año aproximadamente. Este ensayo internacional y multicéntrico se llevó a cabo en 78 centros de Estados Unidos, Europa del Este, Europa Occidental y Rusia.

En este subanálisis se observó que el tratamiento de consolidación con este fármaco después de un TAPH mejoró la SLP en pacientes con linfoma de Hodgkin refractario primario, así como en varios subgrupos de pacientes de esta población con riesgo elevado de progresión de la enfermedad después de un TAPH. Además, las tasas de SLP a los dos años y de SG a los tres años fueron mejores que las observadas en los controles históricos. Los resultados principales del estudio fueron presentados por el autor principal, el Dr. Craig H. Moskowitz, del Centro del Cáncer Memorial Sloan-Kettering de Nueva York. Más específicamente, se aleatorizó a 329 pacientes para recibir 16 ciclos de brentuximab vedotina o de placebo en 78 centros de Estados Unidos y de Europa; los pacientes con linfoma de Hodgkin refractario primario representaban el 60 por ciento de la población con intención de tratar (99 personas en el grupo en tratamiento con el fármaco y 97 en el grupo placebo).

En cuanto a las medianas de edad de los pacientes incluidos en el subanálisis eran: 33 años en los del grupo en tratamiento y 31 años en el grupo control. Los motivos de las retiradas del ensayo fueron: finalización de los 16 ciclos de tratamiento (51 por ciento en el grupo en tratamiento con brentuximab vedotina y 49 por ciento con placebo), progresión de la enfermedad (20 por ciento en tratamiento versus 43 por ciento con placebo) y acontecimientos adversos (26 por ciento con brentuximab vedotina y 6 por ciento con placebo). En el subanálisis, las tasas de SG a los tres años no fueron diferentes entre los grupos de tratamiento (81 por ciento el grupo en tratamiento y 79 por ciento con placebo; HR=1,19).

Twitter
Suplementos y Especiales