Canarias aprueba un Plan de Salud para año y medio

Herramientas
|
20 jul 2016 - 13:00 h
|

El Parlamento de Canarias ha aprobado por unanimidad el Plan de Salud 2016-2017, una herramienta de planificación del sistema sanitario que, en la práctica, solamente tendrá un periodo de vigencia de un año y medio pero que será necesario para ayudar a reorientar los servicios sanitarios en el archipiélago.

El Plan de Salud de Canarias es un proyecto iniciado durante la etapa de Mercedes Roldós como consejera de Sanidad y que su sucesora en el cargo, Brígida Mendoza, concluyó en el año 2014; sin embargo, no fue tramitado en la Cámara autonómica hasta la presente legislatura.

En su intervención, el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera, agradeció el esfuerzo de todos los grupos parlamentarios para poder aprobar este plan de salud, el segundo que se aprueba en la Cámara autonómica, lo que calificó de hecho “histórico”.

También puso en valor que se trata de un documento “aceptado por todos” que ayudará a la planificación y articulación de las políticas sanitarias, y que servirá como una herramienta “fundamental y básica” para mejorar la eficacia y la efectividad del sistema, evitando la fragmentación y reduciendo la inequidad a la hora de acceder a la salud pública.

El diputado Jesús Ramos, de ASG, se congratuló de la aprobación de este plan, al entender que la sanidad es un servicio “esencial” que se tiene que realizar “con calidad” y donde es fundamental la planificación si hay menos recursos, más usuarios y una población cada vez más envejecida.

Román Rodríguez (NC) quiso recordar que hoy se ha aprobado el segundo Plan de Salud que llega a la Cámara en 21 años, un plan que, dijo, “llega tarde y durará poco” porque tendrá “una eficacia formal de un año y medio”. No obstante, valoró que el Gobierno se haya comprometido para que a partir de 2018 se desarrolle un tercer plan, corrigiendo así la “desidia” de los gobiernos de las últimas décadas.

Por el Grupo de Podemos, el diputado Juan Márquez también resaltó que este plan haya salido adelante a pesar de que su periodo de vigencia se haya reducido a un año y medio que, en su opinión, no debe ser usado como excusa para no ser desarrollado, toda vez que lo ve como un instrumento esencial para reorientar las políticas de salud pública. Por ello, pidió que se implante de manera “inmediata y coherente” para que este documento no quede en “papel mojado”.

Desde las filas populares, Guillermo Díaz Guerra incidió en que el Plan de Salud es una “obligación” que ha venido “incumpliendo” este Gobierno y el anterior, por lo que Canarias es la única Comunidad Autónoma que no tiene un plan de este tipo.

Díaz Guerra puso en valor que por parte de los grupos parlamentarios y la Consejería de Sanidad se haya hecho un esfuerzo para la aprobación de este plan, pues, desde su punto de vista, hubiera sido “ridículo” retrasar un texto para que tuviera una vigencia de “un año escaso”, de ahí que haya instado al consejero de Sanidad, Jesús Morera, a empezar a trabajar en el tercer Plan de Salud.

Igualmente, reconoció que se trata de un texto “ambicioso”, aunque quiso dejar claro que no va a lograr sacar a Canarias de la cola de España en indicadores sanitarios, ni tampoco traerá una “solución mágica” para los problemas de los ciudadanos, si bien sí es una “buena hoja de ruta” para dotar a los canarios de la salud que merecen, admitió.

El diputado socialista Iñaki Lavandera subrayó que el Plan de Salud será un documento “estratégico y necesario” para la planificación sanitaria en Canarias y que sienta las bases de una política transversal en el Ejecutivo. No obstante, hizo hincapié en la necesidad de que este plan venga acompañado de una voluntad política por parte del nuevo Gobierno de España para analizar el sistema de financiación de la sanidad en este país.

Por último, Elena Luis (CC) resaltó que este plan es fruto de un proceso de participación “muy complejo” pero con un “alto grado de consenso”, dando lugar al que será el principal instrumento de la política sanitaria para dar respuesta a las necesidades en materia de salud que tienen los canarios, y ello a través de un modelo “universal, gratuito, descentralizado y abierto a la participación ciudadana y de los profesionales en la planificación del sistema”.

Twitter
Suplementos y Especiales