Cataluña permitirá el acceso a SFV y SMV a pacientes en F2-F3

El protocolo catalán de hepatitis C se adelanta al plan nacional y amplía el margen de maniobra para los médicos
Herramientas
|
06 feb 2015 - 16:00 h
|

Cuando no ha pasado ni un mes desde que concluyera el Consejo Interterritorial en el que todas las comunidades autónomas y el ministerio consensuaron la fórmula para elaborar la estrategia nacional contra la hepatitis C, Cataluña ha tomado la delantera con un protocolo propio, que ya ha sido enviado a los hospitales y centros dependientes del CatSalut... una iniciativa regional que, de nuevo, abre la puerta a la inequidad en el SNS. Los pacientes catalanes podrán beneficiarse de las directrices de un protocolo regional mucho más generoso que lo que hasta ahora marca el Estado, mientras que el resto tendrá que seguir a la espera del Plan nacional.

Queda por ver, también, qué modificaciones sufrirá el protocolo catalán una vez se empiece a aplicar la Estrategia nacional, para la que todavía se están recabando datos de las comunidades. Es previsible que las recomendaciones para el SNS varíen con respecto a lo señalado por la Comisión Farmacoterapéutica de la Medicación Hospitalaria de Dispensación Ambulatoria de Cataluña, de la que forman parte los principales agentes del sector y que está presidida por el director del Instituto de Oncología Vall d’Hebron de Barcelona, Josep Tabernero y cuyas directrices han nacido ‘caducas’. Los documentos que forman el protocolo catalán dan las pautas para que los especialistas prescriban simeprevir (SMV) y sofosbuvir (SFV), pero no han podido tener en cuenta daclatasvir, el fármaco de BMS recientemente aprobado, y que combinado con sofosbuvir ha demostrado tasas de curación que rondan el 90 por ciento en pacientes con genotipo 1 y 4 de la enfermedad, precisamente los más frecuentes en nuestro país.

Los beneficiarios

Actualmente, el Estado financia los tratamientos innovadores para hepatitis C en base a cinco supuestos: pacientes ya trasplantados, en lista de espera, con cirrosis hepática, con contraindicaciones para ser tratados con interferón y tras haber fracasado con otras pautas terapéuticas. En Cataluña, sin embargo, se beneficiarán “todos los pacientes que estipulen los médicos”, dijo Antoni Gilabert, gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias del CatSalut. Esto significa que podrán ser beneficiarios de los tratamientos los pacientes de grado F2 y F3, los menos graves, siempre que los médicos lo consideren oportuno. Asimismo, el protocolo (ver tabla adjunta) también considera candidatos al tratamiento a población con alto riesgo de contagio en función de su situación social y profesional (fundamentalmente miembros del personal sanitario) y mujeres en edad fértil con intención de tener hijos.

Las cifras

El CatSalut utiliza internamente los precios financiados para estimar los costos de los tratamientos. No obstante, los documentos de simeprevir y sofosbuvir muestran los cálculos utilizando el precio notificado.

Así, en el caso de sofosbuvir, el CatSalut fija en 44.397 euros el precio de un tratamiento de 12 semanas con sofosbuvir y ribavirina, cifra que se eleva a los 88.794 millones para el uso combinado de ambas moléculas durante 24 semanas. Por último, el precio de un tratamiento de 12 semanas con sofosbuvir, ribavirina y peginterferón está estipulado en 46.785 euros. Por lo que respecta a simeprevir, el precio de un tratamiento de 24 semanas, combinando esta molécula con ribavirina y peginterferón es de 35.149 euros, coste que se eleva hasta un total de 41.699 euros cuando el tratamiento se mantiene durante 48 semanas. Asimismo, el precio de un tratamiento de 12 semanas con simeprevir, sofosbuvir y ribavirina oscila entre los 72.279 y los 73.164 euros.

El combo simeprevir/sofosbuvir aparece citado hasta en 14 ocasiones en los documentos.

El PSOE reclamará esta semana en el Congreso un plan de acción, así como una partida presupuestaria específica para combatir la hepatitis C
y garantizar la ejecución de ese plan, a través de la defensa de una proposición no de ley, según informa EP citando fuentes parlamentarias.

La iniciativa pedirá al Gobierno en primer lugar la elaboración de un plan de acción del Sistema Nacional de Salud frente a la hepatitis C, que fomente la prevención, la detección precoz y el tratamiento eficaz en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos y pacientes mediante un protocolo clínico elaborado en base a evidencias científicas.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales