Combinaciones terapéuticas, claves en la resistencia al tratamiento en cáncer

Hay células tumorales que se convierten en células madre y se tornan mucho más agresivas
Herramientas
|
08 abr 2016 - 16:00 h
|

A pesar de los importantes avances en el campo del tratamiento del cáncer en los últimos años, las terapias fracasan en muchos casos porque el tumor reaparece al cabo de un tiempo y la enfermedad no responde ni a segundas ni a terceras líneas de terapia. De este modo, la resistencia a los tratamientos se ha convertido en uno de los principales retos en el campo de la oncología, como se expuso durante la reunión “Resistencia terapéutica al cáncer: progresos y perspectivas”, organizada por B·Debate, Centro Internacional para el Debate Científico, una iniciativa de Biocat y la Obra Social “la Caixa”.

Como señaló Joaquín Arribas, profesor de investigación Icrea y director del Programa de Investigación Preclínica del Vall d’Hebron Instituto de Oncología, se sabe que los tumores tienen dos maneras de engañar al sistema inmune. “O bien inmunosuprimen o aprenden a esconderse”, señaló.

Cáncer de mama

La línea de investigación de este experto está enfocada al cáncer de mama HER2+. “Trabajamos en desarrollar terapias para segunda o tercera línea cuando se generan resistencias al tratamiento en primera línea”, dijo. Una de las principales conclusiones de su investigación es que “tratar con dos terapias simultáneamente es más eficaz que hacerlo con una sola”, señaló. Arribas destacó que “bastantes de las terapias tradicionales alertan al sistema inmune”. Y añadió que, una de las estrategias más prometedoras para vencer a la resistencia al tratamiento, “es la combinación de terapias tradicionales e inmunológicas”. Este experto puso el énfasis en que, aunque la inmunoterapia se está mostrando eficaz para el tratamiento de determinados tipos de tumores, “también se generan resistencias a ella”.

Por su parte, Miquel Àngel Pujana, director de ProCURE, el nuevo programa contra la resistencia terapéutica del cáncer del Institut Català d’Oncologia (ICO), comentó que, aunque actualmente se curan el 85 por ciento de los casos de cáncer de mama, “en el caso del tipo triple negativo la tasa de recaídas es del 50 por ciento”.

Pujana investiga para saber por qué algunos tumores que se tornan resistentes al tratamiento “adquieren un fenotipo con unas propiedades muy agresivas”. Este experto explicó que hay células tumorales que se convierten en células madre. Por tanto, se administran terapias dirigidas contra “células que cumplen una función, pero éstas dan unos pasos atrás y se convierten en células pluripotentes, por lo que el tratamiento ya no sirve ya que estas células tienen la capacidad para adaptarse a muchas situaciones”, dijo.

Aunque aún queda mucho por descubrir para saber cómo se generan las resistencias, Pujana comentó que se sabe que hay células tumorales que reprograman la expresión de su genoma para adaptarse a los tratamientos. “Una de las claves es saber de qué dependen estas células para sobrevivir y, de este modo, podríamos diseñar terapias más específicas en este sentido”, dijo este experto.

Twitter
Suplementos y Especiales