Herramientas
|
15 jun 2016 - 16:00 h
|

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha explicado este miércoles que los datos del Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015 sitúan a la Comunidad como “líder” en Atención Primaria y accesibilidad y muestran buenos resultados en asistencia hospitalaria y estado de salud de los ciudadanos.

En rueda de prensa, el consejero ha destacado también aspectos como el incremento de la esperanza de vida, la reducción de las tasas de mortalidad, la alta frecuentación a la consulta del médico de familia o las mejoras en la formación de los residentes.

El Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015, publicado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, evalúa la salud de la población española y el estado del Sistema Nacional de Salud en cuanto a organización, gestión sanitaria y resultados. Los datos procedentes de los sistemas de información y estadísticas oficiales permiten hacer una comparación de la sanidad de Castilla y León con el conjunto de comunidades autónomas y el Sistema Nacional de Salud.

El informe apunta que, mientras la población de Castilla y León representa el 5,3% del total nacional, los recursos sanitarios de la Comunidad tienen un mayor peso en el conjunto nacional, ya que Castilla y León cuenta con el 6,25% de los médicos y el 5,8 % de las enfermeras; el 8,1% de los centros de salud, 36% de los consultorios locales, el 7,4% de las oficinas de farmacia o del 5,91% de las camas hospitalarias; mientras que el gasto sanitario representa el 5,97% del total nacional.

Así, la región ocupa la primera posición tanto en médicos de familia y pediatras como en enfermeras de Atención Primaria, con tasas por cada 1.000 tarjetas sanitarias de 1,1 y de 0,9 respectivamente, frente a una media nacional de 0,8 y de 0,6. En el ámbito hospitalario, la tasa de médicos por cada 1.000 habitantes es de 1,7 y la de enfermeras, de 2,9.

La accesibilidad es otro de los puntos fuertes de la sanidad de Castilla y León, según Sáez Aguado, pues cuenta con 247 centros de salud y 3.655 consultorios locales, y una tasa conjunta de 157,4 centros por cada 100.000 habitantes, cinco veces más que la media de España --28,2 por cada 100.000 tarjetas sanitarias--.

En cuanto a la Atención Especializada se destacan datos como el total de camas en funcionamiento en los centros públicos es en la Comunidad, 6.471, lo que supone 2,6 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, una tasa que supera la media nacional en un 13%. Aunque el consejero ha reconocido que otros aspectos como los puestos de hospital de día (697) son más bajos que la media.

En lo que respecta a la alta tecnología, los centros públicos de Castilla y León cuentan con 26 equipos de TAC (Tomografía Axial Computarizada) y 17 de RNM (Resonancia Nuclear Magnética). Además hay 18 mamógrafos y diez aceleradores lineales.

Saéz Aguado también ha subrayado la tasa “más elevada de todo el sistema” en frecuentación a la consulta del médico de familia, con 7,9 veces por persona asignada y año, algo que considera una muestra de la “importante” accesibilidad.

Sáez Aguado ha subrayado que la respuesta de la Sanidad de Castilla y León es “la mejor” en atención primaria, mientras que en los hospitales es “buena”, con mejora de índices y con muchos indicadores por encima de la media.

Mientras España, con 83,1 años, presenta la mejor esperanza de vida al nacer de la UE-28, Castilla y León supera la media nacional, es la tercera comunidad con una edad superior, pues alcanza los 84 años; en los últimos 12 años, la esperanza de vida en la Comunidad se ha incrementado en 3,7 años, mientras que se sitúa como la segunda comunidad con mayor esperanza de vida al cumplir los 65 años --21,6 años a partir de esa edad--.

Mientras tanto, la tasa de natalidad es sensiblemente inferior a la media nacional, lo que combinado con el dato anterior hace que sea la comunidad con mayor tasa de dependencia, lo que Sáez Aguado ha calificado de “reto demográfico y asistencial” al que prevé que se tengan que confrontar también otras comunidades en las próximas décadas.

Por su parte, la tasa de mortalidad ajustada por edad es de 418,1 por 100.000 habitantes frente a la cifra de 452,9 nacional; en comparación con el año 2001, esta tasa desciende en un 19,45, por lo que es una de las más bajas de España. El consejero ha destacado la baja incidencia de causas susceptibles de prevención con medidas de salud pública y vinculadas a la asistencia sanitaria, como la cardiopatía isquémica, enfermedades cerebrovasculares, cáncer de pulmón o cáncer de mama. Por el contrario, los datos de mortandad por accidentes de tráfico son peores de la media.

En hábitos poco saludables como el consumo de tabaco o el consumo diario de bebidas alcohólicas, Castilla y León tiene una prevalencia más baja, así como el porcentaje de personas con obesidad, si bien Sáez Aguado considera que queda margen de trabajo en estos aspectos. Por otro lado, ha reconocido que llama la atención el alto índice de sedentarismo entre los jóvenes, algo que tiene que “estudiar” la Consejería.

Otros datos hacen referencia a donación y trasplantes y el consejero también los considera buenos. De los 4.360 trasplantes de órganos que se realizaron en España en el año 2014, 179 se produjeron en Castilla y León --117 de riñón, 44 de hígado, 10 de corazón y 8 de páncreas--. Por su parte, la tasa de donantes de sangre en Castilla y León es de 42,1 por cada mil habitantes, lo que sitúa a la Comunidad en segundo lugar, empatada con el País Vasco y sólo por detrás de Extremadura.

El consejero ha querido referirse también a la buena incidencia que ha tenido en la formación de los profesionales la publicación del Real Decreto que regula el Registro Estatal de Profesionales Sanitario.

Según los datos publicados por el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud, Castilla y León contaba en el año 2014 con 1.644 residentes, lo que supone 66,2 por cada 100.000 habitantes, una cifra por encima de la media de las comunidades autónomas, cuya tasa es de 63,6. Asimismo, había un total de 645 plazas acreditadas, es decir, 26 por cada 100.000 habitantes, por encima también de la tasa de 20,8 por cada 100.000 nacional.

Los datos de prestación farmacéutica corresponden al cierre del año 2014, cuando el gasto farmacéutico creció en la mayoría de ellas. En Castilla y León el incremento fue del 2,7%, mientras que se situó en segundo lugar en consumo de medicamentos genéricos, con un 55,5%.

El Informe destaca un peso del 56,7% del gasto sanitario total en España, que se destina a servicios de asistencia curativa y de rehabilitación, seguido en importancia por gasto en productos médicos dispensados a pacientes ambulatorios --22,7%--.

Recoge además que el gasto sanitario público consolidado de las comunidades autónomas supuso en 2013 un total de 56.746 millones de euros, lo que representa el 5,4% del PIB.

El gasto medio per cápita en el ámbito nacional es de 1.208 euros, pero en el caso de Castilla y León, el gasto sanitario fue de 3.391 millones de euros, lo que supuso un 6,3% del PIB y un gasto de 1.346 euros por habitante, un 20% superior al de la media de las comunidades españolas.

En relación a la receta electrónica, Sáez Aguado ha recordado que los datos de utilización y conocimiento por parte de los ciudadanos en la Comunidad son bajos por que Castilla y León se ha incorporado tardíamente al sistema de receta electrónica. A este respecto, ha asegurado que esta herramienta ya está puesta en marcha en el 85% de las zonas de salud y que “a finales de julio o principios de agosto” estará en la totalidad de las mismas.

Finalmente, los ciudadanos dan una nota de 6,6 a la Sanidad, por encima de la media nacional (6,3).

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales