Debaten la utilidad del test O’Sullivan en el diagnóstico de diabetes gestacional

Incorporan técnicas de ablación por radiofrecuencia en la reducción del volumen de nódulos tiroideos
Herramientas
|
29 may 2015 - 16:00 h
|

¿Es necesario dar 50 gramos de azúcar a una embarazada en el segundo trimestre para determinar el riesgo de sufrir una diabetes gestional (test O’Sullivan) o se mantiene su uso ya por inercia? En los últimos años, se han presentado estudios que cuestionan el uso de esta técnica en todas las mujeres por su alto número de falsos positivos y este debate también ha estado presente en el 57º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), celebrado en Madrid entre el 27 y el 29 de mayo.

Un debate con una conclusión difícil porque, como asegura Manuel Puig, presidente de la SEEN, “cambiar unos procedimientos requiere tener unos grados de seguridad bastante altos de que realmente la alternativa es mucho más conveniente”. Actualmente, con esta técnica, entre un 10 y un 12 por ciento de las mujeres embarazadas son diagnosticadas de diabetes gestacional.

También en relación con el embarazo, Puig destacó la importancia de la investigación que existe actualmente acerca de “cómo el ambiente materno puede activar unos genes y silenciar otros, predisponiendo o no al feto a desarrollar enfermedades metabólicas como diabetes, hipertensión u obesidad”. De ahí la importancia, ha incidido Puig, de la creación de consultas monográficas con mujeres obesas y de la mejora en la detección de disfunciones tiroideas.

En esta línea, Susana Monereo, jefe de Sección de Endocrinología del Hospital de Getafe, ha destacado la aplicación de técnicas de ablación con radiofrecuencia (AFR) —normalmente utilizadas en el tratamiento de nódulos en el hígado— en la reducción del volumen de nódulos tiroideos benignos. Según los estudios, esta reducción puede oscilar entre el 80 y el 94 por ciento en el primer año, con una dismininución de los síntomas previos en el cien por cien de los casos. Monereo cree que, si bien ahora solo está indicada en nódulos benignos, la AFR podrá utilizarse con el tiempo también en “nódulos malignos y metástasis”.

Asimismo, también se ha destacado en el congreso el cada vez más relevante papel del hipotálamo no solo en la regulación de la ingesta y la saciedad (obesidad), sino también en la aparición de la pubertad y en los niveles de fertilidad. Además, Monereo ha apuntado también a la investigaación en la posibilidad de crear sustancias químicas capaces de actuar como los estrógenos en el hipotálamo, revertiendo así el fenómeno de la menopausia “desde el punto de vista de la obesidad, con el aumento de la saciedad”.

Hipercolesterolemia

En hipercolesterolemia familiar (HF), tanto homocigota como heterocigota, también se están produciendo grandes avances. En concreto, Pedro Mata, presidente de la Fundación de HF, ha destacado durante el encuentro la aprobación de lomitapida por las agencias del medicamento europea y americana, EMA y FDA, para el tratamiento de pacientes con HF homocigota. Pendiente de asignación de precio en España, este fármaco ha demostrado en ensayos clínicos ser capaz de reducir el colesterol LDL entre un 40 y un 50 por ciento.

En HF heterocigota e hipercolesterolemia de alto riesgo cardiovascular (haber sufrido un infarto de miocardio o tener DM2, entre otros factores) “y siempre que el paciente esté recibiendo el máximo tratamiento tolerado y disponible”, apunta Mata, hay actualmente dos inhibidores de PCSK9, alirocumab y evolucumab, en vías de aprobación por las agencias reguladoras. En opinión de Mata, estos fármacos son “una verdadera revolución” porque, además, según los resultados de ensayos ya en fase III, estos inhibidores van a ser capaces de colocar en objetivos de hipercolesterolemia normales “a más de un 90 por ciento de pacientes que no estaban en objetivos” porque era muy complicado bajarles más el LDL. Ahora, estos nuevos tratamientos pueden “bajar el colesterol un 50 por ciento más”, destaca Mata.

El Ministerio de Sanidad ha aprobado la llegada a España de albiglutida, un nuevo agonista de los receptores de GLP-1 para el tratamiento de pacientes adultos con diabetes tipo 2 (DM2) que necesitan un control glucémico adicional. El fármaco, que se administra solo una vez a la semana, está indicado bien en monoterapia en aquellos pacientes en los que la dieta y el ejercicio no son suficientes para un buen control glucémico y la metmorfina está contraindicada, bien en combinación con otros antihiperglucemiantes, incluyendo insulina basal, en aquellos pacientes que tampoco alcanzan este control metabólico aun en tratamiento con otros fármacos. Se calcula que aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes con DM2 tiene todavía un mal control de la glucosa en sangre y de ahí la importancia de albiglutida.

Su aprobación se ha basado en los resultados de un amplio programa global de desarrollo clínico, Harmony, que ha aincluido un total de ocho ensayos de fase III en los que han participdo cerca de 5.000 pacientes. En cinco de los ocho ensayos, el seguimiento ha sido de hasta tres años de duración. El programa ha evaluado la eficacia y seguridad de albiglutida solo o en combinación frente a placebo y frente a comparadores activos de uso común en DM2 como la sitagliptina (IDPP-4), la glimeprida (sulfonilurea), la pioglitazona (tiazolidindiona), la liraglutida (GLP-19) o la insulina tanto basal como prandial en pacientes en diferentes estadios de la patología e incluso en pacientes con comorbilidades como enfermedad renal crónica (ERC).

Twitter
Suplementos y Especiales