Destacan la eficacia de safinamida para mejorar los periodos ‘on-off’ en párkinson

Rituximab es eficaz en dos grupos de pacientes con polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
Herramientas
|
26 jun 2015 - 16:00 h
|

Expertos reunidos durante el
1er Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN, por sus siglas en inglés) han señalado la relevancia de las nuevas estrategias terapéuticas para la enfermedad de Parkinson. En este sentido, Olivier Rascol, del Hospital Universitario de Toulouse y presidente del Panel de Tratornos del Movimiento de la EAN, comentó que “los nuevos inhibidores de la COMT, como opicapone, o los inhibidores de MAO-B, como safinamida”, han mostrado que mejoran los fenómenos on-off en los pacientes. Además, se están realizando numerosas investigaciones que podrían resultar en el desarrollo de fármacos “que mejorarían el tratamiento actual de la enfermedad”. Este experto destacó, entre los estudios de prueba de concepto, “los análogos de GLP-1 o los quelantes del hierro”.

Más tiempo on con safinamida

Durante el congreso, se comentó la eficacia de safinamida, que en los ensayos clínicos doble ciego ha demostrado que la dosis de 100 mg incrementa los periodos on durante 1,5 horas a los seis meses. “Pero habría que descontar el efecto placebo que se produce, así que la mejora es de una hora al día”, señaló Heinz Reichmann, neurólogo y profesor de la Universidad de Dresde (Alemania). A los 24 meses, “el aumento es de 1,4 horas, aunque también habría que tener en cuenta cierto efecto placebo, y el periodo off se reduce a 3,8 horas”, explicó Reichmann. Un incremento del periodo on y una reducción del off “que permiten que los pacientes ganen mucha calidad de vida”, añadió Reichmann. Como recordó este experto, los periodos on son aquellos durante los cuales los síntomas motores están controlados. En los periodos off, estos síntomas (como los temblores) reaparecen y dificultan las actividades del paciente.

Precisamente, la Comisión Europea aprobó el uso de safinamida (comercializado como Xadago por Newron y Zambon) en marzo para el tratamiento de los pacientes en fases medias a avanzadas con fluctuaciones motoras y como terapia complementaria a una dosis estable de levodopa (L-dopa) sola o en combinación con otros fármacos para el tratamiento de la patología. Se trata de la primera molécula aprobada para el tratamiento del párkinson en diez años.

Aunque la levodopa “funciona muy bien, a los cinco o seis años de su administración se acaba la fase conocida como luna de miel, y empiezan nuevas complicaciones, como la discinesia”, señaló Paolo Barone, de la Universidad de Salerno (Italia). Esto es debido, comentó Werner Poewe, de la Universidad de Innsbruck (Austria), “a que se produce un desequilibrio entre el sistema dopaminérgico y el sistema glutamatérgico y aumentan los niveles de dopamina en la sangre”.

Gracias a su mecanismo de acción, safinamida aumenta la disponibilidad de dopamina al inhibir MAO-B. Además, “inhibe la excesiva producción de glutamato al bloquear los canales de sodio y modular los de calcio”, explicó Reichmann. Este experto también destacó que, en los estudios clínicos, la mejoría en los periodos on empezó muy pronto (a las dos semanas) y se mantuvo durante 24 meses en los ensayos clínicos sin aumentar la discinesia. “Y como su efecto se centra en los sistemas dopaminérgico y colinérgico no detiene el funcionamiento de todo el cerebro”, añadió. Reichmann también remarcó que este medicamento “es muy seguro”, ya que no causa efectoes secundarios importantes.

En cuanto a qué pacientes se debería administrar el tratamiento, Reichmann explicó que deberían recibirlo los que “necesitan más de 400 mg de inhibidores de levodopa/descarboxilasa al día, los que presentan complicaciones tempranas en los periodos off y los que tengan una ligera discinesia”.

Tratamiento temprano con rotigotina

Durante el congreso también se presentaron datos que muestran que el tratamiento temprano con rotigotina (Neupro, de UCB) en pacientes con párkinson inicial con un deterioro o discapacidad funcional mínimo o sin él puede mejorar la evolución de estos pacientes a largo plazo. Los resultados se basan en un análisis combinado de dos estudios pivotales en fase III, doble ciego, controlados con placebo y de 6 meses de duración, de parches transdérmicos de rotigotina en pacientes con la patología en estadio inicial y de sus estudios de extensión de fase abierta y a largo plazo, de 6 años de duración. El análisis retrospectivo se centró en los pacientes con síntomas y discapacidad leves en el periodo basal del estudio (definidos por el estadio 1-2 de Hoehn y Yahr [HY]) y en el momento de inicio de la rotigotina.

Los resultados demuestran que el inicio 6 meses antes de la rotigotina en pacientes con párkinson inicial con síntomas y discapacidad leves en estadio 1-2 de HY puede mejorar sus actividades cotidianas y su función motora durante un periodo de tiempo más prolongado (45 meses) que si se retrasa el tratamiento durante 6 meses (21 meses).

Rituximab en CIDP

Isabel Illa, del Servicio de Neurología del Hospital de Sant Pau de Barcelona, explicó que rituximab (MabThera, de Roche) mejora de forma considerable los síntomas en dos grupos de pacientes que sufren polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (CIDP, por sus siglas en inglés). Concretamente, en aquellos que generan anticuerpos contra dos proteínas que se encuentran en el nodo de Ranvier: la proteína Contactina 1 y la proteína Neurofascina 155. “Los pacientes que generan anticuerpos contra la Contactina 1 sufren una forma aguda de la patología y presentan predominio del fenotipo motor, mientra que los que generan anticuerpos contra la Neurofascina 155 sufren muchos temblores”, señaló Illa.

Además, comentó esta experta, estos pacientes no responden a los tratamientos que son eficaces para la mayoría de los pacientes, como la inmunoglobulina intravenosa o los derivados de la prednisolona o la metilprednisolona. Como los anticuerpos generados contra las citadas proteínas son de clase IgG4, “es posible tratar a esos pacientes con rituximab”, una terapia aprobada para tratar patologías como el linfoma no-Hodgkin folicular o la artritis reumatoide activa grave.

Safinamida incrementa
los periodos ‘on’ durante
1 hora al día al sexto
mes de tratamiento

El tratamiento temprano
con rotigotina puede mejorar la evolución de un grupo
de pacientes a largo plazo

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales