Editorial: Hepatitis C: invertir

Herramientas
|
26 feb 2016 - 16:00 h
|

Ha pasado un año desde que un grupo de expertos iniciara la elaboración de un plan para el abordaje de la hepatitis C. En menos de tres meses las comunidades autónomas contaban ya con una estrategia definida para luchar contra la enfermedad. Es el momento ahora de hacer balance.

Faltan aún cuestiones por determinar como la financiación de los tratamientos. Veremos cómo se resuelve esta cuestión en el futuro, porque puede generar tensiones presupuestarias en las comunidades autónomas. Pero asuntos económicos aparte, el hecho de que cualquier paciente en cualquier punto del país esté en condiciones de recibir el tratamiento es más que positivo. De momento, se han tratado a más de 40.000 pacientes con los nuevos medicamentos, el 80 por ciento de los pacientes graves. Se han sobrepasado todas las previsiones que había realizado el ministerio de Sanidad.

Ahora es necesario dar un nuevo paso y comenzar a tratar a los pacientes con fibrosis menos avanzadas y potenciar el diagnóstico precoz, con la elaboración de estudios que permitan conocer la verdadera prevalencia. El escenario para la consecución de estos objetivos es muy favorable. La entrada de nuevos medicamentos producirá un incremento de la competencia con la consiguiente rebaja de precios. Es cierto que los antivirales se han ido abaratando. En la actualidad, se estima que el precio se sitúa en torno a los 15.000 euros, frente a los 80.000 euros de hace poco más de un año. Las cifras son aún elevadas, pero si atendemos al gasto que supone un trasplante de hígado, 130.000 euros, es evidente que el esfuerzo es más que necesario. A esta cifra hay que añadirle, una medicación de por vida, pruebas continuas, consultas cíclicas... Dar carpetazo a estos problemas supondría un alivio para el sistema.

Si los medicamentos actuales han conseguido erradicar la infección en la inmensa mayoría de los pacientes tratados, los fármacos que están por llegar presentan menos interacciones, pautas de tratamiento más cortas y se extienden a todos los genotipos. Es decir, más ahorros a largo plazo. No hay excusas. El ministerio y las comunidades deben comenzar a extender los tratamientos a pacientes en estados iniciales de la enfermedad.

El precio aún es elevado pero el coste de un trasplante de hígado asciende a alrededor de 130.000 euros

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales