El CHUS pone en marcha la Unidad Mixta de Oncología de Precisión

La biopsia líquida, la modelización y la nanotecnología son los tres ejes que marcan su hoja de ruta
Herramientas
|
29 ene 2016 - 16:00 h
|

Son unos 170 metros cuadrados los que conforman la recién estrenada Unidad Mixta de Oncología de Precisión del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). Una unidad que nació cuando Roche Farma España, la Fundación Ramón Domínguez, la Consejería de Industria y el Sergas decidieron aunar fuerzas y esfuerzos para darle forma a un proyecto que tiene por objetivo principal impulsar la investigación traslacional y generar nuevas sinergias.

“Hemos hecho una apuesta fuerte, de forma decidida; por la integración de la asistencia y la investigación”, destacó el gerente del CHUS y presidente de la Fundación Ramón Domínguez, Luis Verde. “Gracias a esta unidad, acercamos la investigación a los pacientes y facilitamos la traslación de los resultados de la misma a la sociedad”, añadió.

Para dar un paso más hacia la medicina de precisión, los siete investigadores que trabajan en la unidad mixta se centrarán en tres líneas concretas, como explica a GACETA MÉDICA Laura Muinelo, del Grupo de Investigación de Oncología Traslacional del CHUS y responsable de la Unidad de Análisis de Biopsia Líquida del centro.

La primera consiste en el desarrollo de estrategias innovadoras para el estudio de la biopsia líquida en pacientes con cáncer de mama y próstata. El porqué de elegir esos dos tumores se debió a que ambos tienen una alta incidencia y mortalidad y, por tanto, “un gran impacto socioeconómico”, destaca la investigadora.

“Son modelos que nos van a permitir hacer estudios de biopsia líquida y tienen mucha carga tumoral en sangre y hay muchas respuestas sin contestar dentro de estos dos tipos de tumores como qué moléculas están detrás de la resistencia a las terapias, qué pacientes tienen enfermedad diseminada cuando aparentemente no es un tumor localizado y vemos que pasa el tiempo y el paciente desarrolla una metástasis”, prosigue Muinelo.

Esa evaluación se puede hacer de forma secuencial a lo largo del tiempo. De modo que si un paciente desarrolla una mutación que lo hace resistente a un tratamiento, se puede monitorizar y así saber cuándo aparece dicha mutación y en qué momento ese paciente dejará de responder a un tratamiento antes que con pruebas de imagen.

“Aparte, la idea es conseguir un hito científico —apenas hay grupos que lo han conseguido— que consiste en cultivar in vitro unas células circulantes de los pacientes y hacer estudios”, apostilló la investigadora.

Sobre este aspecto, el jefe de Oncología del CHUS y director de la unidad, Rafael López, apuntó a que desde un punto de vista cinetífico, consideran que a partir de febrero se empezarán a hacer con utilidad clínica.

La segunda línea consiste en la modelización del proceso de metástasis para la caracterización molecular de los tumores. Es decir, buscar sistemas in vitro que mimeticen lo que ocurre en un tumor. “Sabemos que, además de las células tumorales, son muy importantes las inmunológicas”, señala Muinelo.

Finalmente, la tercera es la creación y estudio de diagnóstico basadas en nanotecnología, dirigidas a terapia personalizada. Esto permitirá ser capaces de detectar con mayor eficiencia las células tumorales que están en circulación, las micromestástasis que no se pueden visualizar por técnicas de imagen convencionales y mejorar la liberación de fármacos.

“Son líneas independientes, pero muy complementarias entre ellas, ya que lo que se va a aislar con biopsia, se va a cultivar en los modelos 3D que desarrollemos y, aparte, se van a utilizar nanosistemas para potenciar el crecimiento de esas células en esos sistemas”, concluyó la responsable de la Unidad de Análisis de Biopsia Líquida del CHUS.

Para cerrar, López subrayó que los objetivos se lograrán, trabajando con ideas “innovadoras y arriesgadas, uniendo fuerzas”. Esto se podrá conseguir “si las autoridades políticas de España y Europa lideran una iniciativa conjunta de gobiernos, industria privada, investigadores, médicos, pacientes y filántropos para buscar inversiones y así poder erradicar el cáncer”, concluyó.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, también puso su granito de arena, resaltadno que este es “modelo a imitar por todos”. Un proyecto “pionero”, dado que ese equipo es el primero que se crea entre una farmacéutica y un hospital público en España y, aparte, por ser la primera colaboracion mundial de estas características que hace Roche Pharma. “No existen precedentes de una unidad mixta como esta, pero eso no quiere decir que su creación haya sido fruto de la casualidad”, quiso dejar claro Feijoo.

En este sentido, la directora médica de Roche Farma España, Annarita Gabriele, remarcó que la creación de esta unidad es una de las “claras apuestas” de la compañía hacia la medicina de precisión en el campo de la oncología y cuya meta es mejorar la calidad de vida de todos los pacientes, así como su expectativa de vida. “Con el fin de potenciar la medicina personalizada, apostamos por la incorporación de nuevas técnicas de biología y genética molecular que aceleren el desarrollo de terapias dirigidas que se adapten de la manera más eficaz posible a las necesidades de los pacientes”, subrayó.

Enlazando con las palabras de Gabriele, el director de Government Affairs de Roche, Federico Plaza, aseguró que para avanzar hacia la curación del cáncer, se deben conocer mejor las metástasis. Algo que cada vez es más factible y en lo que se podrá avanzar, gracias a la creación de esta unidad “pionera” en España. Otro reto importante, añadió Plaza, es conseguir que la investigación sea traslacional.

Twitter
Suplementos y Especiales