Herramientas
|
15 jun 2015 - 11:00 h
|

El Pleno del Congreso de los Diputados va a debatir este martes una proposición no de ley presentada por el Grupo Parlamentario Convergència i Unió (CiU) sobre las restricciones en la dispensación de vacunas en las oficinas de farmacia.

En concreto, en el texto, los diputados de CiU solicitan al Gobierno que, de acuerdo con la normativa comunitaria, garantizase “sin ningún tipo de restricción” la dispensación en las farmacias de las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

Y es que, tal y como recuerdan en la proposición no de ley, en 2014 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) adoptó ciertas decisiones acerca de la dispensación de determinadas vacunas, no sujetas a financiación pública, que fueron “ampliamente discutidas” por las sociedades científicas y los profesionales sanitarios, además de “contravenir” la normativa comunitaria y poder afectar “negativamente” a la salud de la población.

“Un primer ejemplo de estas decisiones lo encontramos con ‘Bexsero’, vacuna meningocócica del grupo B, que obtuvo, el 14 de enero de 2013, autorización de comercialización por procedimiento centralizado que confiere validez y produce efectos en todo el territorio comunitario, según establece el Reglamento (CE) 726/2004, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de marzo de 2004, por el que se establecen procedimientos comunitarios para la autorización y el control de los medicamentos de uso humano y veterinario y por el que se crea la EMA”, apostillan.

Si bien dicha vacuna queda sujeta a prescripción médica, no se establece ninguna otra restricción adicional. Sin embargo, prosigue, la recomendación acerca de ‘Bexsero’ emitida por la AEMPS restringe su uso al ámbito hospitalario, recomendación que, a juicio de CiU, es contraria a la competencia exclusiva de la Comisión Europea de decidir sobre el status de prescripción de los productos aprobados por procedimiento centralizado.

“Un segundo ejemplo, todavía más sorprendente, es el caso de ‘Varivax’, vacuna contra la varicela, que fue autorizada el año 2003 bajo prescripción médica, y hasta hace unos meses de libre disposición en las oficinas de farmacia. Actualmente, se encuentra en situación de desabastecimiento resultante de una decisión de la AEMPS que prohíbe la puesta en el mercado de nuevos lotes mientras no se acredita su destino hospitalario. Esta decisión de nuevo contradice la normativa comunitaria sobre el procedimiento comunitario de liberación de lotes de medicamentos y sobre los supuestos en los que es posible restringir un medicamento al uso hospitalario”, recalcan.

Además, y después de que han transcurridos los meses desde que el Gobierno impidiera la venta libre de la vacuna contra la varicela en oficinas de farmacia, los diputados de CiU avisan de que la varicela está repuntando en el Estado español. Concretamente, en lo que va de año se han registrado ya más de 63.000 casos, un 16,5 por ciento de incremento con respecto al mismo periodo del año anterior, según se desprende de los datos recogidos en el Boletín Epidemiológico del Instituto de Salud Carlos III, que contabiliza el número de casos declarados hasta el pasado 4 de mayo.

“Siendo consciente de las posibles consecuencias que se podían derivar de las decisiones adoptadas por la AEMPS acerca de la dispensación de determinadas vacunas, no sujetas a financiación pública, presentó diversas iniciativas en sede parlamentaria, sin éxito alguno. Nos parece del todo incongruente que podamos adquirir en oficinas de farmacia de la mayoría de países de nuestro entorno vacunas que en el Gobierno español tienen restringida su dispensación al ámbito hospitalario, lo que conlleva que la salud de nuestros ciudadanos queda afectada de manera indiscutible”, zanjan en el texto.

Twitter
Suplementos y Especiales