El contraste:Medicina, sin orden ni concierto

Herramientas
|
17 ene 2014 - 16:00 h
|

A ojo de buen cubero. Así se han venido calculando las necesidades de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud desde que se constituyó como tal, y de aquellos polvos vienen los lodos en los que se hunden las políticas de recursos humanos. La cuestión salta a la palestra pública cíclicamente, aunque siempre subyace en las tareas pendientes.

Allá por 2005 CESM preconizaba un déficit de unos 12.000 especialistas en un período de 15 años, una cifra que elevaron a 15.000 en actualizaciones posteriores. Mientras, la OMC buscaba la clave en un mal reparto de los facultativos —ya en 2010 estimaban que había más de 8.000 médicos españoles ejerciendo en otros países y unos 1.000 más que no trabajaban como médicos—. Eso sí, todos coincidían en que la solución no pasaba por aumentar las plazas de estudiantes en las facultades, si no por dar más posibilidades de trabajar en el sistema.

Paralelamente, los sucesivos responsables ministeriales hacían sus cábalas y mientras que en 2006 se hablaba de suficiencia, en 2008 se asumía un déficit de 3.200 médicos, que, según los cálculos, podría situarse en 25.000 en 2025. Los datos calaron en el ministro Bernat Soria que planteó elevar a 7.000 los alumnos que salieran cada año de las facultades, una cifra rebajada a 6.147 por su sucesora Trinidad Jiménez. Ya por entonces los decanos ponían el foco en la formación especializada y avisaban de que, o se racionalizaba, o en 12 años habría una bolsa de paro médico que convertiría a los profesionales en mano de obra barata.

Seis años después, y con la crisis económica actuando como acelerante, las advertencias son las mismas: se debe reducir el número de nuevos alumnos de Medicina a 5.500 - 6.000; y la tendencia también: se crean nuevas facultades de Medicina y las plazas MIR siguen disminuyendo a mayor ritmo que las de estudiantes. Si a esto se suma que 2014 ha empezado con 2.000 médicos en el paro, o la oferta y la demanda se equilibran, o el Estado estará tirando a la basura los miles de euros que cuesta formar a un médico.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales