ESTUDIO/ Aún no se clasifica a los pacientes por su grado de complejidad terapéutica

El gasto en antirretrovirales es menor en centros con atención individualizada

Estas terapias representan en muchos hospitales el mayor capítulo de inversión
Herramientas
|
25 may 2012 - 19:00 h
|

Aunque la relación del farmacéutico de hospital con el paciente con VIH no difiere de la que mantiene con otros enfermos, la complejidad del tratamiento demanda más dedicación pues la información que estos profesionales proporcionan debe ser complementaria a la que reciben por parte de las asociaciones de pacientes, las ONG’s y otros especialistas.

Entre las dudas más frecuentes que plantean en estas consultas los infectados por VIH o por los virus B o C de la hepatitis, destacan el beneficio que se espera del tratamiento, cómo se debe conservar y administrar, qué efectos secundarios son los más comunes —además de cómo prevenirlos o tratarlos— y qué interacción puede tener con otros medicamentos que esté tomando, tal y como expuso Luis Margusino, del Grupo de VIH de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), durante las jornadas 2012 de actualización en atención farmacéutica al paciente con patologías víricas.

Dado que la adherencia a la medicación es uno de los grandes retos en el manejo de estas infecciones víricas —tanto para alcanzar el objetivo terapéutico como para prevenir problemas epidemiológicos derivados de la generación de resistencias del virus hacia los tratamientos disponibles— y que las terapias antirretrovirales representan en muchos hospitales el mayor capítulo de gasto, individualizar la atención farmacéutica asesorando a los pacientes para que sean conscientes de la importancia de no fallar en la toma de la terapia supone un desembolso menor en antirretrovirales.

Así lo demuestran los primeros resultados del estudio Origen presentados en estas jornadas, un trabajo puesto en marcha por la SEFH en 86 hospitales de todas las comunidades hace dos años para analizar cómo y con qué resultados se ofrece atención farmacéutica a los pacientes con VIH en los centros de nuestro país. Según Ramón Morillo, del Grupo de Hepatologías Víricas de la sociedad, el objetivo ha sido analizar la estructura, el proceso, los procedimientos y el resultado de la atención farmacéutica a estos enfermos como continuación a una experiencia realizada en 2004.

Morillo destacó que, pese a no existir una gran variabilidad entre los hospitales, hay centros más volcados que otros en prestar una atención individualizada, centrada en el paciente y no sólo en el tratamiento farmacológico, siendo mayor el gasto en medicamentos en aquellos en los que ésta es más deficitaria.

Para este experto, aunque este aspecto no ha dejado de mejorar desde 2004 conviene seguir perfeccionándolo en términos de procedimiento y de método de trabajo ya que los profesionales siguen atendiendo a los pacientes según el modelo “clásico”, es decir, viéndoles cuando inician o cambian su tratamiento o bien cuando ellos lo demandan, al contrario de lo que recomienda el modelo americano, que clasifica a los pacientes según el grado de complejidad terapéutica, que es lo que marca su seguimiento farmacoterapéutico.

Aunque en su opinión este tipo de atención hoy por hoy no es posible en nuestro país, durante las jornadas se presentó una experiencia desarrollada en diez hospitales españoles, que han obtenido un modelo matemático que ayuda a predecir el riesgo de aparición de problemas relacionados con medicamentos (PRM), un sistema “muy válido” para seleccionar a los pacientes en función del riesgo y dedicarles más o menos tiempo en su seguimiento.

Twitter
Suplementos y Especiales