Herramientas
|
04 mar 2015 - 15:00 h
|

Olodaterol, un nuevo broncodilatador de acción rápida y prolongada (LABA), está disponible en España para el tratamiento de mantenimiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Comercializado como Striverdi por Boehringer Ingelheim y dispensado a partir del inhalador Respimat, este LABA ha sido diseñado específicamente como principio activo de elección para su uso en combinación con tiotropio, comercializado por la misma compañía bajo el mobre de Spiriva, con el objeto de potenciar las ventajas del compuesto en los pacientes con EPOC. La eficacia de este nuevo tratamiento ha sido analizada en estudios clínicos de fase III en los que han participado más de 3.500 pacientes con EPOC de moderada a muy grave a los que se pidió que continuaran utilizando su medicación habitual para la EPOC, todo ello con el objetivo de reflejar mejor las condiciones de la vida real..

En cuanto a las ventajas de estos nuevos broncodilatadores con respecto a los más iniciales (los SABA como salbutamol y terbutalina), los estudios señalan la duración de los efectos. De esta manera, mientras que con los SABAs los efectos solo duraban entre cuatro y seis horas, los LABAs como formoterol y saltemerol tienen efectos de hasta 12 horas en el tejido pulmonar. Ahora, con olodaterol, los ensayos clínicos destacan efectos broncodilatadores significativos a los cinco minutos desde la administración de la primera dosis, que se prolongan durante 24 horas.

En cuanto a la terapia de referencia para el abordaje de la EPOC, Javier García, neumólogo del Hospital de La Princesa de Madrid, destaca que, “con tiotropio hemos ganado en eficacia, en calidad de vida para el paciente y, gracias a la toma de fármacos una vez al día, también en adherencia al tratamiento. Desafortunadamente, y a pesar de tener fármacos eficaces, existe un porcentaje de pacientes que siguen sin estar bien controlados y que cuentan con una disnea que puede llegar a ser invalidante para algunas actividades de la vida”, quien continúa selñalando que “ante este panorama, cabe destacar que por suerte, además de tener un muy buen LAMA, también disponemos de otra familia de broncodilatadores que actúan con un mecanismo totalmente distinto y que pueden ayudarnos en el tratamiento de estos pacientes mal controlados”.

Para Sagrario Mayoralas, neumóloga del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, “hay que aprovechar las oportunidades y buscarle la “mejor pareja de baile” a tiotropio para tratar a nuestros pacientes y olodaterol es una buena alternativa, pues mejora la función pulmonar tanto como tiotropio y además suma en el control de los síntomas, mejorando el índice transicional de la disnea”. Según ella misma explica, ”dos es mejor que uno, diferentes mecanismos de acción pueden ser sumatorios, eso reporta en calidad de vida para el paciente y, como utilizamos el mismo dispositivo, podemos estar seguros que estamos haciendo las cosas bien“.

Más concretamente, los resultados de los estudios en fase III mostraron que el tratamiento con olodaterol en monoterapia mejora significativamente la función pulmonar desde el primer día entre 55 y un 60 por ciento. Además, siempre según los ensayos, un mayor número de pacientes con EPOC logró una mejoría clínicamente significativa (del 45 por ciento) en la calidad de vida. Asimismo, los datos señalan que disminuye la necesidad de medicación de rescate, ofreciendo un 14 por ciento más de días libres de medicación de rescate.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales